13.721 muer­tes aso­cia­das con la con­ta­mi­na­ción

Se­gún el De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción, en 2015 el sis­te­ma de sa­lud in­vir­tió 20 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra aten­der es­tas en­fer­me­da­des.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por SAN­TIA­GO VALENZUELA A.

Alos mu­ni­ci­pios del Va­lle del Abu­rrá les cos­tó 2,8 bi­llo­nes de pe­sos la aten­ción de 2.105 pa­cien­tes que fa­lle­cie­ron por en­fer­me­da­des aso­cia­das a la con­ta­mi­na­ción del ai­re. De acuer­do con el De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción (DNP), es­tos re­cur­sos equi­va­len al 5 % del PIB del área me­tro­po­li­ta­na.

En Co­lom­bia, los cos­tos en sa­lud por muer­tes y en­fer­me­da­des aso­cia­das a la de­gra­da­ción am­bien­tal as­cien­den a 20,7 bi­llo­nes de pe­sos, lo que equi­va­le al 2,6 % del PIB na­cio­nal du­ran­te 2015, año en el que el DNP reali­zó un es­tu­dio al res­pec­to.

Al des­glo­sar los 20 bi­llo­nes de pe­sos, el sis­te­ma de sa­lud co­lom­biano in­vir­tió 15,4 bi­llo­nes de pe­sos aten­der a los pa­cien­tes que su­frie­ron de en­fer­me­da­des aso­cia­das a la con­ta­mi­na­ción del ai­re urbano, es de­cir, a la po­lu­ción en las ca­lles. Re­la­cio­na­das con es­ta con­ta­mi­na­ción se pre­sen­ta­ron 10.527 muer­tes y 67,8 mi­llo­nes de bro­tes o en­fer­me­da­des le­ves.

Se­gún Si­món Ga­vi­ria, di­rec­tor del DNP, “una de las re­co­men­da­cio­nes pa­ra dis­mi­nuir los ín­di­ces de la con­ta­mi­na­ción de ai­re urbano es ex­plo­rar, di­se­ñar e im­ple­men­tar ins­tru­men­tos eco­nó­mi­cos pa­ra el con­trol del cre­ci­mien­to del par­que au­to­mo­tor, la con­ges­tión vehi­cu­lar, la mo­der­ni­za­ción tec­no­ló­gi­ca de la in­dus­tria y la pro­mo­ción de me­dios al­ter­na­ti­vos de trans­por­te”.

En efec­to, co­mo lo re­ve­ló la Su­pe­rin­ten­den­cia de Puer­tos y Trans­por­te, el 80 % de los au­to­mo­to­res del área me­tro­po­li­ta­na no pa­san la prue­ba por emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes. Se­gún es­ta en­ti­dad, 1 mi­llón 460 mil vehícu­los que es­tán ma­tri­cu­la­dos en el área me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Abu­rrá pro­du­cen el 80 % del PM2,5, par­tí­cu­las de ma­te­rial par­ti­cu­la­do que afec­tan el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio del ser hu­mano.

Por es­te ti­po de con­ta­mi­na­ción, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha en­con­tra­do re­la­cio­nes con en­fer­me­da­des co­mo el cáncer de pul­món, la bron­qui­tis cró­ni­ca y las en­fer­me­da­des car­dio­pul­mo­na­res en ge­ne­ral.

Re­cien­te­men­te, el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes del Me­dio Am­bien­te y Bio­me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Chi­le lla­mó la aten­ción por­que exis­ten otros efec­tos de la con­ta­mi­na­ción en la sa­lud, co­mo la dis­mi­nu­ción de la fre­cuen­cia car­dia­ca an­te el es­trés, el ba­jo pe­so de na­ci­mien­to, los có­li­cos in­tes­ti­na­les y ma­yo­res ries­gos de cáncer.

Sin em­bar­go, so­bre es­te te­ma to­da­vía exis­te po­lé­mi­ca. La di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud, Mart­ha Lu­cía Ospina, ha si­do en­fá­ti­ca en que la con­ta­mi­na­ción es un even­to que apor­ta a pro­du­cir en­fer­me­dad, pe­ro no es cau­sa di­rec­ta de muer­te, es de­cir, a las per­so­nas no las ma­ta la con­ta­mi­na­ción”.

