LI­BROS DE FERIA 2

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DIE­GO ARISTIZÁBAL des­deel­cuar­to@gmail.com

La se­ma­na pa­sa­da se me que­da­ron al­gu­nos li­bros pen­dien­tes. En reali­dad, siem­pre me que­da­rán li­bros pen­dien­tes, pe­ro como la Feria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá va has­ta el pró­xi­mo lu­nes 8 de mayo, me to­mo el atre­vi­mien­to de co­men­tar bre­ve­men­te unos cuan­tos li­bros más.

Crí­ti­ca li­te­ra­ria, de Her­nan­do Té­llez: Her­nan­do Té­llez (1908-1966), lo he ma­ni­fes­ta­do en co­lum­nas an­te­rio­res, es uno de los gran­des crí­ti­cos li­te­ra­rios de nues­tro país, tan gran­de como el mis­mí­si­mo Bal­do­me­ro

Sa­nín Cano. Por eso me ale­gré enor­me­men­te cuan­do su­pe que el Ins­ti­tu­to Ca­ro y Cuer­vo re­edi­tó es­te año la crí­ti­ca li­te­ra­ria de Té­llez. Tres to­mos muy bien cui­da­dos que cuen­tan con la in­tro­duc­ción, edi­ción y no­tas del pro­fe­sor Car­los Rincón. Si los colombianos le­yé­ra­mos más a es­te gran crí­ti­co li­te­ra­rio mo­derno, nos da­ría­mos cuen­ta de que la li­te­ra­tu­ra es sen­ci­lla­men­te la vi­da, y que la crí­ti­ca li­te­ra­ria es­tá he­cha de jui­cio, de ri­gor, pe­ro, so­bre to­do, de amor por los li­bros.

De­mo­cra­cia y trans­for­ma­ción so­cial, de Boa­ven­tu­ra de

Sou­sa San­tos: Pien­so que es­te fue uno de los gran­des invitados a la FIL­Bo. El so­ció­lo­go portugués de­jó cla­ro que el pa­pel de la so­cio­lo­gía en nues­tros tiem­pos es fun­da­men­tal. En sus dos char­las lle­nó los au­di­to­rios, en­tre ellos el más gran­de de Cor­fe­rias. La gen­te lo es­cu­chó en si­len­cio, no era pa­ra me­nos, el li­bro que pre­sen­tó: “De­mo­cra­cia y trans­for­ma­ción so­cial”, in­vi­ta a una re­fle­xión so­bre la im­por­tan­cia de la paz con jus­ti­cia, la paz de­mo­crá­ti­ca y no la paz neo­li­be­ral, como con­di­ción de una de­mo­cra­cia de al­ta in­ten­si­dad. El pro­fe­sor ha es­tu­dia­do des­de ha­ce trein­ta años a Co­lom­bia y se le no­ta el ca­ri­ño que sien­te por es­te país. Sus pa­la­bras son ne­ce­sa­rias en es­te ca­mino que em­pren­di­mos los colombianos, en es­ta cons­truc­ción de la paz. Bie­na­ven­tu­ra­da ve­jez, de Ro

bert Re­de­ker: El es­cri­tor fran­cés de­vuel­ve la ve­jez a su lu­gar y des­ta­ca ese mo­men­to de la vi­da que en es­tos tiem­pos sus­ci­ta tan­to te­mor y re­pre­sión. En es­tas con­di­cio­nes, ¿cuál pue­de ser el por­ve­nir de la ve­jez? ¿Se­rá que pa­ra man­te­ner­se vi­vo se de­be imi­tar es­te “jo­ve­nis­mo” rei­nan­te en su apa­rien­cia fí­si­ca, su for­ma de ves­tir o sus al­ter­na­ti­vas de vi­da? Hay que sa­ber acep­tar la ve­jez pa­ra asu­mir­la y vivirla, responde el fi­ló­so­fo en es­te li­bro po­de­ro­so y pro­fé­ti­co. El mis­mo Re­de­ker ma­ni­fes­tó que vi­vi­mos en un mun­do don­de, afor­tu­na­da­men­te, la esperanza de vi­da au­men­ta; tal vez por eso te­ne­mos dos gran­des in­te­rro­gan­tes: el lu­gar que ocupan los an­cia­nos en las so­cie­da­des mo­der­nas y las cues­tio­nes me­ta­fí­si­cas so­bre la en­fer­me­dad, la cre­ma­ción, los ce­men­te­rios, el cuer­po. No es ex­tra­ño que al leer­lo sin­ta­mos que la úni­ca for­ma de sal­var la hu­ma­ni­dad es sal­van­do la ve­jez. Las vi­sio­nes fan­tás­ti­cas, de

Ma­ría Jo­sé Fe­rra­da: La chi­le­na lle­gó a la FIL­Bo con es­te li­bro pre­cio­so, un li­bro que es un puen­te en­tre la vi­gi­lia y el sue­ño, en­tre la reali­dad y la fan­ta­sía. Las es­ce­nas ocu­rren en un jardín vi­si­ble a tra­vés de la ven­ta­na o exis­ten­te so­lo en los sue­ños. Quien guía la aven­tu­ra es la ma­dre, que pre­sen­ta los per­so­na­jes que ha­bi­tan ese mun­do: ni­ños que se con­vier­ten en pe­ces y des­apa­re­cen en el fon­do de los ríos, ni­ñas-flo­res que ca­bal­gan sal­ta­mon­tes so­bre las cres­tas de las ho­jas. Al fi­nal del día son his­to­rias que se con­vier­ten en abra­zos, en com­pa­ñía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.