EX­TRE­MOS ASFIXIANTES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRIS­TI­NA ARISTIZÁBAL URI­BE anacau­ri­be@gmail.com

¿Es­ta­mos pró­xi­mos a ser as­fi­xia­dos por los ex­tre­mos? El de iz­quier­da que pro­mo­ve­rán las Farc y el de de­re­cha, que se im­pul­sa con de­sen­freno des­de ha­ce al­gu­nos años. Nin­guno sir­ve, nin­guno con­vie­ne y oja­lá fué­ra­mos ca­pa­ces de neu­tra­li­zar­los. Por­que los ex­tre­mos son pe­li­gro­sos: mi­ren có­mo de­jó Pi­no­chet (ex­tre­ma de­re­cha) a Chi­le y có­mo tie­ne el bi­no­mio Chá­vez-Ma­du­ro (ex­tre­ma iz­quier­da) a Venezuela.

¿Se­re­mos ca­pa­ces de des­mar­car­nos de esa bi­po­la­ri­dad? El pro­ble­ma es que lle­va­mos años de go­bier­nos co­rrup­tos de de­re­cha, in­ca­pa­ces de pre­sen­tar soluciones so­cia­les a la gen­te. Y la gen­te es­tá can­sa­da de la desi- dia y aban­dono es­ta­tal y el ro­bo con­ti­nua­do del di­ne­ro que se de­bió usar (ha si­do su­fi­cien­te) para sa­car al país de la po­bre­za. Res­pon­sa­bles: los pre­si­den­tes y quie­nes des­de 1946 han es­ta­do in­vo­lu­cra­dos con sus go­bier­nos. ¿Por qué des­de el 46? Por­que ese año co­men­zó una bo­nan­za ca­fe­te­ra que al­can­zó (se­gún el Ban­co de la Re­pú­bli­ca) ni­ve­les his­tó­ri­cos ele­va­dos. Y aun­que des­pués ca­yó el ca­fé, siem­pre el país ha si­do po­ten­cial­men­te ri­co en mi­ne­ra­les, tie­rra y bio­di­ver­si­dad; pe­ro esos go­ber­nan­tes no ad­mi­nis­tra­ron los re­cur­sos para los in­tere­ses de la po­bla­ción, sino para be­ne­fi­cio de unos po­cos, in­clui­dos ellos. Por eso nun­ca pu­die­ron ca­llar las ar- mas de la pro­tes­ta so­cial; pro­tes­ta que se hu­bie­ra si­len­cia­do con obras, no con ar­mas.

Ahora, la iz­quier­da apro­ve­cha­rá esa in­con­for­mi­dad so­cial que la de­re­cha no lo­gró aca­llar con pro­pa­gan­da es­ta­tal de obras inexis­ten­tes o in­su­fi­cien­tes. Du­ran­te su cuar­to de ho­ra, la de­re­cha se pa­só la vi­da dis­pa­ran­do para ocul­tar la po­bre­za ge­ne­ra­da por su de­sidia y co­rrup­ción; ahora es­tá en­lo­que­ci­da pen­san­do que po­dría per­der de­mo­crá­ti­ca­men­te, vien­do que ella mis­ma pro­mo­vió el cal­do de cul­ti­vo de una mi­se­ria que, en­va­len­to­na­da, les pue­de cam­biar las re­glas del jue­go.

Una iz­quier­da car­ga­da de odio por años de hu­mi­lla­ción y con el te­rreno abo­na­do para el “cam­bio”, re­co­ge­rá la ira, re­sen­ti­mien­to y de­sen­ga­ño del pue­blo (au­men­ta­do por los Ode­brecht y Re­fi­car) y apro­ve­cha­rá la frus­tra­ción co­lec­ti­va para ha­cer cam­pa­ñas po­pu­lis­tas, pe­ro sin soluciones reales: ya vi­mos los ejem­plos de co­rrup­ción y en­ri­que­ci­mien­to de los Kirch­ner, Lu­la y Dil­ma, Moreno Ro­jas y de los cas­tro-cha­vis­tas-ma­du­ris­tas, que de­ja­ron una es­te­la tan ne­fas­ta co­mo los años que lle­va la de­re­cha go­ber­nan­do en Co­lom­bia.

Los po­pu­lis­mos en­ce­gue­cen. Te­ne­mos que ma­du­rar po­lí­ti­ca­men­te para desasir­nos de los em­bau­ca­do­res me­diá­ti­cos co­rrup­tos tan­to de de­re­cha co­mo de iz­quier­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.