EDITORIAL

Por un la­do Ma­du­ro di­ce que con­vo­ca­rá a un diá­lo­go na­cio­nal pa­ra lo­grar la paz, pe­ro por otro fir­ma los de­cre­tos don­de di­ce que la cons­ti­tu­yen­te es pa­ra ra­ti­fi­car el “so­cia­lis­mo del si­glo XXI”.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PA­RÍS

“Por un la­do Ma­du­ro di­ce que con­vo­ca­rá a un diá­lo­go na­cio­nal pa­ra lo­grar la paz, pe­ro por otro fir­ma los de­cre­tos don­de di­ce que la cons­ti­tu­yen­te es pa­ra ra­ti­fi­car el “so­cia­lis­mo del si­glo XXI”.

To­do un ca­rru­sel re­tó­ri­co e ideo­ló­gi­co, que tie­ne en una confusión aun ma­yor a to­do el pue­blo ve­ne­zo­lano, gi­ra en torno a los dis­cur­sos que el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro es­tá lan­zan­do des­de el pri­me­ro de mayo, cuan­do anun­ció la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te.

En cues­tión de horas el go­ber­nan­te bo­li­va­riano pa­sa de ha­cer in­vo­ca­cio­nes a un ur­gen­te diá­lo­go na­cio­nal y a una bús­que­da de la paz po­lí­ti­ca, pa­ra en otras vo­ci­fe­rar con­tra la “de­re­cha te­rro­ris­ta” y una opo­si­ción a la que ta­cha de “cri­mi­nal”.

Hay que par­tir de un he­cho ve­ri­fi­ca­ble y es que en Ve­ne­zue­la el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca tie­ne las atri­bu­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra con­vo­car a una asam­blea cons­ti­tu­yen­te. Así lo dis­po­ne la Cons­ti­tu­ción cha­vis­ta de 1999.

Lo que han im­pug­na­do prác­ti­ca­men­te to­dos los de­mó­cra­tas de Amé­ri­ca La­ti­na es el ob­je­ti­vo real de di­cha con­vo­ca­to­ria y su for­ma de in­te­grar­la, pues el mis­mo Ma­du­ro di­jo que la fi­na­li­dad es re­afir­mar las po­lí­ti­cas tra­za­das por Hu­go Chá­vez.

Fue pre­ci­sa­men­te Chá­vez quien una y otra vez con­vo­có elec­cio­nes y re­fe­ren­dos pa­ra le­gi­ti­mar sus po­lí­ti­cas. Mien­tras as­fi­xia­ba las li­ber­ta­des pú­bli­cas y hun­día la eco­no­mía de mercado, es­gri­mía como ar­gu­men­to pa­ra pre­sen­tar­se como de­mó­cra­ta los lla­ma­dos a las ur­nas que efec­tua­ba ca­si ca­da año.

Pe­ro si aho­ra Ma­du­ro di­ce que de­ja el po­der de­ci­so­rio so­bre el fu­tu­ro de su país en ma­nos del pue­blo, como cons­ti­tu­yen­te pri­ma­rio, ¿cuál es la ob­je­ción de fon­do, si eso, con­vo­car a las ur­nas, era lo que re­cla­ma­ba la opo­si­ción?

Pues que se tra­ta de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te que fun­cio­na­rá ba­jo el con­trol de un úni­co sec­tor, el adep­to al cha­vis­mo. Y es­to no es una elu­cu­bra­ción, sino que se con­clu­ye de las mis­mas pa­la­bras de Ma­du­ro y, so­bre to­do, de los de­cre­tos en­tre­ga­dos ayer al Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral de Ve­ne­zue­la.

Di­ce uno de los de­cre­tos que “con la ben­di­ción de Dios” se con­vo­ca a la cons­ti­tu­yen­te pa­ra que el pue­blo “ex­pre­se su fé­rrea vo­lun­tad y má­xi­ma ga­ran­tía de de­fen­sa de los sa­gra­dos de­re­chos y lo­gros so­cia­les con­quis­ta­dos”. Y más ade­lan­te ra­ti­fi­ca que el pro­pó­si­to es “pre­ser­var y am­pliar el le­ga­do del Co­man­dan­te Hu­go Chá­vez”. No ha­brá, pues, po­si- bi­li­dad de ma­ni­fes­ta­ción dis­tin­ta, por ejem­plo pa­ra quie­nes pro­pug­nan le­gí­ti­ma­men­te por cam­biar el ac­tual mo­de­lo, des­pó­ti­co y rui­no­so.

Por otro la­do, la in­te­gra­ción de esa asam­blea cons­ti­tu­yen­te se ha­rá por ám­bi­tos sec­to­ria­les y te­rri­to­ria­les, ¿Quién de­fi­ne di­chos ám­bi­tos? Una co­mi­sión de 14 miem­bros, to­dos de la no­men­cla­tu­ra cha­vis­ta (in­clui­dos un her­mano de Hu­go Chá­vez y la es­po­sa del pro­pio Ma­du­ro). Ese po­der de­ci­so­rio im­pli­ca que los sec­to­res que com­pon­drán la asam­blea se­rán so­lo los que esa co­mi­sión de­fi­na y con­va­li­de. ¿Se­rá que van a de­jar es­pa­cio allí pa­ra la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca, pa­ra mo­de­los ideo­ló­gi­cos dis­tin­tos a los del apa­ra­to hoy go­ber­nan­te? La res­pues­ta la trae el mis­mo de­cre­to que nom­bra la co­mi­sión cons­ti­tu­yen­te: es­ta fun­cio­na­rá “pa­ra se­guir fo­men­tan­do las ba­ses del So­cia­lis­mo Bo­li­va­riano del Si­glo XXI”.

Na­da bueno ven­drá pa­ra la po­si­bi­li­dad de vol­ver a ins­tau­rar una de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la. Un lla­ma­mien­to a las ur­nas pa­ra una cons­ti­tu­yen­te pier­de to­do su sen­ti­do de­mo­crá­ti­co cuan­do las con­di­cio­nes son fi­ja­das pa­ra im­po­ner un so­lo mo­de­lo don­de ca­da vez ca­ben me­nos ve­ne­zo­la­nos

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.