NO VOL­VIE­RON DES­PUÉS DE LA MA­SA­CRE

El Colombiano - - ACTUALIDAD -

Jhoa­na Mos­que­ra es­ta­ba em­ba­ra­za­da cuan­do se desató el en­fren­ta­mien­to en­tre pa­ra­mi­li­ta­res y gue­rri­lle­ros en Bo­ja­yá, Cho­có. Re­cuer­da que es­tu­vo mu­chas horas re­fu­gia­da ba­jo su ca­ma, sin co­mer, to­mar agua ni dor­mir. Ella y su fa­mi­lia hu­ye­ron a Vi­gía del Fuer­te, An­tio­quia y de allí a Quib­dó. Pe­ro co­mo no en­con­tra­ba tra­ba­jo, se fue para Apar­ta­dó (Ura­bá) y, años más tar­de, se ra­di­có en Me­de­llín. Nun­ca más vol­vió a Bo­ja­yá. Su hi­jo, Iván An­drés, que es­te 20 de ma­yo cum­pli­rá 15 años, no ha co­no­ci­do la tie­rra que vio cre­cer a su ma­dre: “No lo pien­so lle­var, por­que no quie­ro que le va­ya a to­car lo que me pa­só a mí, quie­ro ver­lo cre­cer fe­liz”.

La in­fan­cia per­di­da

Si hay al­go que los bo­ja­ya­cen­ses ex­tra­ñen de su an­ti­guo pue­blo es el río, ya que el nue­vo Be­lla­vis­ta que­da muy re­ti­ra­do de la ribera, lo que es bueno para evi­tar las inun­da­cio­nes tan co­mu­nes en los pue­blos cho­coa­nos, pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra sien­ten que se les arre­ba­tó al­go.

“Me acuer­do que es­te era un pue­blo her­mo­so, que com­par­tía con mis ami­gos, ju­gá­ba­mos bo­las, mi­cro­fút­bol, aquí en es­te mis­mo río nos ba­ñá­ba­mos, nos ti­rá­ba­mos del puente ha­cia allá”, cuen­ta, se­ña­lan­do en di­rec­ción al Río Bo­ja­yá, Luis Al­ber­to Mos­que­ra Ri­vas, quien con­ta­ba con ape­nas 4 años cuan­do ocu­rrió la ma­sa­cre y tiempo des­pués tu­vo que ir­se para el pue­blo nue­vo.

“Lo que más ex­tra­ño es ba­ñar­me en el río, no lo de­jé de ha­cer para siem­pre, pe­ro an­tes lo ha­cía a ca­da ra­ti­co, per­ma­nen­te­men­te. No ha­bía ter­mi­na­do de sa­lir del co­le­gio cuan­do ya me es­ta­ba ti­ran­do al río con mis ami­gos. Nos qui­tá­ba­mos el uni­for­me, lo de­já­ba­mos guar­da­do don­de una ve­ci­na y nos po­nía­mos a ba­ñar en el río y lo pa­sá­ba­mos sa­bro­so. Lle­gá­ba­mos a la ca­sa mo­ja­dos”, re­cuer­da.

Las cos­tum­bres cam­bian

Hoy el pro­gra­ma pre­fe­ri­do de los jó­ve­nes ya no es me­ter­se el Atra­to o al Bo­ja­yá. Yú­di­fer, Fréi­der y Luis dis­fru­tan de unas me­jo­res ins­ta­la­cio­nes en Be­lla­vis­ta: par­ques, bi­blio­te­ca, po­li­de­por­ti­vo, un co­le­gio más am­plio y di­se­ña­do apro­pia­da­men­te para el cli­ma y has­ta te­ner in­ter­net gra­tui­to.

Ellos cre­cen en vi­vien­das de ma­te­rial, ya no en ran­chi­tos de ma­de­ra co­mo les to­có a sus pa­dres, aun­que al­gu­nos ha­bi­tan­tes re­cla­man que son muy pe­que­ñas para fa­mi­lias tan nu­me­ro­sas.

“Ca­da día en la ma­ña­na me le­van­to para ir al co­le­gio. De allá sal­go a la 1: 30 p.m. y de ahí a al­mor­zar. Me en­can­ta es­tar aquí en el par­que, ca­si to­das las no­ches me ven­go para acá y me voy co­mo a las ocho de nue­vo para mi ca­sa”, re­la­ta Yú­di­fer, a quien le gus­ta ju­gar en los co­lum­pios con sus ami­gos y ahí ha­cer­les al­gu­nas de­mos­tra­cio­nes mu­si­ca­les.

Fréi­der, en cam­bio, pre­fie­re ju­gar y cha­tear en su ta­ble­ta y gas­tar sus horas ro­dan­do en bi­ci­cle­ta por las am­plias ca­lles del pue­blo nue­vo.

La paz que da es­pe­ran­za

“Yo no di­go que con la fir­ma de la paz la gue­rra se aca­ba­rá, por­que la paz tam­bién es­tá des­de la ca­sa. Pien­so que es un pro­ce­so que ape­nas se es­tá ini­cian­do para que pue­da ha­ber paz en Co­lom­bia. Es un mé­to­do que uti­li­za el Go­bierno para que las per­so­nas pue­dan reha­cer su vi­da, co­mo los gue­rri­lle­ros que se des­mo­vi­li­za­ron. Ahí hay paz”, sos­tie­ne Yú­di­fer, con una son­ri­sa mu­cho más am­plia.

Des­de que ini­ció el pro­ce­so de paz con las Farc, las co­sas han cam­bia­do en su vi­da: se ter­mi­na­ron las ba­la­ce­ras de las que te­nía que sa­lir co­rrien­do y la gen­te de­jó de ha­blar de las Farc, palabra que la lle­na­ba de in­quie­tu­des.

Ahora cree que todo es­te nue­vo am­bien­te po­drá ayu­dar­le a cum­plir sus sue­ños de ser una can­tan­te fa­mo­sa: “Que la gen­te me re­co­noz­ca por lo que soy, co­mo una per­so­na lu­cha­do­ra, que a pe­sar de que aquí hu­bo gue­rra, pues sa­lió ade­lan­te. Es de­cir­le al mun­do: ¿có­mo así que el Cho­có no pue­de?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.