Con­ta­mi­na­ción en las ca­sas

La po­lu­ción en la ciu­dad es so­lo uno de los fac­to­res que in­cre­men­ta el nú­me­ro de en­fer­me­da­des y, por en­de, la can­ti­dad de ca­sos en Co­lom­bia. La con­ta­mi­na­ción del ai­re en el in­te­rior de las ca­sas tam­bién ge­ne­ra afec­ta­cio­nes. Se­gún el DNP, “a la con­ta­mi­na­ción del ai­re in­te­rior se atri­bu­yen 2.286 muer­tes y 1,2 mi­llo­nes de en­fer­me­da­des con cos­tos por mor­ta­li­dad pre­ma­tu­ra y aten­ción de en­fer­me­da­des que su­pe­ran los 3 bi­llo­nes de pe­sos”.

Es­te te­ma no es me­nor, pues te­nien­do en cuen­ta la En­cues­ta Na­cio­nal de De­mo­gra­fía y Sa­lud, con cor­te a 2015, el 11.7% de los ho­ga­res co­lom­bia­nos uti­li­za le­ña, ma­de­ra, car­bón de le­ña o car­bón mi­ne­ral pa­ra co­ci­nar en la ca­sa. “En las

áreas ru­ra­les, el uso de gas por tu­be­ría con­ti­núa sien­do li­mi­ta­do (9.1% de los ho­ga­res) y ca­si la mi­tad de los ho­ga­res (47.9%) tie­nen que acu­dir to­da­vía al uso de le­ña, ma­de­ra y car­bón”, di­ce el do­cu­men­to.

Ac­tual­men­te, se­gún el in­for­me del DNP, Bo­go­tá es la ciu­dad que in­vier­te más re­cur­sos por en­fer­me­da­des aso­cia­das a la con­ta­mi­na­ción del ai­re urbano. En 2015 in­vir­tió 4,2 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra aten­der 3.219 ca­sos que ter­mi­na­ron en muer­tes.

Des­pués del Va­lle de la Abu­rrá, si­guen Ca­li y Bu­ca­ra­man­ga con las ciu­da­des que pre­sen­tan peor ca­li­dad del ai­re. En la pri­me­ra se in­vir­tie­ron 1,7 bi­llo­nes de pe­sos du­ran­te 2015 por aten­cio­nes a en­fer­mos por con­ta­mi­na­ción y en la se­gun­da 0,6 bi­llo­nes de pe­sos.

Si bien el DNP res­ca­ta pro­yec­tos co­mo la for­mu­la­ción de la Po­lí­ti­ca de Pre­ven­ción y Con­trol de la Con­ta­mi­na­ción del Ai­re, se­ña­la que se de­be “in­ver­tir en me­jo­rar la tec­no­lo­gía y co­ber­tu­ra de los sis­te­mas de vi­gi­lan­cia de ca­li­dad del ai­re, así co­mo te­ner en cuen­ta las pro­yec­cio­nes de ex­pan­sión ur­ba­na en el di­se­ño de las mis­mas”.

Pa­ra Ri­car­do Lo­zano, di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción Peo­ple and Earth, es un error que las au­to­ri­da­des con­tem­plen la con­ta­mi­na­ción co­mo un te­ma ajeno a la sa­lud pú­bli­ca: “An­tes de los años se­ten­ta, el te­ma de la ca­li­dad del ai­re lo ma­ne­ja­ban las se­cre­ta­rías de sa­lud de los de­par­ta­men­tos. Es im­por­tan­te que en las nue­vas po­lí­ti­cas se prio­ri­ce la re­la­ción en­tre los agen­tes con­ta­mi­nan­tes y la sa­lud, par­tien­do des­de la pre­ven­ción y la aten­ción. Es­tas po­lí­ti­cas, co­mo he­mos in­sis­ti­do, de­ben ser a lar­go pla­zo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.