“A 15 años del es­ta­lli­do de un ci­lin­dro-bom­ba en el tem­plo de Bo­ja­yá, las víc­ti­mas lu­chan por su re­pa­ra­ción y por iden­ti­fi­car los res­tos de sus muer­tos. Allí la vi­da pa­sa de la es­pe­ran­za al te­mor”.

A 15 años del es­ta­lli­do de un ci­lin­dro-bom­ba en el tem­plo de Bo­ja­yá, las víc­ti­mas lu­chan por su re­pa­ra­ción y por iden­ti­fi­car los res­tos de sus muer­tos. Allí la vi­da pa­sa de la es­pe­ran­za al te­mor.

El Colombiano - - PORTADA -

Aquel 2 de ma­yo de 2002 se in­crus­tó en el al­ma de es­ta lo­ca­li­dad cho­coa­na. El con­flic­to con las Farc desató una de las más ate­rra­do­ras pe­sa­di­llas que ha­ya su­fri­do el país: un ci­lin­dro-bom­ba ca­yó so­bre el te­cho de la igle­sia. Ma­tó a 79 ci­vi­les que se re­fu­gia­ban de los com­ba­tes en­tre miem­bros del fren­te 57 de esa gue­rri­lla y del Blo­que Él­mer Cár­de­nas de los pa­ra­mi­li­ta­res. Se cum­plen 15 años y las hue­llas se bo­rran con len­ti­tud.

Bo­ja­yá es la ma­ni­fes­ta­ción ple­na de los da­ños que han cau­sa­do sub­ver­si­vos y ban­das cri­mi­na­les en nu­me­ro­sas re­gio­nes a lo an­cho y lar­go de Co­lom­bia. Fa­mi­lias des­pe­da­za­das por la vio­len­cia a ve­ces de­men­cial de los ac­to­res ar­ma­dos. Las Farc les pi­die­ron per­dón a los po­bla­do­res de Bo­ja­yá, pe­ro ello ha si­do in­su­fi­cien­te fren­te a tan­tas pér­di­das hu­ma­nas y ma­te­ria­les, an­te el su­fri­mien­to des­co­mu­nal de aque­lla jor­na­da y sus mar­cas afec­ti­vas y si­co­ló­gi­cas: cuer­pos mu­ti­la­dos, miem­bros que pen­dían de las te­jas y del es­que­le­to me­tá­li­co del tem­plo, jun­to a un Cris­to tam­bién cer­ce­na­do por la me­tra­lla.

Aún hoy, las fa­mi­lias y la co­mu­ni­dad, que tal vez por fuer­za de su uni­dad an­ces­tral han lo­gra­do su­pe­rar esa bar- ba­rie, lu­chan por se­pul­tar a las víc­ti­mas que en su mo­men­to fue­ron en­te­rra­das en una fo­sa co­mún, de­bi­do a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y a la im­po­si­bi­li­dad de un pe­ri­ta­je fo­ren­se an­tes de que los ca­dá­ve­res se des­com­pu­sie­ran.

So­bre­co­ge y per­tur­ba sa­ber que a la pér­di­da de tan­tos y tan­tos pa­rien­tes, en me­dio de se­me­jan­te bru­ta­li­dad, le ha­ya so­bre­ve­ni­do ta­ma­ña es- pe­ra pa­ra iden­ti­fi­car­los e in­hu­mar­los. El Es­ta­do, me­dian­te la Fis­ca­lía, es­tá en mo­ra de ce­rrar ese due­lo y com­pen­sar tan­ta pa­cien­cia y tris­te­za.

EL CO­LOM­BIANO in­for­mó que de 10.202 afec­ta­dos que tie­ne Bo­ja­yá por el con­flic­to ar­ma­do, en el Re­gis­tro Úni­co de Víc­ti­mas apa­re­cen 6.627, de las cua­les so­lo ocho han ob­te­ni­do sen­ten­cia definitiva de re­pa­ra­ción. Ade­más, los lu­ga- re­ños creen im­por­tan­te tam­bién que el Es­ta­do re­co­noz­ca sus erro­res y pi­da per­dón por ha­ber de­ja­do su te­rri­to­rio en ma­nos de los gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les, lo que a la pos­tre tra­jo la dispu­ta y la tra­ge­dia.

Pe­ro hay otro ros­tro de Bo­ja­yá que tam­bién es el de mu­chos pue­blos de Co­lom­bia: el de una co­mu­ni­dad que re­na­ce en­tre las ce­ni­zas que, li­te­ral­men­te, de­jó el pa­so de­mo­le- dor de los vic­ti­ma­rios. De jó­ve­nes que es­ta­ban en los vien­tres o en los bra­zos de sus ma­dres y que hoy pre­fie­ren no vis­lum­brar su fu­tu­ro pa­ra­dos so­bre las tum­bas, los muer­tos o las rui­nas. Que van a es­tu­diar y jue­gan en in­ter­net o en las ca­lles del Bo­ja­yá nue­vo, de ado­be y ce­men­to, cons­trui­do años des­pués de la ma­tan­za.

In­clu­so los adul­tos -unos 60- que car­gan en sus cuer­pos y sus men­tes las es­quir­las y las imá­ge­nes del ata­que, an­tes que hun­dir­se en la me­lan­co­lía, re­cla­man aten­ción pa­ra su es­trés pos­trau­má­ti­co o pa­ra las li­mi­ta­cio­nes de to­da ín­do­les que les de­jó el bom­ba­zo.

Hay, tam­bién, in­quie­tud por la se­gu­ri­dad pre­sen­te y fu­tu­ra: la ame­na­za de reocu­pa­ción, por par­te de gru­pos ar­ma­dos (Eln y Clan del Gol­fo) de los pue­blos ri­be­re­ños del Cho­có, in­quie­ta a la gen­te de Bo­ja­yá. El vi­ce­pre­si­den­te Ós­car Na­ran­jo sos­tie­ne que en Cho­có y Tu­ma­co se for­ma la “tor­men­ta per­fec­ta”: mi­ne­ría y cul­ti­vos ilí­ci­tos, gru­pos ar­ma­dos e ins­ti­tu­cio­na­li­dad pre­ca­ria. Ha­brá que bus­car, en­ton­ces, el te­cho ade­cua­do pa­ra que no cai­gan más pe­sa­res ni ci­lin­dros so­bre Bo­ja­yá ni el res­to de aque­llos lu­ga­res de la pe­ri­fe­ria del país en don­de las hue­llas, las ci­ca­tri­ces del con­flic­to ape­nas se cie­rran

ILUSTRACIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.