¿QUÉ HAY EN UN NOM­BRE?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRIS­TI­NA RES­TRE­PO J. re­dac­ción@el­co­lom­biano.com.co

“¿Qué hay en un nom­bre? Eso que lla­ma­mos ro­sa, con cual­quier otro nom­bre per­fu­ma­ría igual de dul­ce­men­te” (Ju­lie­ta, en el jar­dín de los Ca­pu­le­to). ‘Romeo y Ju­lie­ta’, de Wi­lliam Sha­kes­pea­re.

Cuán­tas vi­das cru­zan nues­tro ca­mino sin que las no­te­mos, nom­bres aje­nos a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les. Per­mí­tan­me evo­car una de esas his­to­rias, la de una so­bre­vi­vien­te.

Su nom­bre, Mart­ha Elena, pro­vie­ne del arameo Mar­ta (quie­re de­cir “da­ma”) y del grie­go He­la­na (“an­tor­cha”). ‘Da­ma An­tor­cha’. Mart­ha Elena Ja­ra­mi­llo Pa­nes­so (24/08/1949 – 30/04/2017), la me­nor de seis her­ma­nos, es­tu­dió De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia.

Fue ma­gis­tra­da del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Me­de­llín en los años ochen­ta, cuan­do las he­roi­cas ac­cio­nes ju­di­cia­les con­tra la ma­fia so­lían en­ca­be­zar los ti­tu­la­res, se­gui­das de in­vi­ta­cio­nes a las exe­quias de pres­ti­gio­sos abo­ga­dos. A Mart­ha Elena nun­ca le gus­ta­ron los es­col­tas; no obs­tan­te, es­tu­vo en la mi­ra de los si­ca­rios más te­mi­dos, esos que hoy son re­co­no­ci­dos you­tu­bers, “ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos”.

Pe­ro aque­lla dé­ca­da no fue tan os­cu­ra. En­ton­ces na­ció su úni­ca hi­ja, Ma­nue­la, to­da la fi­de­li­dad y la desobe­dien­cia del ADN en un so­lo cuer­po.

Con su ar­gu­men­ta­ción in­te­li­gen­te, voz sua­ve y pa­la­bra pre­ci­sa, Mart­ha Elena lo­gra­ba apla­car el tem­pe­ra­men­to de los vie­ji­tos cas­ca­rra­bias de la ra­ma ju­di­cial.

En el año 2007, hi­zo par­te de la lis­ta pro­pues­ta por el Con­se­jo Su­pe­rior de la Ju­di­ca­tu­ra pa­ra elegir los ma­gis­tra­dos de la Sa­la Pe­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

Gra­cias a sus anéc­do­tas de ju­ven­tud, su­pe que las jó­ve­nes bien edu­ca­das tam­bién se atre­vían a vo­lar­se por la ven­ta­na de la ca­sa. Ja­más la oí ha­blar de fe­mi­nis­mo, so­lo fue li­bre, ob­ser­va­do­ra de la vi­da de mu­je­res trans­gre­so­ras, rea­les y fic­ti­cias, co­mo Vir­gi­nia Woolf o la Li­gia Cruz, de

To­más Ca­rras­qui­lla. Su mo­no­gra­fía “La car­na­va­li­za­ción en Li­gia Cruz” ex­plo­ró al per­so­na­je, en el pro­gra­ma de Her­me­néu­ti­ca li­te­ra­ria de Ea­fit.

Mart­ha Elena, in­se­pa­ra­ble de su her­ma­na Ali­cia, fue la “ña­ña” de su tío An­to­nio Pa­nes­so Ro­ble

do. “Di­cen que te has ido, pe­ro des­co­noz­co el ma­pa del ca­mino que lle­va a que siem­pre es­tés en­tre no­so­tros co­mo al­go que flu­ye en el ai­re”, es­cri­bió an­tes de sem­brar las ce­ni­zas de ‘ Pan- gloss’ ba­jo un caun­ce. Ha­ce años, Ale­jan­dro Ga­vi­ria me co­men­ta­ba en una en­tre­vis­ta que, tal vez, lo más tris­te de la muer­te es lo que se pier­de con ca­da in­di­vi­duo, el cú­mu­lo de co­no­ci­mien­tos, sen­si­bi­li­dad, pen­sa­mien­tos… No en vano, Jaime Ja­ra­mi­llo

Pa­nes­so, her­mano ma­yor de Mart­ha Elena, la de­fi­ne co­mo el “bu­que in­sig­nia” de la fa­mi­lia.

Cual des­plan­te de “La ni­ña sin mie­do” fren­te al “To­ro” de Wall Street, desafió a la muer­te en ca­da aso­mo, sin re­pa­rar en vio­len­cia o en­fer­me­dad. No vol­ve­ré a oír su ha­bi­tual “Qui’hay, Ani”, ni ve­ré sus ma­nos, co­mo tra­zos de Mo­di­glia­ni, so­bre el re­ga­zo o el hom­bro de su es­po­so, Ig­na­cio Ce­ba­llos. En sus co­lum­nas de El Es­pec

ta­dor, mi tío abue­lo An­to­nio so­lía pre­gun­tar co­mo Ju­lie­ta: “¿Qué hay en un nom­bre?”…

En­tre so­na­tas de Schu­bert y sui­tes de Bach, la “Da­ma An­tor­cha” se ex­tin­guió len­ta­men­te. Su ca­lor per­ma­ne­ce ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.