El la­do más hu­mano de GO­RI­LLAZ

El nue­vo tra­ba­jo de la ban­da crea­da por el lí­der de Blur, Da­mon Al­barn, se pu­bli­có el vier­nes pa­sa­do. Co­la­bo­ra­cio­nes y ex­pe­ri­men­tos son sus pun­tos más fuer­tes.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HU­GO A. VÁS­QUEZ ECHAVARRÍA

Es­te es un año com­ple­jo pa­ra la in­dus­tria mu­si­cal. Si ana­li­za­mos los lan­za­mien­tos re­cien­tes en el círcu­lo in­die, rock o in­clu­so en el hip hop, no­ta­mos que quie­nes com­po­nen y pro­du­cen es­tán en una ra­cha de pe­si­mis­mo, ali­men­ta­da por los acon­te­ci­mien­tos más tras­cen­den­ta­les de los úl­ti­mos tiem­pos: Brexit, Do­nald Trump, la cri­sis de re­fu­gia­dos y el de­sen­can­to con el ac­ti­vis­mo en in­ter­net. Es­to ha ali­men­ta­do el nue­vo ma­te­rial de los ar­tis­tas.

En es­te es­ce­na­rio, el dis­co Hu­manz de la ban­da vir­tual Go­ri­llaz, es un ejem­plo de au­ten­ti­ci­dad. Can­cio­nes ani­ma­das pa­ra un tiempo de in­cer­ti­dum­bre. Te­mas car­ga­dos con una bue­na do­sis de ex­pe­ri­men­ta­ción y de las co­la­bo­ra­cio­nes con gran­des ar­tis­tas de la ta­lla de Ben­ja­min Cle­men­ti­ne, D.R.A.M., Vin­ce Sta­ples, Ant­hony Ha­mil­ton o Carly Si­mon son el se­llo in­dis­cu­ti­ble de un tra­ba­jo del que se ha­bla­ba des­de prin­ci­pios del año.

El dis­co es­tá im­pul­sa­do por un apa­ra­to de pro­pa­gan­da mo­nu­men­tal, des­de las fies­tas de pre­sen­ta­ción en lo­ca­cio­nes que van re­ve­lan­do por Fa­ce­book, has­ta una apli­ca­ción pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y una se­gui­di­lla de en­tre­vis­tas y no­tas de pren­sa que han ali­men­ta­do la ex­pec­ta­ti­va de los se­gui­do­res del gru­po. Y cla­ro, los sen­ci­llos y los re­mi­xes que han ido apa­re­cien­do en Spo­tify, iTu­nes y You­tu­be y que fue­ron des­ve­lan­do la lí­nea con­cep­tual del ál­bum.

Go­ri­llaz es el re­sul­ta­do de la unión en­tre el vo­ca­lis­ta de Blur Da­mon Al­barn y el di­se­ña­dor Ja­mie Hew­lett. Des­de 1998 vie­nen tra­ba­jan­do en la ban­da y el pri­mer dis­co, ho­mó­ni­mo, se pu­bli­có en el 2001. En re­pe­ti­das oca­sio­nes se re­fi­rie­ron al pro­yec­to co­mo el re­sul­ta­do de la so­bre­ex­po­si­ción a MTV. Su so­ni­do es­tá fuer­te­men­te in- fluen­cia­do por el hip hop y co­que­tea, des­ca­ra­da­men­te, con la elec­tró­ni­ca.

Las can­cio­nes de Hu­manz

Te­mas pa­ra des­ta­car y pa­ra re­pe­tir hay va­rios. La co­la­bo­ra­ción con el tam­bién in­glés Ben­ja­min Cle­men­ti­ne, Ha­lle­lu­jah Mo­ney, es un himno hip­no­ti­zan­te en el que la po­ten­te voz del co­di­cia­do can­tan­te y poe­ta mar­ca los ver­sos y se des­li­za con su vi­bra­to ca­rac­te­rís­ti­co ha­cia los co­ros, en los que Al­barn sen­ten­cia: “se­gui­mos sien­do hu­ma­nos”.

An­dro­me­da tie­ne re­mi­nis­cen­cias dis­co que trans­por­tan a la épo­ca del brit­pop de la que vie­ne el mú­si­co, una can­ción de esas que pe­gan una y otra vez, que se graban en el ce­re­bro y que se dis­fru­tan de prin­ci­pio al fin. Otra pie­za pa­ra re­sal­tar es la can­ción Let Me Out que con su tin­te al pri­mer Go­ri­llaz y la par­ti­ci­pa­ción de la es­tre­lla del gos­pel Ma­vis Sta­ples y del ra­pe­ro Pus­ha T es una de las pie­zas más com­ple­tas del tra­ba­jo, de­li­ran­te y po­de­ro­sa gra­cias a la com­bi­na­ción me­di- da de los ar­tis­tas. La par­ti­ci­pa­ción del ra­pe­ro y el dj ja­mai­quino Pop­caan es re­fres­can­te y ali­men­ta la sen­sa­ción apo­ca­líp­ti­ca que nu­tre las pre­ten­sio­nes con­cep­tua­les de Hu­manz.

Los pun­tos dé­bi­les

Tam­bién los tie­ne. Por ejem­plo, de­ma­sia­da pro­duc­ción y una vi­bra que se vuel­ve mo­nó­to­na. Al­barn so­bre­sa­le sa­can­do lo me­jor de ca­da in­vi­ta­do pe­ro no es su­fi­cien­te. En las can­cio­nes hay de­ma­sia­das ca­pas de so­ni­do, los co­ros se de­for­man y, a ve­ces, se vuel­ven rui­do que rom­pe la at­mós­fe­ra y que quie­ren crear pe­ro que no tie­ne la con­tun­den­cia su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar can­cio­nes me­mo­ra­bles. En la edi­ción De­lu­xe del ál­bum hay 26 te­mas. No es un dis­co pa­ra es­cu­char com­ple­to, se dis­fru­ta más co­mo pie­zas in­de­pen­dien­tes pues ca­da una con­tie­ne su ma­ni­fies­to pro­pio y el to­do pue­de re­sul­tar so­bre­co­ge­dor y sa­tu­ra­dor, in­clu­so pa­ra quie­nes es­tán más co­nec­ta­dos con la on­da The Fall que con la épo­ca de Clint East­wood

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.