ES­TÁS DE­MA­SIA­DO EN­FO­CA­DO HA­CIA LO QUE ES­TÁS EN­FO­CA­DO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ERICA J. BOOTHBY re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

He aquí al­go de bue­nas no­ti­cias pa­ra la gen­te au­to­cons­cien­te. Esa man­cha de ca­fé en la ca­mi­sa, los are­tes des­pa­re­ja­dos que eli­gió dis­traí­da­men­te es­ta ma­ña­na, ese des­afor­tu­na­do cor­te de pe­lo que aca­ba de con­se­guir, la gen­te no no­ta esas co­sas tan­to co­mo us­ted pien­sa.

Aun­que po­drá pa­re­cer que sus de­fec­tos y erro­res son el en­fo­que de la aten­ción de to­dos, in­ves­ti­ga­ción en si­co­lo­gía so­cial su­gie­re lo con­tra­rio.

En es­tu­dios clá­si­cos de los años 90, por ejem­plo, par­ti­ci­pan­tes se pu­sie­ron una ca­mi­se­ta es­tam­pa­da con una foto de la ca­ra del can­tan­te Barry Ma­ni

low y lue­go en­tra­ron en un sa­lón lleno de gen­te. Des­pués, cuan­do les pre­gun­ta­ron cuán­tas per­so­nas en el sa­lón se­rían ca­pa­ces de iden­ti­fi­car lo que ha­bía en su ca­mi­se­ta, los par­ti­ci­pan­tes lo so­bre­es­ti­ma­ron de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va: re­sul­tó que so­lo la mi­tad del nú­me­ro que ha­bían pen­sa­do lo no­ta­ron.

Aho­ra he aquí la ma­la no­ti­cia. La ma­yo­ría del tiempo, cuan­do us­ted es­tá des­pre­ve­ni­do y sin­tién­do­se re­la­ti­va­men­te in­cons­pi­cuo, es­tá sien­do ob­ser­va­do mu­cho más de lo que cree. Mis co­le­gas y yo de­mos­tra­mos es­to en va­rios es­tu­dios cu­yos re­sul­ta­dos pu­bli­ca­mos en la edi­ción de es­te mes de la Re­vis­ta de Per­so­na­li­dad y Si­co­lo­gía So­cial.

En un ex­pe­ri­men­to, le pe­di­mos a dos des­co­no­ci­dos par­ti­ci­pan­do en nues­tro es­tu­dio que lle­ga­ran a nues­tro la­bo­ra­to­rio al mis­mo tiempo. Se sen­ta­ron en una sa­la de es­pe­ra y se les di­jo que el ex­pe­ri­men­ta­dor es­ta­ba un po­co re­tra­sa­do. Fue­ron in­vi­ta­dos a pa­sar el tiempo le­yen­do uno de los pe- rió­di­cos (o lo que qui­sie­ran ha­cer) mien­tras es­pe­ra­ban que co­men­za­ra el es­tu­dio. Cin­co mi­nu­tos des­pués, el ex­pe­ri­men­ta­dor re­gre­só, le di­jo a los par­ti­ci­pan­tes que es­ta­ba lis­ta pa­ra co­men­zar y los en­tró a cuar­tos di­fe­ren­tes en un sec­tor di­fe­ren­te del la­bo­ra­to­rio.

Des­co­no­ci­do pa­ra los par­ti­ci­pan­tes, el es­tu­dio ha­bía co­men­za­do en el mo­men­to en que en­tra­ron en la sa­la de es­pe­ra. La ver­da­de­ra ra­zón por la que se les hi­zo es­pe­rar fue pa­ra dar­les una opor­tu­ni­dad de ver -y sen­tir­se ob­ser­va­dos o no ob­ser­va­dos- por el otro.

Una vez que los par­ti­ci­pan­tes es­ta­ban en sus cuar­tos pri­va­dos, le pi­die­ron a uno de ellos que es­cri­bie­ra cual­quier co­sa que hu­bie­ra no­ta­do o pen­sa­do so­bre la otra per­so­na. Pi­die­ron al otro par­ti­ci­pan­te que ano­ta­ra cual­quier co­sa que cre­ye­ra que la otra per­so­na hu­bie­ra no­ta­do so­bre él o ella, y que lue­go es­ti­ma­ra cuán­to la otra per­so­na lo ha­bía ob­ser­va­do a él o ella, usan­do la mis­ma es­ca­la.

Aun­que las per­so­nas se die­ron cuen­ta su­brep­ti­cia­men­te de to­do ti­po de de­ta­lles so­bre el otro -ro­pa, per­so­na­li­dad, es­ta­do de áni­mo- nos di­mos cuen­ta de que la gen­te es­ta­ba con­ven­ci­da de que la otra per­so­na no los mi­ra­ba mu­cho, si es que lo ha­cía.

Así que las per­so­nas no­tan nues­tras man­chas de ca­fé mu­cho me­nos de lo que pen­sa­mos, pe­ro en ge­ne­ral nos ob­ser­van más de lo que pen­sa­mos. El pro­ble­ma, en am­bos ca­sos, es que pro­yec­ta­mos el en­fo­que de nues­tra aten­ción so­bre otros.

Por­que es­ta­mos fi­ja­dos so­bre nues­tra man­cha (o lo que se que nos ha­ce sen­tir au­to cons­cien­tes), asu­mi­mos que los de­más tam­bién en par­ti­cu­lar lla­ma nues­tra aten­ción ha­cia no­so­tros mis­mos, des­cui­da­mos el he­cho de que po­de­mos ser ob­je­to de in­te­rés de otras per­so­nas.

En re­su­men, pres­ta­mos de­ma­sia­da aten­ción a lo que es­ta­mos pres­tan­do aten­ción.

Asu­mien­do que los de­más es­tán en­fo­ca­dos so­bre la mis­ma co­sa que no­so­tros es la raíz de mu­chos ti­pos de ma­la co­mu­ni­ca­ción. Em­plea­dos se ha­lan el pe­lo frus­tra­dos mien­tras que sus je­fes in­ge­nua­men­te creen que sus ins­truc­cio­nes son sim­ples y di­rec­tas. Es­po­sos se sien­ten ma­len­ten­di­dos por­que sus pa­re­jas no no­tan que lim­pia­ron la ca­sa. Los ac­ti­vis­tas preo­cu­pa­dos con el asun­to de cui­da­do de la sa­lud asu­men que los de­más son in­di­fe­ren­tes por­que no lo­gran re­cor­dar lo que es un sis­te­ma de pa­ga­dor úni­co.

To­dos te­ne­mos una ten­den­cia a atri­buir ego­cén­tri­ca­men­te nues­tra pro­pia pers­pec­ti­va a los de­más. Eso no nos ha­ce egoís­tas o ma­los. Pe­ro va­le la pe­na te­ner en cuen­ta que la aten­ción de to­dos ilu­mi­na el mun­do de una ma­ne­ra par­ti­cu­lar, y lo que se re­sal­ta di­fie­re de per­so­na a per­so­na

Así que las per­so­nas no­tan nues­tras man­chas de ca­fé mu­cho me­nos de lo que pen­sa­mos, pe­ro en ge­ne­ral nos ob­ser­van más de lo que pen­sa­mos. El pro­ble­ma es que pro­yec­ta­mos el en­fo­que de nues­tra aten­ción so­bre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.