De­sen­can­to po­lí­ti­co de los jó­ve­nes en Fran­cia

Las ins­ti­tu­cio­nes no pu­die­ron in­te­grar­los, los ais­la­ron y eso ex­pli­ca su des­ape­go ha­cia es­tas elec­cio­nes.

El Colombiano - - PORTADA - Por MAR­TÍN HE­RE­DIA AMIDO

Las ins­ti­tu­cio­nes del país eu­ro­peo y los can­di­da­tos que dispu­tan la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, Em­ma­nuel Ma­cron y Ma­ri­ne Le Pen, no cap­tan la aten­ción de es­te sec­tor de la po­bla­ción, que se mues­tra es­cép­ti­co an­te su fu­tu­ro po­lí­ti­co. Am­bos as­pi­ran­tes a la pre­si­den­cia in­ten­tan con­quis­tar a los abs­ten­cio­nis­tas pa­ra lle­gar al Pa­la­cio del Elí­seo ¿Lo lo­gra­rán?

“Es la his­to­ria de una so­cie­dad que cae, y a me­di­da que va ca­yen­do se re­pi­te a sí mis­ma pa­ra tran­qui­li­zar­se: has­ta acá to­do va bien, has­ta acá to­do va bien. Pe­ro lo que cuen­ta no es la caí­da, es el ate­rri­za­je”. Son las pa­la­bras que acom­pa­ñan la se­cuen­cia in­tro­duc­to­ria de la pe­lí­cu­la fran­ce­sa El odio de Mat­hieu Kas­so­vitz que mues­tra una Fran­cia in­vi­si­ble, mar­gi­nal y de­sigual pa­ra los jó­ve­nes. La apa­tía so­bre sus po­lí­ti­cos se re­pre­sen­tó en las ur­nas y en la in­cer­ti­dum­bre que plan­tean en sus dis­cur­sos so­bre los dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les pa­ra la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral: Ma­ri­ne Le Pen y Em­ma­nuel Ma­cron.

Los sen­ti­mien­tos de trai­ción y fal­ta de re­pre­sen­ta­ción se re­pi­ten en los jó­ve­nes “hay un har­taz­go ge­ne­ral, no nos re­pre­sen­ta nin­guno de los dos can­di­da­tos ni la clase po­lí­ti­ca”, di­ce Bé­ré­ni­ce, asis­ten­te so­cial de 32 años. A pe­sar de ser una pro­fe­sio­nal uni­ver­si­ta­ria no pu­do sa­lir de la ines­ta­bi­li­dad de la pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral exis­ten­te. Ella tra­ba­ja de guía tu­rís­ti­ca en el cen­tro pa­ri­sino, su suel­do es va­ria­ble ya que ca­da tu­ris­ta le po­ne el va­lor al re­co­rri­do, es­te he­cho obli­ga a Bé­ré­ni­ce a es­for­zar­se pa­ra lo­grar ge­ne­rar la aten­ción de los vi­si­tan­tes.

Se­gún las en­cues­tas pa­ra el ba­llo­ta­ge, que en la pri­me­ra vuel­ta han acer­ta­do, Ma­cron ga­na­rá por unos 24 pun­tos, y tan­to Fi­llon co­mo Ha­mon, can­di­da­tos de­rro­ta­dos en la pri­me­ra vuel­ta, ya han anun­cia­do su apo­yo, pe­ro el re­sul­ta­do de unas elec­cio­nes so­lo se sa­be des­pués del cie­rre de las ur­nas. Y de aquí al 7 de ma­yo pue­den pa­sar co­sas.

No lo creen a los po­lí­ti­cos

Ma­riam y Awa de 22 y 28 años res­pec­ti­va­men­te, de pa­dres afri­ca­nos pe­ro na­ci­das en Fran­cia, es­tán con­ven­ci­das de una co­sa: “Sea el que sea, nun­ca cum­plen sus pro­me­sas”. En su ca­sa, na­die ha­bla de po­lí­ti- ca, sus pa­dres no si­guen la campaña, es­tán con­ven­ci­dos de que un nue­vo pre­si­den­te no cam­bia­ra las co­sas pa­ra ellos. So­bre Ma­ri­ne Le Pen, las dos chi­cas ex­cla­ma­ron al uní­sono “no, de nin­gu­na ma­ne­ra, nun­ca”. Pe­ro cree que hay un as­pec­to po­si­ti­vo en Le Pen: “Es la úni­ca que es di­rec­ta, no ocul­ta el he­cho de que no le cae­mos bien, co­mo los otros can­di­da­tos. Se sa­be que ha­rá lo que di­ce que va a ha­cer”.

La mar­gi­na­li­za­ción en la que vi­ven mu­chos fran­ce­ses, en los di­mi­nu­tos apar­ta­men­tos de los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos, se han con­ver­ti­do en una mo­nu­men­tal ex­pre­sión del fra­ca­so del sis­te­ma so­cio-eco­nó­mi­co del so­cia­lis­mo de Ho­llan­de, in­ca­paz de in­te­grar a mi­les de per­so­nas “¿Los pro­ble­mas en

Fran­cia? El dis­tan­cia­mien­to de los jó­ve­nes que vi­ven en los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos (ban­lieues); en es­pe­cial, pe­ro no so­lo, los in­mi­gran­tes de se­gun­da ge­ne­ra­ción y los mu­sul­ma­nes que creen que no tie­nen fu­tu­ro. La ele­va­da ta­sa de des­em­pleo y el ra­cis­mo han em­peo­ra­do es­ta si­tua­ción” re­sal­ta Awa.

El na­cio­na­lis­mo del Fren­te Na­cio­nal, par­ti­do de Le Pen, no ha­ce más que re­pro­du­cir la es­tra­te­gia del fa­na­tis­mo is­lá­mi­co: ha­cer ver que la con­vi­ven­cia es im­po­si­ble. Ma­riam a pe­sar de su ju­ven­tud, tie­ne sus ideas cla­ras, su tono de voz se en­du­re­ce y con cla­ri­dad re­cal­ca el va­lor de la in­te­gra­ción “Pien­so en mis mu­chos ami­gos mu­sul­ma­nes que se sien­ten obli­ga­dos a jus­ti­fi­car­se a ellos mis­mos y ha­cen cir­cu­lar ver­sícu­los del Co­rán que prue­ban que el Is­lam no es eso. Yo los en­tien­do”.

Ma­ri­ne Le Pen plan­tea­rá la se­gun­da vuel­ta co­mo un com­ba­te en­tre glo­ba­li­za­ción y pro­tec­cio­nis­mo, en­tre la de­fen­sa “del pue­blo fran­cés” y el neo­li­be­ra­lis­mo del “he­re­de­ro de Ho­llan­de”. La des­dia­bo­li­za­ción del Fren­te Na­cio­nal lle­va­da a ca­bo por Le Pen aún no al­can­za pa­ra ma­qui­llar al­gu­nos fun­da­men­tos de su pla­ta­for­ma elec­to­ral.

FO­TO AFP

Se­gún di­fe­ren­tes en­cues­tas, la abs­ten­ción del pró­xi­mo do­min­go po­dría al­can­zar el 30 %, una ci­fra muy su­pe­rior a la de an­te­rio­res elec­cio­nes pre­si­den­cia­les cuan­do fue del 20 %.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.