TE­MAS DE CIUDAD (2)

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN GÓ­MEZ MAR­TÍ­NEZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Otra vez de­jo des­can­sar a Juan­pa (como le gus­ta que le di­ga­mos) y a sus áu­li­cos. Voy a ha­blar de la ciudad que ama­mos y que tie­ne pro­ble­mas que vie­nen de atrás pe­ro que hay que aten­der.

Em­pe­ce­mos por el ser­vi­cio de bu­ses pa­ra el trans­por­te pú­bli­co: no tie­nen nin­gún con­trol, pa­ran en cual­quier parte a de­jar y a re­ci­bir pa­sa­je­ros. Si hay si­tios se­ña­la­dos pa­ra que los usua­rios es­pe­ren el bus y pa­ra que se ba­jen de los mis­mos, no se pue­de per­mi­tir que lo ha­gan en cual­quier parte, de­be ha­ber pre­sen­cia de la au­to­ri­dad y san­cio­nar a quie­nes no cum­plan con las nor­mas.

Los con­duc­to­res de bu­ses han es­ta­ble­ci­do si­tios de aco­pio don­de per­ma­ne­cen es­tos vehícu­los es­tor­ban­do el li­bre trán­si­to. Es un tiem­po que per­ma­ne­cen los cos­to­sos equi­pos sin uso, se­ría más ren­ta­ble tra­ba­jar con me­nos equi­pos y ma­yor uti­li­za­ción.

Es­pe­rar el arrie­ro, como se di­ce po­pu­lar­men­te, es una prác­ti­ca ri­dí­cu­la. El bus que re­co­ge un pa­sa­je­ro que es­tá es­pe­ran­do, es de­jar de re­co­ger el pa­sa­je­ro en el pa­ra­de­ro si­guien­te. Lo re­co­gió el que es­pe­ró en el otro.

Como es­tá es­ta­ble­ci­do, los bu­ses nun­ca de­ben ocu­par el ter­cer ca­rril, es­to se or­ga­ni­za con la pre­sen­cia de la au­to­ri­dad de trán­si­to.

Las ca­lles de do­ble vía se ta­po­nan por­que los vehícu­los es­ta­cio­nan a am­bos la­dos de las mis­mas. La so­lu­ción es o po­ner­las en un so­lo sen­ti­do o se­ña­lar el la­do don­de se per­mi­te es­ta­cio­nar.

Otro pun­to. Pa­ra evi­tar los afi­ches y pu­bli­ci­dad en to­das par­tes, afean­do la ciudad, se de­be apli­car la nor­ma que es­ta­ble­ce co­brar la pu­bli­ci­dad en lu­ga­res pú­bli­cos. El bol­si­llo due­le y evi­ta en­su­ciar la ciudad.

Hay gra­fi­tis que son obras de ar­te, se de­ben pin­tar en si­tios don­de no afec­ten a na­die y se de­ben res­pe­tar. Pe­ro hay gra­fi­tis que no di­cen na­da dis­tin­to a en­su­ciar los mu­ros, las puer­tas de las re­si­den­cias y ne­go­cios, es­tos se de­ben evi­tar. Cuan­do es­tos apa­re­cen se man­da una cua­dri­lla de Obras Pú­bli­cas con pin­tu­ra co­lor ce­men­to o la apro­pia­da pa­ra bo­rrar­los. Esos gra­fi­tis afean la ciudad que pa­re­ce des­cui­da­da.

Quie­ro fe­li­ci­tar de nue­vo al al­cal­de Fe­de­ri­co por el pro­gra­ma de re­cu­pe­ra­ción del cen­tro y por el pro­gra­ma de ar­bo­ri­za­ción. Esa es otra ma­ne­ra de or- ga­ni­zar y ha­cer que la gen­te cui­de más la ciudad de to­dos.

Otro te­ma: me due­le la muer­te del ge­ne­ral Ha­rold Be

do­ya Pi­za­rro como le de­be do­ler al país. Fue un ge­ne­ral que prestó gran­des ser­vi­cios a la Pa­tria en los mo­men­tos más di­fí­ci­les. Dis­ci­pli­na­do has­ta el pun­to de obe­de­cer y cum­plir ór­de­nes del go­bierno cen­tral que iban en con­tra de sus prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos; el ju­ra­men­to le obli­ga­ba la obe­dien­cia. Por eso ad­mi­ro y quie­ro a nues­tros sol­da­dos y po­li­cías, por la dis­ci­pli­na que a ve­ces lle­ga has­ta gol­pear su con­cien­cia. Dis­ci­pli­na y obe­dien­cia que apro­ve­cha el go­bierno cen­tra­lis­ta y co­rrup­to pa­ra car­gar­le el pe­so de sus pro­pios erro­res a es­tos ab­ne­ga­dos ser­vi­do­res de la Pa­tria. Mu­chos han pa­ga­do con cár­cel su dis­ci­pli­na y su amor a Co­lom­bia. Que el es­pí­ri­tu de Ha­rold Be­do

ya nos ilu­mi­ne y orien­te a quie­nes de­ben sal­var a la Pa­tria

Dos te­mas de ciudad que preo­cu­pan: el po­co con­trol de los bu­ses y los gra­fi­tis y afi­ches que en­su­cian y afean las ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.