EL DE­RE­CHO A LA HOS­PI­TA­LI­DAD: VENEZUELA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO COR­TÉS RO­DAS fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com

Kant es­ta­ble­ce en So­bre la paz per­pe­tua que la hos­pi­ta­li­dad no es fi­lan­tro­pía, sino “el de­re­cho del ex­tran­je­ro a no ser tra­ta­do con ene­mis­tad a su lle­ga­da a te­rri­to­rio fo­rá­neo”. Afir­mó que la hos­pi­ta­li­dad no es un de­ber mo­ral, ni una vir­tud de la so­cia­bi­li­dad, ni de­pen­de de la ge­ne­ro­si­dad que los miem­bros de una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca pue­dan mos­trar por los ex­tran­je­ros en si­tua­ción de ne­ce­si­dad.

Kant con­ti­núa, se “pue­de re­cha­zar al ex­tran­je­ro, si es­to pue­de su­ce­der sin la rui­na de aquel, pe­ro mien­tras el ex­tran­je­ro es­té en su si­tio pa­cí­fi­ca­men­te, no pue­de el otro com­por­tar­se hos­til­men­te. No pue­de ape­lar a un de­re­cho del hués­ped, sino a un de­re­cho de vi­si­ta, que les co­rres­pon­de a to­dos los se­res hu­ma­nos, de ofre­cer­se a la so­cie­dad en vir­tud del de­re­cho de pro­pie­dad co­mún de la su­per­fi­cie de la tie­rra”. Así, la hos­pi­ta­li­dad no es un de­ber mo­ral, no se otor­ga por con­si­de­ra­cio­nes de ca­ri­dad, es un de­re­cho hu­mano. Es de­cir, un de­re­cho de los hom­bres por su per­te­nen­cia a la hu­ma­ni­dad. Pe­ro los hom­bres, ade­más de per­te­ne­cer a la hu­ma­ni­dad, per­te­ne­cen a Es­ta­dos na­cio­na­les y allí tie­nen de­re­chos ci­vi­les ga­ran­ti­za­dos por es­tos.

Es­to plantea el si­guien­te pro­ble­ma: ¿La hos­pi­ta­li­dad y el asilo son “de­re­chos” en el sen­ti­do de obli­ga­cio­nes mo­ra­les fun­da­men­ta­das en una idea de hu­ma­ni­dad? ¿o son de­re­chos ju­rí­di­cos en el sen­ti­do de que las nor­mas do­més­ti­cas son “ex­pre­sión del sen­ti­do de no­so­tros mis­mos co­mo una úni­ca co­mu­ni­dad his­tó­ri­ca com­pro­me­ti­da en el au­to-go­bierno a tra­vés del de­re­cho?” (Kahn). Kant no dio una res­pues­ta cla­ra y en el or­den in­ter­na­cio­nal ac­tual per­ma­ne­ce es­ta am­bi­va­len­cia, que ahora nos afec­ta co­mo co­lom­bia­nos.

¿Qué le de­be­mos los co­lom­bia­nos a los ve­ne­zo­la­nos que cru­zan la fron­te­ra, hu­yen­do de su país y que buscan refugio u hos­pi­ta­li­dad? Es in­jus­ti­fi­ca­ble el re­cha­zo xe­no­fó­bi­co. Co­lom­bia no pue­de ar­gu­men­tar, co­mo lo han he­cho al­gu­nos al­cal­des, que si una pro­fun­di­za­ción de la cri­sis lle­va a una sa­li­da ma­si­va de ve­ne­zo­la­nos se de­be im­po­ner una po­lí­ti­ca de fron­te­ras ce­rra­das. Inacep­ta­ble el cho­vi­nis­mo del cos­co­rrón: “las ca­sas no son para los ve­ne­cos”.

Se­ría in­jus­to ne­gar la hos­pi­ta­li­dad a los ve­ne­zo­la­nos, con quie­nes te­ne­mos una deu­da de so­li­da­ri­dad por el apo­yo que ellos die­ron a nues­tros com­pa­trio­tas, que en el pa­sa­do se asen­ta­ron en Venezuela, por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas. La obli­ga­ción de los Es­ta­dos de ofre­cer hos­pi­ta­li­dad a los re­fu­gia­dos y a quie­nes buscan asilo de­be equi­li­brar­se con los in­tere­ses de bie­nes­tar del propio Es­ta­do. Co­lom­bia de­be ha­cer mu­cho más por los ve­ne­zo­la­nos que buscan apo­yo, pe­ro no es el úni­co país lla­ma­do a co­la­bo­rar. Amé­ri­ca La­ti­na de­be ac­tuar co­mo una re­gión so­li­da­ria. Perú ha mar­ca­do la pau­ta, pro­po­nien­do la crea­ción de un fon­do co­mún mul­ti­la­te­ral en ca­so de cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en las fron­te­ras de Venezuela.

Es ne­ce­sa­rio que se desa­rro­lle una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria ca­paz de en­fren­tar las con­se­cuen­cias de la cri­sis ve­ne­zo­la­na. Es in­de­fen­di­ble que se con­tra­te de for­ma ilegal a los ex­tran­je­ros, con sa­la­rios por de­ba­jo de los nor­ma­les, sin afi­lia­ción a la se­gu­ri­dad so­cial y so­me­ti­dos a una ex­plo­ta­ción hu­mi­llan­te

Co­lom­bia de­be ha­cer mu­cho más por los ve­ne­zo­la­nos que buscan apo­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.