VA­MOS CO­LOM­BIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN CA­MI­LO QUIN­TE­RO juan­quin­te­roc­ti@gmail.com

Ca­si 100 voluntarios do­na­ron su tiempo para apo­yar estas fa­mi­lias de San Car­los y ge­ne­rar te­ji­do so­cial que per­mi­tie­ra crear una chis­pa de es­pe­ran­za en ellas.

“La última vez que es­tu­ve en la Ve­re­da San­ta Ri­ta, en San Car­los, An­tio­quia, pa­sé tres días de­ba­jo de la ca­ma, sien­do un jo­ven de 14 años, co­gi­do de la mano de mis pa­dres y re­zan­do el día en­te­ro para que no nos ma­ta­ran. De­trás de nues­tra ca­sa, en el fi­lo de la mon­ta­ña, la gue­rri­lla de las Farc vo­lian­do chum­bim­ba y en el co­rre­dor de la ca­sa el Ejér­ci­to, res­pon­dien­do con ba­lín. La ca­sa tem­bla­ba cuan­do el Ejér­ci­to bom­bar­dea­ba des­de el ai­re y so­lo cuan­do en­tra­ba la no­che pa­ra­ban de dar­se ba­la y en ese mo­men­to sa­lía mi pa­pá co­rrien­do a la co­ci­na, ha­cía una agua­pa­ne­la y traía que­si­to por­que no co­mía­mos na­da en el día. Llo­rá­ba­mos por­que, la ver­dad, sen­tía­mos que es­ta vez si no nos sal­va­ría­mos.

Des­pués de esas tres no­ches tan ho­rri­bles sa­li­mos con tres chi­ros, la ne­ve­ra, dos ca­mas des­ar­ma­das y un par de ollas para Me­de­llín, a vi­vir en Be­llo, sin tra­ba­jo y aguan­tan­do ham­bre. Yo em­pe­cé a re­bus­car­me la co­mi­di­ta, pe­ro nun­ca nos al­can­zó y vi­vi­mos col­ga­dos todo el tiempo. Un día la que­bra­da se cre­ció y se lle­vó todo lo que te­nía­mos, pe­ro ¿sa­be qué? La gen­te po­bre sa­be com­par­tir y mu­cha gen­te de bien nos ayu­da­ron y die­ron do­na­cio­nes, que­da­mos me­jor ajua­ra­dos que an­tes. Al final, las ban­das en el ba­rrio nos hi­cie­ron ir. Fue ho­rri­ble, gra­cias a Dios, San Car­los ha­bía me­jo­ra­do y nos arries­ga­mos y vol­vi­mos a la tie­rri­ta, con mu­cho mie­do. La ma­ni­gua se ha­bía co­mi­do la ca­rre­te­ra y así y todo en­tra­mos. La ca­sa es­ta­ba muy aca­ba­da, pe­ro no hay na­da me­jor que vol­ver a lo de uno, y con mu­cha mo­ral pa­ra­mos el ran­chi­to y em­pe­cé a sem­brar ca­fé. Hoy la gen­te si­gue re­tor­nan­do y es­to es­tá muy tran­qui­lo por acá y con­fia­mos que no se vuel­va a da­ñar”. Cam­pe­sino des­pla­za­do de la ve­re­da San­ta Ri­ta.

La semana pa­sa­da es­tu­vi­mos en el lu­gar que pro­ta­go­ni­za las pa­la­bras an­te­rio­res: San Car­los. Lo hi­ci­mos en el marco del pro­gra­ma “Va­mos Co­lom­bia”, li­de­ra­do por la An­di, USAID y el apo­yo de va- rias em­pre­sas. Apo­ya­mos 10 fa­mi­lias para que re­cu­pe­ra­ran sus ca­fe­ta­les y re­cons­tru­ye­ran el sa­lón co­mu­nal, el cual fue vo­la­do con un ci­lin­dro bom­ba por las Farc. La co­mu­ni­dad in­sis­tía que era fun­da­men­tal el sa­lón co­mu­nal para po­der ha­cer las reunio­nes y así te­ner don­de re­en­con­tra­se para tra­ba­jar por la ve­re­da. Ca­si cien voluntarios do­na­ron su tiempo para apo­yar estas fa­mi­lias y ge­ne­rar te­ji­do so­cial que per­mi­tie­ra, pro­ba­ble­men­te no re­sol­ver to­das las di­fi­cul­ta­des de estas gen­tes, pe­ro sí ge­ne­rar una chis­pa de es­pe­ran­za en ellas y para no­so­tros, los voluntarios, po­ner­nos en los za­pa­tos de estas víctimas de la gue­rra y el des­pla­za­mien­to.

Oja­lá, los co­lom­bia­nos nos re­con­ci­lie­mos al fin, de­je­mos de mi­rar atrás con odio y ren­cor, pe­ro sin ol­vi­dar los ho­rro­res que cons­ti­tu­yen nues­tra his­to­ria re­cien­te. Oja­lá, per­do­ne­mos y pen­se­mos có­mo ayu­da­mos a los mi­les de co­lom­bia­nos víctimas y des­pla­za­dos por la violencia, igua­les a ese cam­pe­sino que no­ble­men­te me re­la­tó su his­to­ria.

En estas per­so­nas hu­mil­des y mal­tra­ta­das, es so­bre quie­nes de­be­ría­mos en­fo­car nues­tros es­fuer­zos para al­gún día en reali­dad po­der ha­blar de justicia. Sin lu­gar a du­das, son ellos quie­nes ne­ce­si­tan de ver­dad al Go­bierno y a la so­cie­dad en ge­ne­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.