Re­fi­car, a la justicia pe­nal

El des­ca­la­bro fi­nan­cie­ro y éti­co de Re­fi­car, que ve­nía sien­do exa­mi­na­do en la Con­tra­lo­ría, pa­sa tam­bién a la Fis­ca­lía. De­ben de­ter­mi­nar­se las res­pon­sa­bi­li­da­des fis­ca­les y pe­na­les.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PA­RÍS

El des­ca­la­bro fi­nan­cie­ro y éti­co de Re­fi­car, que ve­nía sien­do exa­mi­na­do en la Con­tra­lo­ría, pa­sa tam­bién a la Fis­ca­lía. De­ben de­ter­mi­nar­se las res­pon­sa­bi­li­da­des fis­ca­les y pe­na­les.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre lo que pa­só du­ran­te la cons­truc­ción du­ran­te ca­si una dé­ca­da, del pro­yec­to de la Re­fi­ne­ría de Car­ta­ge­na (Re­fi­car), que has­ta ahora ha­bían avan­za­do al­go en la Con­tra­lo­ría, ten­drán tam­bién im­pul­so en la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción. Re­fi­car es­ta­ba pro­yec­ta­da para un cos­to apro­xi­ma­do de cua­tro mil mi­llo­nes de dó­la­res, y aca­bó cos­tan­do más del do­ble.

Des­de el año pa­sa­do el con­tra­lor ge­ne­ral, Edgardo Ma­ya, ha­bía ci­fra­do el de­tri­men­to pa­tri­mo­nial con­tra la Na­ción en unos 17 bi­llo­nes de pe­sos. Una su­ma tan des­co­mu­nal que se ha­cían ne­ce­sa­rios ma­yo­res aná­li­sis fi­nan­cie­ros, con­ta­bles y ad­mi­nis­tra­ti­vos por par­te de pe­ri­tos es­pe­cia­li­za­dos para des­me­nu­zar las cuen­tas de lo que, en todo ca­so, fue uno de los ca­rru­se­les de de­rro­che y ma­la ad­mi­nis­tra­ción más ver­gon­zo­sos de la his­to­ria na­cio­nal.

Ahora el fis­cal ge­ne­ral, Nés­tor Humberto Mar­tí­nez, anun­cia que la Fis­ca­lía ha de­ter­mi­na­do que en Re­fi­car no se pue­de ha­blar so­lo de pro­ble­mas de pla­nea­ción ope­ra­ti­va o fi­nan­cie­ra, sino de de­li­tos. En par­ti­cu­lar, pe­cu­la­do por apro­pia­ción, fal­se­dad do­cu­men­tal, in­te­rés in­de­bi­do en la ce­le­bra­ción de con­tra­tos y en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to.

El fis­cal Mar­tí­nez Neira di­jo ha­ber des­ti­na­do un equi­po de fis­ca­les y ex­per­tos fi­nan­cie­ros de la Di­rec­ción Es­pe­cia­li­za­da con­tra la Co­rrup­ción. A ocho directivos de Re­fi­car, en­tre ellos dos ex­pre­si­den­tes de la com­pa­ñía, se les ci­tó a au­dien­cia de impu­tación de car­gos. Otros ex miem­bros de las jun­tas di­rec­ti­vas de la re­fi­ne­ría y de Eco­pe­trol fue­ron ci­ta­dos a in­te­rro­ga­to­rio.

El país no de­be que­dar­se en el es­cán­da­lo su­per­fi­cial de los gas­tos de spa para los directivos ni de las ca­jas de whisky. Si el cálcu­lo que ha­ce la Fis­ca­lía es de un pe­cu­la­do, léa­se des­fal­co, de 610 mil mi­llo­nes de pe­sos, esas res­pon­sa­bi­li­da­des tie­nen que ser de­ter­mi­na­das y ese di­ne­ro tie­ne que es­tar en al­gu­nas cuen- tas. Los que ten­gan que ren­dir ex­pli­ca­cio­nes de­be­rán te­ner en cuen­ta, por su­pues­to, que el fis­cal ge­ne­ral en­tien­de la di­ná­mi­ca y el len­gua­je de gran­des ope­ra­cio­nes y ne­go­cios ju­rí­di­cos com­ple­jos, y que si real­men­te su prio­ri­dad es ha­cer justicia, no se de­ja­rá en­ga­ñar por len­gua­jes en­ma­ra­ña­dos que buscan opa­car la ver­dad de los he­chos.

Una re­fi­ne­ría co­mo la de Car­ta­ge­na era de in­du­da­ble in­te­rés es­tra­té­gi­co na­cio­nal. Pe­ro pre­ci­sa­men­te de su ne­ce­si­dad y su con­di­ción de in­dis­pen­sa­ble pue­de es­tar el ori­gen de lo que al­gu­nos de sus eje­cu­ti­vos con­si­de­ra­ron oca­sión apro­ve­cha­ble para li­be­rar cual­quier res­tric­ción de gas­tos y sus­traer­se a todo con­trol, pro­pi­cian­do el abu­so de pre­su­pues­tos o, en el peor de los ca­sos –eso lo de­ter­mi­na­rá la justicia– me­tien­do mano para be­ne­fi­cio in­di­vi­dual. Si la obra era ne­ce­sa­ria a cual­quier cos­to o si ya una vez des­cu­bier­to el pro­ble­ma fi­nan­cie­ro te­nía más sen­ti­do ter­mi­nar­la y que el país em­pe­za­rá a usu­fruc­tuar los be­ne­fi­cios de su fun­cio­na­mien­to en lu­gar de que­dar con un ele­fan­te blan­co es una de las co­sas que Eco­pe­trol de­be­rá ex­pli­car dan­do cuen­ta de sus ac­tos y de­ci­sio­nes.

Otra cir­cuns­tan­cia re­le­van­te es que, sin du­da, los eje­cu­ti­vos que con sus ma­nio­bras cau­sa­ron es­te des­ca­la­bro ma­yor, cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad, in­sis­ti­mos, so­lo de­ter­mi­na­rá la justicia, lle­ga­ron a creer que go­za­ban de im­pu­ni­dad y que na­die se in­tere­sa­ría por los en­tre­si­jos de los ne­go­cios ju­rí­di­cos que, con­tra las nor­mas le­ga­les, sus­cri­bían con po­co jui­cio y me­nor de­li­ca­de­za. Esa con­vic­ción de que los ac­tos ile­ga­les no tie­nen con­se­cuen­cias, es lo que ha per­mi­ti­do que la co­rrup­ción avan­ce des­bo­ca­da en nues­tro país

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.