RE­VI­VIR AL ENEMI­GO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DA­VID E. SAN­TOS GÓ­MEZ da­vid­san­tos82@hot­mail.com

Mu­cho an­tes de las pa­ta­le­tas de Ni­co­lás Ma­du­ro, in­clu­so an­tes de los in­sul­tos que le de­di­ca­ba se­ma­nal­men­te Hu­go

Chá­vez, la OEA arras­tra­ba un his­to­rial de crí­ti­cas por ser un or­ga­nis­mo inope­ran­te, sin dien­tes, so­bre­pa­sa­do por las trans­for­ma­cio­nes de un con­ti­nen­te en ebu­lli­ción.

Cons­trui­do a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do co­mo pun­to de en­cuen­tro de los pen­sa­mien­tos po­lí­ti­cos del he­mis­fe­rio y co­mo ca­nal di­plo­má­ti­co para so­lu­cio­nar desacuer­dos en­tre sus miem­bros, el or­ga­nis­mo rá­pi­da­men­te se trans­for­mó en un es­la­bón cla­ve de los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos en el en­fren­ta­mien­to frío que mar­có con san­gre a Amé­ri­ca La­ti­na. Su po­ca ca­pa­ci­dad de ac­ción, pe­ro so­bre- todo sus pos­tu­ras inequi­ta­ti­vas para re­sol­ver pro­ble­mas mul­ti­la­te­ra­les, lo fue­ron re­le­gan­do en la geo­po­lí­ti­ca ame­ri­ca­na.

A ese ca­mi­nar mo­ri­bun­do se le su­mó la ex­plo­si­va lle­ga­da del si­glo XXI. El úl­ti­mo cla­vo en el ataúd de la ins­ti­tu­ción lo pu­so la nue­va ola de la iz­quier­da y su lí­der, Hu­go Chá

vez, cons­cien­te de la im­por­tan­cia de que el fe­nó­meno del So­cia­lis­mo del Si­glo XXI con­ta­ra con en­ti­da­des de res­pal­do mul­ti­la­te­ral in­sis­tió con diplomacia y di­ne­ro en la crea­ción de nue­vos fo­ros. Al­ba pri­me­ro, Una­sur des­pués y Ce­lac por úl­ti­mo; sig­ni­fi­ca­ron una bu­ro­cra­ti­za­ción de la diplomacia la­ti­noa­me­ri­ca­na y re­ple­ga­ron a la OEA has­ta con­ver­tir­la en in­vi­ta­da de se­gun­do plano.

Sin em­bar­go, an­te la cri­sis eco­nó­mi­ca de los paí­ses im­pul­so­res de los nue­vos en­tes y los evi­den­tes cam­bios po­lí­ti­cos, la OEA en­con­tró una for­ma de re­cu­pe­rar el con­trol de la diplomacia. El an­ti­guo Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral Jo­sé Mi­guel In­sul­za, que pre­fi­rió siem­pre ca­mi­nar de pun­ti­llas an­te el po­de­río ve­ne­zo­lano, fue re­em­pla­za­do en 2015 por un ale­vo­so Luis Al­ma

gro, que rá­pi­da­men­te ex­pu­so sus crí­ti­cas con­tra Ca­ra­cas.

El nue­vo ai­re que re­ci­be la OEA, en es­ta his­to­ria par­ti­cu­lar de muer­tos que re­vi­ven, vie­ne jus­ta­men­te de su enemi­go más pú­bli­co. El anun­cio de la re­ti­ra­da de Venezuela, na­rra­do co­mo el úl­ti­mo ac­to de la re­bel­día bo­li­va­ria­na con­tra el im­pe­rio, con­tra­rio a su pro­pó­si­to de gol­pear a la ins­ti­tu­ción, le da un in­creí­ble pro­ta­go­nis­mo no bus­ca­do. La OEA, de las som­bras, sa­le ahora co­mo ada­lid de las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas con­tem­po­rá­neas.

El mo­vi­mien­to ve­ne­zo­lano es tor­pe en todo sen­ti­do. Al cos­to político hay que su­mar­le el eco­nó­mi­co jus­to cuan­do ca­da pe­so de­be­ría des­ti­nar­se a sol­ven­tar las an­gus­tias del pue­blo. Pe­ro eso no se so­pe­sa en Mi­ra­flo­res. Lo que se busca, ahora co­mo an­tes, es el es­cán­da­lo

El nue­vo ai­re que re­ci­be la OEA vie­ne jus­ta­men­te de su enemi­go más pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.