In­dí­ge­nas de Mo­coa di­cen no a “ca­ji­tas de fós­fo­ros”

Ava­la­cha de ha­ce un mes afec­tó a 990 fa­mi­lias de po­bla­ción ét­ni­ca. El mu­ni­ci­pio co­mien­za a re­po­ner­se.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por GER­MÁN JI­MÉ­NEZ MO­RA­LES

Len­ta­men­te, la co­mu­ni­dad de la ca­pi­tal de Pu­tu­ma­yo se va so­bre­po­nien­do a la ava­lan­cha del 2 de abril, que de­jó 327 muer­tos y 70 des­pa­re­ci­dos. En­tre los so­bre­vi­vien­tes que buscan re­gre­sar a la co­ti­dia­ni­dad están los pue­blos in­dí­ge­nas, los mis­mos que a tra­vés de uno de sus lí­de­res, Pa­blo Cu­cha­la Ti­soy, pi­den un tra­to di­fe­ren­cial en la aten­ción de los dam­ni­fi­ca­dos.

Una so­li­ci­tud, con­cre­ta, es que no quie­ren vi­vir en apar­ta­men­tos que pa­re­cen “ca­ji­tas de fós­fo­ros”, sino en un res­guar­do en el que pue­dan te­ner sus ga­lli­nas y sem­brar plan­tas me­di­ci­na­les.

“Mo­coa es te­rri­to­rio an­ces­tral de pue­blos in­dí­ge­nas”, anotó Cu­cha­la, re­pre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción de Ca­bil­dos In­ga Andino Ama­zó­ni­co Kau­sai. Se­gún sus da­tos, que con­fie­sa no ha si­do fá­cil re­co­pi­lar, por la ava­lan­cha mu­rie­ron unos 22 in­dí­ge­nas y quedaron afec­ta­das 990 fa­mi­lias. Mu­chos se en­fer­ma­ron en los al­ber­gues, al pa­re­cer, por­que al no po­der co­ci­nar sus ali­men­tos de­bie­ron co­mer los pro­ce­sa­dos que re­ci­bie­ron.

Co­mo ne­ce­si­dad ur­gen­te ci­tó col­cho­ne­tas, co­bi­jas y me­na­jes do­més­ti­cos para fa­mi­lias, de has­ta 1o miem­bros, que ha­ce un mes per­die­ron to­dos sus bie­nes ma­te­ria­les. Con res­pec­to a las ca­sas, Cu­cha­la so­li­ci­tó que el Go­bierno le pon­ga aten­ción a sus vi­vien­das. Ellos, aña­dió, no quie­ren vi­vir en edi­fi­cios, con apar­ta­men­tos que, se­gún les han di­cho, ten­drían 7 por 9 me­tros cua­dra­dos. Su ex­pec­ta­ti­va es que reubi­quen a las fa­mi­lias en lo­tes si­mi­la­res a los que te­nían, de 10 por 20 me­tros cua­dra­dos, que se­rían más sa­nos y afi­nes a sus cos­tum­bres.

Te­cho para dam­ni­fi­ca­dos

En diá­lo­go te­le­fó­ni­co, Car­los Iván Már­quez Pé­rez, director

de la Uni­dad Na­cio­nal para la Ges­tión del Ries­go (UNGRD), le ma­ni­fes­tó a es­te dia­rio que en al­ber­gues de Mo­coa per­ma­ne­cían el pa­sa­do jue­ves 191 fa­mi­lias, con 511 per­so­nas.

Tam­bién se ha­bían en­tre­ga­do 3.747 arrien­dos, de 250.000 pe­sos men­sua­les, que se can­ce­lan tri­mes­tre an­ti­ci­pa­do en el Ban­co Agra­rio. El fun­cio­na­rio re­por­tó que de Mo­coa ha­bían si­do tras­la­da­das 618 fa­mi­lias, a si­tios co­mo An­tio­quia, Atlán­ti­co, Bo­ya­cá, Cór­do­ba, Na­ri­ño, Hui­la, Ce­sar, Na­ri­ño y, so­bre todo, a Ca­que­tá. La ma­yo­ría de estas per­so­nas están a la es­pe­ra de que se les so­lu­cio­ne el te­ma de la vi­vien­da.

Pen­san­do en los des­te­cha­dos, el Go­bierno Na­cio­nal, a tra­vés de los mi­nis­te­rios de Vi­vien­da y Agri­cul­tu­ra, le­van­ta­rá 600 vi­vien­das. Los dam­ni­fi­ca­dos no pa­ga­rán un pe­so por esos apar­ta­men­tos y mien­tras les en­tre­gan las lla­ves y las es­cri­tu­ras, les se­gui­rán otor­gan­do el sub­si­dio de arrien­do.

