¿CA­MI­NAR EL CEN­TRO?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AN­DRÉS FE­LI­PE SERNA VÉ­LEZ Uni­ver­si­dad de An­tio­quia Fa­cul­tad de His­to­ria, 4° se­mes­tre an­dres.ser­nav@udea.edu.co

Al cen­tro se le des­po­jó de su le­ga­do his­tó­ri­co, bien por las lla­mas que mis­te­rio­sa­men­te aso­la­ron al par­que Be­rrío a co­mien­zos del si­glo XX o por el tras­la­do del nú­cleo cí­vi­co y po­lí­ti­co que cul­mi­nó con la cons­truc­ción de la Al­pu­ja­rra y Pla­za Ma­yor. El le­ga­do co­lo­nial fue tam­bién arra­sa­do por el en­san­che de las ca­lles y la ex­pan­sión ur­ba­na pre­vis­ta en el plano de Me­de­llín Fu­tu­ro, que no su­po cohe­sio­nar el pa­sa­do de la ciu­dad con las ideas pro­gre­sis­tas de rea­cios in­ge­nie­ros, mé­di­cos y ur­ba­nis­tas. In­clu­si­ve pro­yec­tos rea­li­za­dos por la So­cie­dad de Me­jo­ras Pú­bli­cas co­mo la Pla­zo­le­ta Nu­ti­ba­ra y el par­que Bo­lí­var, pa­sa­ron de re­no­var la ima­gen del co­ra­zón de Me­de­llín a per­der su en­can­to.

En cam­bio, es­tos lu­ga­res fue­ron apro­pia­dos por ac­to­res al mar­gen de la ley y aun­que los pro­ble­mas de trá­fi­co de dro­gas, pros­ti­tu­ción y cri­men or­ga­ni­za­do son co­mu­nes a to­da la ciu­dad, en el cen­tro se per­ci­ben de for­ma más di­rec­ta por las mi­les de per­so­nas que lo tran­si­tan dia­ria­men­te.

El pa­no­ra­ma al que se en­fren­tan es caó­ti­co, irri­so­rio y preo­cu­pan­te, co­mo si se tra­ta­se de un con­cier­to de Ma­lu­ma. El abun­dan­te co­mer­cio, el al­to flu­jo vehi­cu­lar, la con­ta­mi­na­ción vi­sual y au­di­ti­va, ade­más de los rit­mos de la vi­da mo­der­na, ha­cen que cual­quier re­co­rri­do sea reali- za­do de afán, co­mo si el cen­tro fue­se un lu­gar de pa­so don­de es­ca­sea la tran­qui­li­dad.

Por lo tan­to, re­vi­ta­li­zar y ha­cer del cen­tro un lu­gar co­mún pa­ra los me­de­lli­nen­ses, re­quie­re que ba­jo un POT se re­gu­le de for­ma sen­sa­ta a las reali­da­des so­cia­les, eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas de la co­mu­na 10, la for­ma de tra­ba­jar, ha­bi­tar y cir­cu­lar el cen­tro, dis­mi­nu­yen­do sus pro­ble­má­ti­cas y pro­yec­tán­do­se so­bre lo que que­re­mos ser co­mo ciu­dad a fu­tu­ro. En am­bos ca­sos, el pea­tón de­be ser prio­ri­ta­rio, apos­tan­do por pro­pues­tas cul­tu­ra­les, áreas ver­des y la co­ne­xión de los si­tios pú­bli­cos, por­que ca­da par­que, ca­fé, res­tau­ran­te o ace­ra, to­ma vi­da con quie­nes los re­co­rren.

Ca­mi­nar el cen­tro im­pli­ca ha­cer más de­mo­crá­ti­co nues­tro en­torno urbano, en el sen­ti­do que el so­ció­lo­go

Hen­ri Lefb­vre de­no­mi­nó el de­re­cho a la ciu­dad. Es el mo­men­to de vol­ver a ex­plo­rar, sen­tir y vi­vir un te­rri­to­rio lleno de opor­tu­ni­da­des, mil his­to­rias por con­tar y de per­so­nas que se nie­gan a huir a los efec­tos no­ci­vos de la mo­der­ni­dad y la ur­ba­ni­za­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.