Li­te­ra­tu­ra ne­gra pa­ra ver la vi­da

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA

El me­xi­cano Emi­li­ano Monge cuen­ta his­to­rias en las que per­si­gue la ve­ro­si­mi­li­tud, no la ver­dad. Es­tá en la Feria del Li­bro de Bo­go­tá.

En el pe­rio­dis­mo, es­pe­cial­men­te en el ju­di­cial y el de de­re­chos hu­ma­nos, se ha­bla mu­cho de la ne­ce­si­dad de po­ner­nos en el lu­gar de la víc­ti­ma. La li­te­ra­tu­ra per­mi­te po­ner­nos en el pa­pel de la víc­ti­ma, cla­ro, pe­ro tam­bién en el del vic­ti­ma­rio.

Es­ta es una de las ven­ta­jas que en­cuen­tra Emi­li­ano Monge, es­cri­tor me­xi­cano de no­ve­la ne­gra, ga­na­dor del pre­mio Ele­na Po­nia­tows­ka 2016, en la na­rra­ti­va de fic­ción, a la que se de­di­ca.

Na­ci­do en 1978, di­ce que, como en Co­lom­bia, el nar­co­trá­fi­co en su país no es la cau­sa de las vio­len­cias, sino que es una de las ca­ras de la vio­len­cia de es­tas épo­cas.

“Pri­me­ro fue­ron la Con­quis­ta y la Co­lo­nia es­pa­ño­las; lue­go, la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na; más tar­de, la Gue­rra de los Cris­te­ros; en se­gui­da, las vio­len­cias obre­ra y la ur­ba­na; tiem­po des­pués, la de gue­rri­llas y la de es­tu­dian­tes... Aho­ra es la del nar­co­trá­fi­co. Aun­que hay otras for­mas de vio­len­cia más du­ras que es­ta, como el fe­mi­ni­ci­dio”.

La li­te­ra­tu­ra, ex­pli­ca Emi­li­ano, al igual que otras for­mas ar­tís­ti­cas como la pin­tu­ra, le per­mi­te al lec­tor cam­biar­se de lu­gar, sa­lir­se de sus pre­jui­cios y po­ner­se en el si­tio de al­guien más.

A la Feria del Li­bro de Bo­go­tá vino a ha­blar de sus dos no­ve­las más re­cien­tes: Las tie­rras arra­sa­das y La su­per­fi­cie más hon­da.

Pa­ra la pri­me­ra de es­tas obras reali­zó una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca, con tra­ba­jo de cam­po, en­tre­vis­tas y re­co­lec­ción de tes­ti­mo­nios. Sin em­bar­go, a la ho­ra de pre­sen­tar el re­sul­ta­do, pre­fi­rió la fic­ción a la no fic­ción pe­rio­dís­ti­ca, por­que mien­tras el pe­rio­dis­mo per­si­gue la

ver­dad, la fic­ción va de­trás de la ve­ro­si­mi­li­tud y “es­ta da más mar­gen de ma­nio­bra”.

Víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio

Cree que la li­te­ra­tu­ra ne­gra no ha­ce apo­lo­gía del de­li­to. Por una parte, la li­te­ra­tu­ra en ge­ne­ral “no se ha he­cho nun­ca pa­ra com­pla­cer al lec­tor, ni pa­ra aca­ri­ciar­lo, sino pa­ra po­ner­le re­tos y mos­trar­le nue­vas for­mas de ver la vi­da. La apo­lo­gía en­cum­bra o enal­te­ce el ac­to cri­mi­nal. La li­te­ra­tu­ra que me in­tere­sa no se ocu­pa tan­to del ba­la­zo, ni del que da el ba­la­zo, sino de lo que su­ce­de en torno al dis­pa­ro, lo que lo mo­ti­vó y las con­se­cuen­cias que ge­ne­ra”.

El na­rra­dor no efec­túa jui­cios mo­ra­les. Ve a los per­so­na­jes como se­res hu­ma­nos en bus­ca de otros. En­tien­de que ca­da uno, por mo­vi­mien­tos da­dos en la lu­cha por la su­per­vi­ven­cia, desem­bo­ca en una ori­lla opues­ta a la del otro.

Po­li­tó­lo­go de for­ma­ción o, como él di­ce, de “de­for­ma­ción”, es­te co­no­ci­mien­to le ha ser­vi­do pa­ra ilu­mi­nar sus tex­tos. Es­pe­cial­men­te a la ho­ra de pen­sar los te­mas, de pla­near el tra­ta­mien­to y de va­lo­rar los asun­tos que le in­tere­sa­rán tra­tar en la es­cri­tu­ra. Por ejem­plo, las mi­gra­cio­nes le han in­quie­ta­do des­de ha­ce tiem­pos.

La po­li­to­lo­gía no apa­re­ce tan­to en el mo­men­to de na- rrar. “En­tre el te­ma y yo pon­go la voz de un na­rra­dor que no siem­pre tie­ne las mis­mas ideas mías, y en ese ins­tan­te no me in­tere­sa tan­to abor­dar las co­sas como un experto”.

So­bre su li­bro de cuen­tos La su­per­fi­cie más hon­da, pu­bli­ca­do ha­ce dos me­ses, el maes­tro me­xi­cano de li­te­ra­tu­ra ne­gra Él­mer Men­do­za co­men­tó en El Uni­ver­sal que Emi­li­ano “es un na­rra­dor fino y un apos­ta­dor na­to. Le gus­ta el ries­go es­ti­lís­ti­co y mis­te- rio­so, y su li­te­ra­tu­ra es­tá pla­ga­da de es­te se­llo: es­pí­ri­tu de bús­que­da, aus­cul­ta­ción pro­fun­da y des­pia­da­da del ser hu­mano y sus eter­nas de­bi­li­da­des: la an­gus­tia, el desamor, el abu­so de po­der, la mi­se­ria, el con­trol ex­haus­ti­vo de los otros, el con­tex­to enemi­go, ade­más de un ma­ne­jo par­ti­cu­lar pa­ra dar voz a los per­so­na­jes que vin­cu­la (...). En es­tos cuen­tos la co­ti­dia­ni­dad es la vic­ti­ma­ria prin­ci­pal”.

Emi­li­ano Monge cree que los se­res hu­ma­nos, los de la vi­da có­mo­da, se iden­ti­fi­can más fá­cil con otros que vi­ven en ciu­da­des como To­kio o Mos­cú, que con los campesinos que ha­bi­tan a 60 ki­ló­me­tros de ellos y que son quie­nes so­por­tan mu­chas for­mas de vio­len­cia

Emi­li­ano Monge di­ce que su país, México, vi­ve una gue­rra del nar­co­trá­fi­co pa­re­ci­da a la de Co­lom­bia en los 90.

FO­TO CORTESÍA FIL­BO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.