PE­RO EL AL­CAL­DE NO ES UN SHE­RIFF

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ GAR­CÍA POSADA juan­jogp@une.net.co

Co­mo es­pec­ta­dor ya nos­tál­gi­co de las pe­lí­cu­las de va­que­ros, hoy tan es­ca­sas co­mo des­fi­gu­ra­das, la fi­gu­ra le­gen­da­ria de Wyatt Earp si­gue re­pre­sen­tan­do al she­riff más va­le­ro­so, du­ro y efec­ti­vo de la his­to­ria y la fic­ción del Le­jano Oes­te nor­te­ame­ri­cano. No fa­lla­ba ni un so­lo ti­ro en la per­se­cu­ción de mal­he­cho­res. Pe­ro a es­tas al­tu­ras no ten­dría nin­gún sen­ti­do com­pa­rar al Al­cal­de nues­tro con aquel mí­ti­co jus­ti­cie­ro ni pre­ten­der al­gún pa­re­ci­do en­tre Me­de­llín y Tombs­to­ne, Ari­zo­na.

Han cam­bia­do los tiem­pos y, pe­se a la po­ten­cia­ción pa­vo­ro­sa de la de­lin­cuen­cia que nos ha azo­ta­do, el sim­bo­lis­mo de un hé­roe de wes­tern no al­can­za co­mo ar­gu­men­to pa­ra es­pe­rar que me­jo­ren las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad en la se­gun­da ca­pi­tal co­lom­bia­na, que no tie­ne na­da que ver con un pue­blo ais­la­do y ca­si pri­mi­ti­vo de fil­mes inol­vi­da-

bles co­mo Due­lo de ti­ta­nes, don­de Earp es el clá­si­co ac­tor Burt Lan­cas­ter.

Mu­chas per­so­nas han ve­ni­do co­men­tan­do que el Al­cal­de Fe­de­ri­co es­tá pa­re­cién­do­se a un she­riff. Vol­ví a es­cu­char esa crí­ti­ca lan­za­da por un co­men­ta­ris­ta sar­cás­ti­co de Bo­go­tá. Es­ta aso­cia­ción no con­cuer­da con el con­cep­to de ad­mi­nis­tra­ción mo­der­na que él mis­mo, Fe­de­ri­co Guié­rrez, ha que­ri­do ins­tru­men­tar, ni con la bue­na fa­ma de ciu­dad glo­bal e in­no­va­do­ra que me­re­ce Me­de­llín, por ejem­plos que sal­tan a la vis­ta, con to­do y los con­tras­tes, pro­ble­mas y de­sigual­da­des evi­den­tes.

No ten­go ni el mo­ti­vo más mí­ni­mo pa­ra po­ner en du­da la ca­pa­ci­dad y la ex­pe­rien­cia del Al­cal­de Gu­tié­rrez, ni su ad­mi­ra­ble com­pro­mi­so con el buen go­bierno de nues­tra ciu­dad. Tam­po­co de­bo cues­tio­nar su afán por la trans­pa­ren­cia y la di­fu­sión de sus pro­yec­tos y ac­cio­nes por los me­dios pe­rio­dís­ti­cos. Así ha mar­ca­do una po­si­ti­va di­fe­ren­cia fren­te a ho­mó­lo­gos su­yos co­mo el de Bo­go­tá, que pa­re­ce ma­yes­tá­ti­co y dis­tan­te de los ciu­da­da­nos.

Pa­ra no men­cio­nar aho­ra al­gu­nas fa­llas ad­mi­nis­tra­ti­vas, que van se­ña­lán­do­se me­dian­te vee­du­rías cí­vi­cas de la cre­di­bi­li­dad de Me­de­llín có­mo va­mos, creo que Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez reúne con­di­cio­nes de gran Al­cal­de. Pe­ro en ma­te­ria de ima­gen es­ti­mo que es­tá so­bre­ac­tuan­do. Pue­den res­tar­le ra­zo­na­ble se­rie­dad el abu­so del acen­to pai­sa, las ju­ni­nia­das por Te­le­me­de­llín con la ala­ban­za de las em­pa­na­das de Ver­sa­lles y los mo­ros y sa­pi­tos del Ás­tor, mien­tras el cen­tro si­ga sien­do de cui­da­do.

Y sa­lir a per­se­guir ma­lean­tes, cuan­do es la Po­li­cía, de la que es je­fe ci­vil, la que de­be res­pon­der con efi­cien­cia y ga­nar ca­da día más en con­fian­za y res­pe­ta­bi­li­dad, pue­de de­jar cons­tan­cia de la ex­ce­len­te vo­lun­tad y el com­pro­mi­so de un fun­cio­na­rio con­sa­gra­do, res­pon­sa­ble, pe­ro de­be orien­tar me­jor su li­de­raz­go a in­cre­men­tar la so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na. Me­de­llín no es un es­ce­na­rio del Oes­te ni su pri­me­ra au­to­ri­dad tie­ne por qué evo­car las ha­za­ñas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y fo­lle­ti­nes­cas de un she­riff por el es­ti­lo de Wyatt Earp o Bat Mas­ter­son

Creo que Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez reúne con­di­cio­nes de gran al­cal­de. Pe­ro en ma­te­ria de ima­gen es­ti­mo que es­tá so­bre­ac­tuan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.