¿Y DÓNDE ESTÁN LOS BE­NE­FI­CIOS DEL SOTERRADO?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOHEL MORENO joh­mo­reno@une.net.co

La cau­sa de la inun­da­ción ocu­rri­da en las horas de la tar­de del mar­tes 11 de abril en el “soterrado”, se ori­gi­nó por la ro­tu­ra de una tu­be­ría que for­ma par­te de la red de agua po­ta­ble de EPM.

Y el vo­lu­mi­no­so cau­dal se ex­ten­dió por las vías del soterrado arras­tran­do con­si­go todo lo que a su paso en­con­tró, ma­te­rial ve­ge­tal, lo­do, pie­dras… etc., que lle­ga­ron a las vías y al­can­ta­ri­llas, si­tua­ción que obli­gó el cie­rre ge­ne­rán­do­se un gi­gan­tes­co tran­cón en la de­no­mi­na­da au­to­pis­ta ha­cia el norte.

Mu­chos interrogantes se plan­tean so­bre un pro­yec­to en cu­ya pre­sen­ta­ción se exa­ge­ró en los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, so­cia­les y am­bien­ta­les; ya que su pues­ta en ope­ra­ción ha evi­den­cia­do su vul­ne­ra­bi­li­dad; pues si es­to ocu­rrió por un da­ño en la red y la de un equi­po de bom­beo que no fun­cio­nó con opor­tu­ni­dad, ¿qué pa­sa­ría cuan­do una llu­via to­rren­cial, una ave­ni­da del río so­bre­pa­se la ca­pa­ci­dad hi­dráu­li­ca del ca­nal y la des­car­gue al soterrado?

Un soterrado cu­yo ni­vel es­tá por de­ba­jo del río, es un ries­go no cal­cu­la­do fren­te a las con­se­cuen­cias que se ven­drían fren­te al gi­gan­tes­co vo­lu­men de trá­fi­co que sea sor­pren­di­do por una inun­da­ción.

Un cor­to tú­nel de ape­nas 392 me­tros de lon­gi­tud, 30 me­tros de an­cho en los que aco­mo­dan sie­te ca­rri­les que se re­du­cen a cua­tro en la ca­lle 30, ge­ne­ra im­pre­sio­nan­tes co­las por el “em­bu­do” y tam­po­co reúne las con­di­cio­nes téc­ni­cas ne­ce­sa­rias ni tie­ne ilu­mi­na­ción ade­cua­da para orien­tar los usua­rios, lo con­vier­te en un si­tio pro­cli­ve a la ac­ci­den­ta­li­dad.

Se des­tru­ye­ron las vías de su­per­fi­cie que dis­po­nían de ilu­mi­na­ción na­tu­ral y que ya sus­ti­tui­das por vías en­te­rra­das ha obli­ga­do a pa­gar un ser­vi­cio de ilu­mi­na­ción, una fac­tu­ra dia­ria de ener­gía a per­pe­tui­dad que no te­nía­mos an­tes.

La co­mu­ni­dad ve­ci­na del ba­rrio Con­quis­ta­do­res que an­tes dis­fru­ta­ba de un bos­que para la oxi­ge­na­ción, fue re­em­pla­za­do por es­pe­cies flo­ra­les, pe­que­ños ar­bus­tos que no cre­ce­rán por­que le fal­ta pro­fun­di­dad al sue­lo en el que se plan­ta­ron. Y ade­más de ele­var­le su es­tra­ti­fi­ca­ción, ten­drán que pa­gar por el par­queo de sus vehícu­los.

Y co­mo si lo an­te­rior fue­ra po­co, hoy el soterrado es­tá par­cial­men­te en ope­ra­ción por el le­van­ta­mien­to de los puen­tes pro­vi­sio­na­les y el in­far­to en las vías ad­ya­cen­tes in­cre- men­ta la con­ta­mi­na­ción y los cos­tos de mo­vi­li­dad, su­ma­do a los $200.000 mi­llo­nes que di­cen cos­tó esa pri­me­ra eta­pa.

El de­no­mi­na­do soterrado eli­mi­nó tam­bién la posibilidad fu­tu­ra de cons­truir se­gun­dos pi­sos via­les que ser­vi­rían para au­men­tar la ca­pa­ci­dad del co­rre­dor mul­ti­mo­dal del río fren­te al au­men­to del par­que au­to­mo­tor sino, ade­más, ocu­pó la ban­ca de 18 me­tros del co­rre­dor fé­rreo de car­ga, sis­te­ma me­tro y tren de cer­ca­nías.

Son es­tos al­gu­nos de los ar­gu­men­tos que nos in­vi­tan a re­fle­xio­nar a tiempo so­bre la in­via­bi­li­dad téc­ni­ca eco­nó­mi­ca y am­bien­tal de la 2ª eta­pa del cos­ta­do orien­tal del río, sus­pen­di­da hoy mien­tras se tras­la­dan a otras vías las re­des de gas, acue­duc­to y el in­ter­cep­tor de aguas re­si­dua­les sus­pen­di­do hoy por el con­tra­tis­ta EPM

Es un ries­go no cal­cu­la­do fren­te a las con­se­cuen­cias que se ven­drían so­bre el trá­fi­co sor­pren­di­do por una inun­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.