Már­quez sos­tu­vo que en la ac­tua­li­dad no hay si­tua­cio­nes crí­ti­cas en Mo­coa. Se­gún su re­por­te, ni si­quie­ra el agua ha fal­ta­do un so­lo día en ese mu­ni­ci­pio, pues se han en­tre­ga­do más de 33 mi­llo­nes de li­tros de es­te vi­tal lí­qui­do. Gra­cias a la reha­bi­li­ta­ción de la bo­ca­to­ma, es­ta semana el agua lle­ga­rá por red al sur de Mo­coa, con lo se aten­de­rá el 40 por cien­to de la gen­te.

Pa­tri­cia Ana­co­na, re­si­den­te de Mo­coa que por la ava­lan­cha per­dió to­dos los en­se­res de la ca­sa, ex­pre­só que del Es­ta­do no ha re­ci­bi­do na­da y que la ayu­da ha ve­ni­do de fa­mi­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. “Nos di­je­ron que nues­tra ca­sa es­tá en zo­na de al­to ries­go. El se­ñor de desas­tres di­jo que ha­bía que ir a vi­vir a otro la­do, pe­ro no me han re­ubi­ca­do. Se me­tie­ron pa­pe­les para lo del arrien­do, pe­ro aún no han sa­li­do. Nos to­có ha­cer­le aseo a la ca­sa y vol­ver a vi­vir allí, 9 per­so­nas, in­clu­yen­do a tres ni­ños”.

Pa­tri­cia, au­xi­liar de en­fer­me­ría, co­men­tó que des­pués de la tra­ge­dia la fa­mi­lia se ha vis­to afec­ta­da por gri­pa, tos y bro­tes en la piel. Con la ener­gía no tie­nen pro­ble­mas, pe­ro sí con el agua, por­que “hay días que lle­ga y otros no. Cuan­do lle­ga es su­cia y so­lo sir­ve para los ba­ños. Por eso to­ca sa­lir a bus­car los ca­rro­tan­ques, para lle­nar los bal­des de agua”.

No hay se­cue­las

Se­gun­do Mu­ñoz Me­jía, ge­ren­te del Hos­pi­tal Je­sús Ma­ría Her­nán­dez, de Mo­coa, re­cor­dó que las jor­na­das más du­ras fue­ron del 1 al 3 de abril. En la en­ti­dad aten­dían de 70 a 80 per­so­nas por día en el ser­vi­cio de ur­gen­cia. Con la ava­lan­cha, re­ci­bie­ron 385 he­ri­dos, de los cua­les man­da­ron 121 a otras lo­ca­li­da­des, co­mo Nei­va, Po­pa­yán, Pas­to, en­tre otras.

Él es de Puer­to Asis y, gra­cias a Dios, no per­dió a na­die de su fa­mi­lia. Ami­gos su­yos sí mu­rie­ron y tam­bién cua­tro per­so­nas que la­bo­ra­ban para el cen­tro hos­pi­ta­la­rio.

Hoy el rit­mo de tra­ba­jo es nor­mal. Qui­zás por ello es­te ad­mi­nis­tra­dor fi­nan­cie­ro tu­vo tiempo para re­fle­xio­nar, en voz al­ta, so­bre las lec­cio­nes que le de­jó la ava­lan­cha: “si uno su­pie­ra que es­to fue­ra a pasar, al­ma­ce­na­ría ro­pa. Es que la ma­yo­ría de la gen­te lle­ga des­nu­da, con frío y con el cuer­po co­mo me­ti­do en una vai­na de cho­co­la­te”.

A me­ter más el hom­bro

Pa­blo Ocam­po, el ca­pi­tán de la Po­li­cía que re­por­tó al co­mi­té de ges­tión del ries­go la ava­lan­cha del 1 de abril, co­men­tó que hay in­con­ve­nien­tes con gen­te que es­tá lle­gan­do para pes­car en río re­vuel­to. A una per­so­na que in­va­día un pre­dio, la cap­tu­ra­ron. Tam­bién hay quie­nes buscan co­lar­se en el re­gis­tro de víctimas, para ac­ce­der, por ejem­plo, a los sub­si­dios de arrien­do.

Ocam­po vi­vió en Ar­me­nia el te­rre­mo­to del Eje Ca­fe­te­ro. Co­men­tó que allí la gen­te se arre­man­gó y pu­so a tra­ba­jar, en vez de sen­tar­se a es­pe­rar ayu­da es­ta­tal. Por con­tras­te, di­jo que “la gen­te del Pu­tu­ma­yo es fa­ci­lis­ta y es­pe­ra que les den man­sio­nes. Co­mo aún creen en “pi­rá­mi­des”, creen que el di­ne­ro lle­ga fá­cil”

FO­TOS COLPRENSA

Las cla­ses y los ser­vi­cios del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar (ICBF) vol­vie­ron a la nor­ma­li­dad la semana an­te­rior. Y de Es­ta­dos Uni­dos lle­ga­ron más ayu­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.