EL SR. TRUMP VA A WAS­HING­TON

El Colombiano - - OPINIÓN - Por PE­TER WEHNER re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Des­pués de reunio­nes y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas con al­tos fun­cio­na­rios es­te mes, un re­pu­bli­cano que con re­gu­la­ri­dad tie­ne que ma­ne­jar a la ad­mi­nis­tra­ción Trump me con­fió su frus­tra­ción. “La dis­fun­ción en es­ta Ca­sa Blan­ca sim­ple­men­te no tie­ne lí­mi­tes”, di­jo.

De las mu­chas co­sas que preo­cu­pa­ban a la gen­te an­tes de que Trump asu­mie­ra el car­go, re­sul­tó que el pro­ble­ma prin­ci- pal era su in­com­pe­ten­cia y no sus ten­den­cias au­to­ri­ta­rias, al me­nos has­ta el mo­men­to.

Eso no quie­re de­cir que Trump no tie­ne éxi­tos de qué ha­blar. Su nombramiento de

Neil Gor­such a la Cor­te Su­pre­ma fue una mo­vi­da maes­tra; tam­bién lo fue el de gran par­te de su equi­po de po­lí­ti­ca ex­tran­je­ra, con la no­ta­ble ex­cep­ción del ex-ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal, Mi­chael Flynn.

Pe­ro los pri­me­ros días de la pre­si­den­cia Trump se han vis­to mar­ca­dos por ex­tra­or­di­na­ria inep­ti­tud. La vi­mos des­de el co­mien­zo, con su fa­lli­da or­den eje­cu­ti­va prohi­bien­do la en­tra­da de re­fu­gia­dos de paí­ses es­pe­cí­fi­cos. Des­de en­ton­ces los tro­pie­zos se han acu­mu­la­do: el fra­ca­so de la cá­ma­ra re­pu­bli­ca­na para apro­bar la Ley Ame­ri­ca­na de Cuidado de la Sa­lud; pe­leas mez­qui­nas con alia­dos; la de­ci­sión cons­cien­te de de­jar va­can­tes a cien­tos de nom­bra­mien­tos cla­ve, que en su fal­so po­pu­lis­mo es más sig­ni­fi­ca­ti­vo de lo que pue­de pa­re­cer.

Cuan­do se to­man jun­tos (y es­toy de­jan­do por fue­ra a mu­chos), es­tos desa­rro­llos pin­tan un re­tra­to de un hom­bre que no es­ta­ba para na­da pre­pa­ra­do para lle­nar el prin­ci­pal re­que­ri­mien­to de su em­pleo -go­ber­nar bien y de ma­ne­ra com­pe­ten­te. En al­gún ni­vel, Trump sa­be es­to. Co­mo lo ex­pre­só es­ta semana, “pen­sé que se­ría más fá­cil”.

Un mo­men­to re­ve­la­dor lle­gó cuan­do la can­ci­ller An­ge­la

Mer­kel de Ale­ma­nia su­pues­ta­men­te tu­vo que ex­pli­car­le una y otra vez que no po­día ha­cer un acuer­do co­mer­cial con Ale­ma­nia di­rec­ta­men­te, sino con la Unión Eu­ro­pea. Otro vino cuan­do Trump, al des­cri­bir su con­ver­sa­ción con el pre­si­den­te Xi

Jin­ping de Chi­na so­bre Corea del Norte, ad­mi­tió: “Des­pués de es­cu­char du­ran­te 10 mi­nu­tos, me di cuen­ta de que no es tan fá­cil”.

Ha­bien­do tra­ba­ja­do en tres ad­mi­nis­tra­cio­nes pre­si­den­cia­les, sé que ca­da pre­si­den­te y ca­da miem­bro del per­so­nal se en­fren­ta a una cur­va de apren­di­za­je abrup­ta. Uno se ve obli­ga­do a to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en un pe­río­do cor­to de tiempo, sin to­da la in­for­ma­ción que le gus­ta­ría, a me­nu­do cau­san­do con­se­cuen­cias no desea­das.

