EL PRÓ­XI­MO PA­SO EN VE­NE­ZUE­LA: ¿UN “GRU­PO DE AMI­GOS”?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AN­DRÉS OPPENHEIMER re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

A juz­gar por lo que me di­jo en una en­tre­vis­ta el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la, Ju­lio Bor­ges, en me­dio de las pro­tes­tas mul­ti­tu­di­na­rias que ya han de­ja­do al me­nos 29 muer­tos y 400 he­ri­dos, el pró­xi­mo pa­so en la cri­sis de Ve­ne­zue­la po­dría ser la crea­ción de un “gru­po de paí­ses ami­gos” pa­ra en­con­trar una sa­li­da ne­go­cia­da a la tra­ge­dia del país. En los úl­ti­mos días, las na­cio­nes más gran­des de Amé­ri­ca La­ti­na –in­clu­yen­do Mé­xi­co, Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le– han fir­ma­do de­cla­ra­cio­nes con­jun­tas re­cla­man­do la res­tau­ra­ción de los po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les de la Asam­blea Na­cio­nal, la li­be­ra­ción de pre­sos po­lí­ti­cos y elec­cio­nes li­bres.

Sin em­bar­go, Bor­ges me di­jo que “hay un pa­so adi­cio­nal que hay que to­mar, y es que los pre­si­den­tes en per­so­na ar­ti­cu­len un gru­po de pre­si­den­tes o de paí­ses ami­gos que ver­da­de­ra­men­te pre­sio­nen pa­ra que se lo­gre el desen­la­ce de­mo­crá­ti­co y cons­ti­tu­cio­nal, y pue­dan dar­se elec­cio­nes li­bres”.

Ese “gru­po de paí­ses ami­gos” re­em­pla­za­ría el fra­ca­sa­do es­fuer­zo de me­dia­ción del Va­ti­cano y la Unión de Na­cio­nes Su­da­me­ri­ca­nas (Una­sur), que fue uti­li­za­do por el pre­si­den­te

Ni­co­lás Ma­du­ro pa­ra ga­nar tiem­po mien­tras lle­va­ba a ca­bo un gol­pe, di­jo Bor­ges. Du­ran­te ese diá­lo­go, el ré­gi­men de Ma­du­ro abo­lió prác­ti­ca­men­te to­dos los po­de­res de la Asam­blea Na­cio­nal, don­de la opo­si­ción ha­bía ob­te­ni­do una ma­yo­ría abru­ma­do­ra en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 2015.

Cuan­do le pre­gun­té a Bor­ges si la opo­si­ción acep­ta­ría las nue­vas ofer­tas de Ma­du­ro de un “diá­lo­go” a cam­bio de ter­mi­nar las pro­tes­tas en las ca­lles, el je­fe de la Asam­blea Na­cio­nal me di­jo: “Cual­quier ofer­ta que ha­ga el go­bierno, si no tie­ne ga­ran­tías de los go­bier­nos de la re­gión, de los paí­ses más im­por­tan­tes, va a ser de ce­ro con­fian­za pa­ra el país”.

Agre­gó que “más que un nue­vo es­fuer­zo de me­dia­ción, lo que se ne­ce­si­ta es ga­ran­ti­zar que el go­bierno cum­pla con la Cons­ti­tu­ción”.

La fór­mu­la de un “gru­po de paí­ses ami­gos” se ha uti­li­za­do pa­ra re­sol­ver va­rios con­flic­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos en las úl­ti­mas dé­ca­das, e in­clu­so fue pro­pues­ta pa­ra Ve­ne­zue­la en el pa­sa­do.

Pe­ro aho­ra hay más in­te­rés en Amé­ri­ca La­ti­na en es­ta idea, tras el anun­cio de Ma­du­ro el 17 de abril de que da­rá 500.000 ri­fles a las mi­li­cias ci­vi­les pa­ra que sal­gan a de­fen­der al ré­gi­men en las ca­lles. Mu­chos ve­ci­nos de Ve­ne­zue­la es­tán es­pan­ta­dos que esas ar­mas ter­mi­nen sien­do ven­di­das por los ci­vi­les en el mer­ca­do ne­gro. El pre­si­den­te co­lom­biano,

Juan Ma­nuel San­tos, tui­teó ho­ras des­pués del anun­cio de Ma­du­ro de que Co­lom­bia lle­va­rá el te­ma de la “mi­li­ta­ri­za­ción de la so­cie­dad ve­ne­zo­la- na” a las Na­cio­nes Uni­das.

Bor­ges me di­jo que “En las úl­ti­mas ho­ras y en los úl­ti­mos días he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­blar con la ma­yo­ría de los can­ci­lle­res y bas­tan­tes pre­si­den­tes de la re­gión, y ese pun­to –las ar­mas pa­ra las mi­li­cias– es el que sa­le en to­das las con­ver­sa­cio­nes con ma­yor preo­cu­pa­ción. Es­tas ar­mas aca­ba­rán ma­tan­do no so­lo a ciu­da­da­nos de Ve­ne­zue­la, sino tam­bién a ciu­da­da­nos de Co­lom­bia, Pa­na­má, Pe­rú y Bra­sil”.

Bor­ges no qui­so ade­lan­tar los nom­bres de los pre­si­den­tes o paí­ses que po­drían for- mar un “gru­po de paí­ses ami­gos”. Pe­ro no se­ría ra­ro que la opo­si­ción es­co­ja a la Ar­gen­ti­na –que aca­ba de to­mar la pre­si­den­cia ro­ta­ti­va de Una­sur y cu­yo pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma

cri lle­vó un men­sa­je re­gio­nal so­bre Ve­ne­zue­la a su reunión del 27 de abril con el pre­si­den­te Do­nald Trump– y Co­lom­bia o Pe­rú, y que el ré­gi­men de Ma­du­ro pos­tu­le a Pa­na­má y Bo­li­via o Ecua­dor.

Mi opi­nión: An­te el cre­cien­te nú­me­ro de muer­tos por la bru­tal re­pre­sión po­li­cial a los ma­ni­fes­tan­tes, el cre­cien­te ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal del ré­gi­men tras su sus­pen­sión del Mer­co­sur y el anun­cio de su sa­li­da ba­jo pre­sión de la OEA, cre­cien­tes grie­tas con el go­bierno y una si­tua­ción eco­nó­mi­ca ca­da vez más de­ses­pe­ran­te, pue­de que Ma­du­ro no ten­ga más op­ción que acep­tar un “gru­po de paí­ses ami­gos” pa­ra bus­car una ma­ne­ra de sal­var la ca­ra y sa­lir de es­ta cri­sis.

Si la opo­si­ción es ca­paz de man­te­ner su pre­sión en las ca­lles, Ma­du­ro po­dría no te­ner otra sa­li­da que acep­tar una ho­ja de ru­ta ha­cia la re­de­mo­cra­ti­za­ción de Ve­ne­zue­la, con elec­cio­nes li­bres su­per­vi­sa­das por ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les creí­bles es­te año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.