EL EJÉR­CI­TO VE­NE­ZO­LANO, DE ES­PAL­DAS AL PUE­BLO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA CLA­RA OSPINA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Las Fuer­zas Ar­ma­das ve­ne­zo­la­nas pa­re­cen es­tar de es­pal­das a su pue­blo. Pa­re­cen no oír su de­ses­pe­ro, no sen­tir su mi­se­ria ni su hambre, ¿aca­so no ven la es­ca­sez de co­mi­da, de me­di­ci­nas, de to­do lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra po­der lle­var una vi­da dig­na?

El pue­blo de­ses­pe­ra an­te una si­tua­ción in­aguan­ta­ble y ellos no se dan por en­te­ra­dos; no ven los muer­tos en las ca­lles, ni las cár­ce­les lle­nas de pre­sos po­lí­ti­cos ni tan­tos otros abu­sos co­me­ti­dos con­tra sus com­pa­trio­tas, a los que han ju­ra­do de­fen­der y hoy han aban­do­na­do.

Su de­ber de sal­va­guar­dar la de­mo­cra­cia, ha­cer cum­plir la Cons­ti­tu­ción y de­fen­der a sus gen­tes ya no lo ejer­cen. ¿Aca­so se han con­ver­ti­do en es­bi­rros al ser­vi­cio de Ni­co­lás Ma­du­ro? El pue­blo ve­ne­zo­lano se en­cuen­tra aban­do­na­do.

Hoy, Ca­ra­cas es con­si­de­ra­da la ciu­dad más in­se­gu­ra de La­ti- noa­mé­ri­ca y una de las que su­fre de ma­yor criminalidad en el mun­do. Sin em­bar­go, quie­nes son res­pon­sa­bles de la se­gu­ri­dad en sus ca­lles se de­di­can a per­se­guir le­gí­ti­mos opo­si­to­res de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro en vez de pro­te­ger a la ciu­da­da­nía con­tra los cri­mi­na­les que la ago­bian.

La ile­gi­ti­mi­dad del ré­gi­men no les im­por­ta. Las le­yes han si­do pi­so­tea­das o ig­no­ra­das y el ejér­ci­to y la po­li­cía no pa­re­cen dar­se por en­te­ra­dos. Se pien­sa que es­tán en­tre­ga­dos o com­pra­dos por dá­di­vas y di­ne­ros co­rrup­tos.

¿Es es­te si­len­cio, es­ta in­di­fe­ren­cia, es­ta ac­ti­tud ver­gon­zo­sa del ejér­ci­to y la po­li­cía ve­ne­zo­la­nos el re­sul­ta­do de la co­rrup­ción de sus ge­ne­ra­les?

El fa­mo­so Car­tel de los So­les, del que tan­to se ha ha­bla­do; ese car­tel que con­tro­la el mi­llo­na­rio trá­fi­co de dro­gas ve­ne­zo­lano ha­cia nor­tea­mé­ri­ca o con des­tino a Eu­ro­pa, pa­san­do por el Áfri­ca, pa­re­ce ha­ber per­mea­do to­dos los ni­ve­les. ¿Es­tán real­men­te com­pro­me­ti­dos to­dos los man­dos su­pe­rio­res; o es que tie­nen mie­do a opo­ner­se al ré­gi­men? ¿Es co­bar­día? No creo; no por na­da se lla­ma a los ve­ne­zo­la­nos “El bra­vo pue­blo”.

Los ve­ne­zo­la­nos se dis­tin­guen por su va­lor. Qui­zá las Fuer­zas Ar­ma­das aún no han en­con­tra­do quién los li­de­re. ¿Dón­de es­tá el va­lien­te ca­paz de en­fren­tar a Ma­du­ro y sus es­bi­rros? ¿Dón­de es­tá ese co­man­dan­te, ese te­nien­te, ese sol­da­do ca­paz de de­fen­der la de­mo­cra­cia venezolana y de­vol­ver la li­ber­tad y la tran­qui­li­dad a su pue­blo?

El mun­do ob­ser­va lo que su­ce­de en Ve­ne­zue­la. No pa­sa un día en que los me­dios mun­dia­les no re­por­ten las mul­ti­tu­des en las ca­lles exi­gien­do un re­gre­so a la de­mo­cra­cia. No pa­sa un día en que no se vean las imá­ge­nes de an­gus­tia de los ve­ne­zo­la­nos de­ses­pe­ra­dos bus­can­do co­mi­da en­tre las ba­su­ras, tra­tan­do de en­con­trar una me­di­ci­na ur­gen­te, un hos­pi­tal que los pue­da so­co­rrer. El hambre, el mie­do, la re­pre­sión, la criminalidad en Ve­ne­zue­la son no­ti­cia a dia­rio. Tam­bién lo es la in­di­fe­ren­cia y la co­rrup­ción de su ejér­ci­to y su po­li­cía.

A las Fuer­zas Ar­ma­das co­rres­pon­de apo­yar a su pue­blo. So­bre ellas re­cae­rá la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de es­te mo­men­to. Los ciu­da­da­nos es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra lo­grar un cam­bio en paz. La úl­ti­ma pa­la­bra la tie­nen el ejér­ci­to y la po­li­cía. ¿Ten­drán la gran­de­za de ha­cer­lo?

Es­to lo de­be sa­ber ca­da sol­da­do, ca­da po­li­cía. Son sus her­ma­nos los que lle­nan las ca­lles, día a día, pi­dien­do un cam­bio. Son sus li­ber­ta­des y de­re­chos los que es­tán sien­do pi­so­tea­dos por el dic­ta­dor Ma­du­ro. Es su re­vo­lu­ción la que ha si­do trai­cio­na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.