Sin em­bar­go nun­ca he­mos vis­to na­da co­mo lo que es­tá su­ce­dien­do con Trump.

En 2016, mu­chos elec­to­res vie­ron la ig­no­ran­cia no co­mo al­go que cau­sa ver­güen­za sino al­go para ce­le­brar.

Trump fue un in­quie­tan­te pio­ne­ro de có­mo ha­cer cam­pa­ña y ga­nar, mien­tras que era com­ple­ta­men­te des­pre­cia­ti­vo de las com­ple­ji­da­des de la po­lí­ti­ca. Ha­bien­do desecha­do a la cla­se po­lí­ti­ca co­mo es­tú­pi­dos “per­de­do­res”, pro­me­tió que él so­lo arre­gla­ría todo “muy rá­pi­da­men­te” y tan fá­cil­men­te. El caos era su cre­do.

Pe­ro no es po­si­ble que lo que fun­cio­nó en la cam­pa­ña fun­cio­ne en el trans­cur­so de una pre­si­den­cia. Me doy cuen­ta de que todo es­to sue­na irre­me­dia­ble­men­te an­ti­cua­do y fue­ra de sin­cro­nía con nues­tros cí­ni­cos y enoja­dos tiem­pos. Para mu­chos, la frus­tra­ción con nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos, que es com­pren­si­ble, se ha trans­for­ma­do en des­pre­cio por la mis­ma go­ber­nan­za, lo cual es pe­li­gro­so, una ten­den­cia que lle­ga a un ti­po de­ses­pe­ra­do de nihi­lis­mo político.

Pe­ro a ve­ces apren­de­mos el va­lor de al­go con su au­sen­cia. En la edad de Trump, tal vez des­cu­bri­re­mos de nue­vo que hay un ar­te no tan­to en el tra­to sino en el go­bierno.

Po­dría­mos em­pe­zar con re­co­no­cer que go­ber­nar re­quie­re un do­mi­nio de los asun­to, una vi­sión y la ha­bi­li­dad de tra­du­cir la vi­sión en reali­dad le­gis­la­ti­va. Quie­nes go­bier­nan bien pien­san tác­ti­ca y es­tra­té­gi­ca­men­te. Sa­ben có­mo ne­go­ciar y ha­cer com­pro­mi­sos, cuan­do plan­tar­se y cuan­do ren­dir­se.

Lí­de­res po­lí­ti­cos efec­ti­vos son ca­pa­ces de mo­vi­li­zar a la opi­nión por el bien de sus agen­das, ro­dear­se de ase­so­res sa­bios que los re­ta­rán y ha­rán pre­gun­tas du­ras. Son or­ga­ni­za­dos. Pres­tan aten­ción a los de­ta­lles. Evi­tan crear dis­trac­cio­nes in­ne­ce­sa­rias y se man­tie­nen por fue­ra de los es­cán­da­los. En­cuen­tran la ma­ne­ra de tra­ba­jar con el par­ti­do de opo­si­ción y ven el pa­trón de los acon­te­ci­mien­tos an­tes que el res­to de no­so­tros. Y se co­no­cen a sí mis­mos, in­clu­yen­do sus de­bi­li­da­des.

Tal vez nin­gún pre­si­den­te ha po­seí­do to­das estas cua­li­da­des. Pe­ro lo que se­pa­ra a Trump de los de­más es que no po­see ca­si nin­gu­na. Po­ne asom­bro­sa con­fian­za en sus ins­tin­tos, en es­cu­char a sus ins­tin­tos. Ese ma­ne­jo de im­pro­vi­so po­drá fun­cio­nar para un can­tan­te del Rat Pack o una es­tre­lla de la te­le­vi­sión de reali­dad; no fun­cio­na tan bien para un pre­si­den­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.