UN AN­TÍ­DO­TO AL PO­PU­LIS­MO DE EU­RO­PA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CHAR­LOT­TE MCDO­NALD GIB­SON re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Os­cu­ras nu­bes han cir­cu­la­do por en­ci­ma de eu­ro­peos, quie­nes creen en un con­ti­nen­te in­te­gra­do, to­le­ran­te y abier­to. Pri­me­ro vino el vo­to bri­tá­ni­co pa­ra aban­do­nar a la Unión Eu­ro­pea en ju­nio, se­gui­do de la elec­ción de Do­nald Trump. Los na­cio­na­lis­tas y po­pu­lis­tas de la de­re­cha pa­re­cen es­tar a la mar­cha. Y los eu­ro­peís­tas mi­ran ner­vio­sa­men­te ha­cia ade­lan­te a una se­rie de elec­cio­nes en el 2017, cual- quie­ra de las cua­les po­dría mar­car el mo­men­to en que el pro­yec­to eu­ro­peo co­men­zó a des­ba­ra­tar­se por com­ple­to.

La pri­me­ra ron­da de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Fran­cia, el 23 de abril, pu­so al can­di­da­to in­de­pen­dien­te y fer­vo­ro­so apo­yan­te de la Unión Eu­ro­pea,

Em­ma­nuel Ma­cron, por de­lan­te de Ma­ri­ne Le Pen del frente na­cio­nal de la ex­tre­ma de­re­cha. Las en­cues­tas aho­ra fa­vo­re­cen a Ma­cron pa­ra de­rro­tar a Le Pen en la se­gun­da ron­da el do­min­go. Esas elec­cio­nes le si­guie­ron a la de los Paí­ses Ba­jos en mar­zo, en las que el abier­ta­men­te is­la­mo­fó­bi­co y fer­vien­te­men­te eu­ro­es­cép­ti­co can­di­da­to, Gerry Wil­ders, se desem­pe­ñó peor de lo es­pe­ra­do. Y en Aus­tria en di­ciem­bre, Nor

bert Ho­fer, de la ex­tre­ma de­re­cha, es­tre­cha­men­te per­dió las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con

Ale­xan­der van der Be­llen, un ex lí­der del Par­ti­do Ver­de.

Te­nien­do en cuen­ta es­to, mu­chos aho­ra di­cen que el po­pu­lis­mo de la de­re­cha ha lle­ga­do a su ci­ma, y que la Unión Eu­ro­pea ha re­tro­ce­di­do del bor­de del abis­mo de la au­to­des­truc­ción.

Al­go no lle­ga a la ci­ma has­ta que ha em­pe­za­do a de­caer- y has­ta la fe­cha la ex­tre­ma de­re­cha so­lo ha es­ta­do en as­cen­so. El Frente Na­cio­nal de Le Pen su­mó unos 1,2 mi­llo­nes de vo­tos a sus re­sul­ta­dos de pri­me­ra ron­da en el 2012. El Par­ti­do de la Li­ber­tad de Wil­ders aho­ra tie­ne 20 cu­ru­les en el par­la­men­to ho­lan­dés, una ga­nan­cia de cin­co des­de el 2012. El can­di­da­to an­te­rior del par­ti­do de Ho­fer re­ci­bió un 15 por cien­to en la úl­ti­ma en­cues­ta pre­si­den­cial en el 2010, mien­tras que Ho­fer es­tu­vo por en­ci­ma en la pri­me­ra ron­da y con­si­guió 46 por cien­to en la ron­da fi­nal.

Y la in­fluen­cia de la ex­tre­ma de­re­cha no se sien­te so­lo en los pues­tos de vo­ta­ción. El len­gua­je des­pec­ti­vo, una vez im­pen­sa­ble en una unión mol­dea­da por sus ex­pe­rien­cias du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, es aho­ra al­go co­mún. El se­gun­do par­ti­do más gran­de de los Paí­ses Ba­jos es­tá di­ri­gi­do por un hom­bre que ha lla­ma­do a la gen­te de ori­gen ma­rro­quí “pa­rá­si­tos”. Los ata­ques vio­len­tos por par­te de ex­tre­mis­tas de la de­re­cha es­tán en au­men­to. Ale­ma­nia re­por­tó ca­si 10 crí­me­nes de odio por día con­tra los mi­gran­tes y los re­fu­gia­dos en 2016.

Pe­ro hay tam­bién mu­cho que ce­le­brar pa­ra quie­nes creen que Eu­ro­pa se­rá más se­gu­ra y más prós­pe­ra si los paí­ses tra­ba­jan jun­tos y man­tie­nen sus puer­tas abier­tas al mun­do. Y hay lec­cio­nes que apren­der. Los ga­na­do­res más gran­des han si­do aque­llos lí­de­res que acep­ta­ron los va­lo­res li­be­ra­les, proU­nión Eu­ro­pea con la mis­ma pa­sión y emo­ción que los po­pu­lis­tas.

En los Paí­ses Ba­jos el Par­ti­do Ver­de de la Iz­quier­da, li­de­ra­do por el ca­ris­má­ti­co Jes­se Kla­ver, abier­ta­men­te acep­tó la tra­di­ción ho­lan­de­sa de la to­le­ran­cia y la di­ver­si­dad con el mis­mo fer­vor que Wil­ders apli­có a su odio por los mu­sul­ma­nes. Con­se­cuen­te­men­te, el par­ti­do su­bió de cua­tro cu­ru­les a 14. El par­ti­do del ac­tual pri­mer mi­nis­tro, Mark Rut

te, por otro la­do, per­dió ocho cu­ru­les des­pués de que hi­zo in­ten­tos de úl­ti­ma ho­ra pa­ra atraer a los vo­tan­tes de Wil­ders con una car­ta abier­ta di­cien­do que los in­mi­gran­tes que no se in­te­gran de­be­rían ir­se del país.

En Fran­cia, Ma­cron igua­ló el es­tri­den­te Eu­roes­cep­ti­cis­mo y len­gua­je an­ti­rre­fu­gia­dos de Le Pen con una pa­sión sin ver­güen­za por la uni­dad con­ti­nen­tal y el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. Elo­gió a la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel.

La pró­xi­ma elec­ción cru­cial se­rá en Ale­ma­nia en sep­tiem­bre. Se pro­nos­ti­ca que el par­ti­do Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia de la ex­tre­ma de­re­cha con­se­gui­rá sus pri­me­ros pues­tos en el par­la­men­to, mon­ta­dos en una ola de hos­ti­li­dad ha­cia in­mi­gran­tes. Mer­kel ha res­pon­di­do de­bi­li­tan­do al­gu­nas de sus políticas de puer­tas abier­tas, y ha apo­ya­do una prohi­bi­ción par­cial del ve­lo fa­cial. La bue­na no­ti­cia es que el con­trin­can­te más gran­de de Mer­kel no es de la de­re­cha sino un de­mó­cra­ta so­cial: Mar­tin

Schulz, un ex pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo que es aún más proU­nión Eu­ro­pea y pro­rre­fu­gia­dos que ella.

To­das es­tas elec­cio­nes no se pue­den ver úni­ca­men­te a tra­vés de la len­te de apo­yo a la Unión Eu­ro­pea o la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción. Pe­ro hay un men­sa­je ge­ne­ral: us­ted ga­na igua­lan­do las emo­cio­nes de los na­cio­na­lis­tas, no con­sin­tién­do­las

Os­cu­ras nu­bes han cir­cu­la­do por en­ci­ma de eu­ro­peos, quie­nes creen en un con­ti­nen­te in­te­gra­do, to­le­ran­te y abier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.