JUSTICIA Y DEMOCRACIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por LUIS FER­NAN­DO ÁL­VA­REZ J. lfal­va­rezj@gmail.com

Los jue­ces, ade­más de cumplir su tra­di­cio­nal fun­ción en la so­lu­ción de con­flic­tos en­tre in­di­vi­duos, se tor­nan en fac­to­res de­fi­ni­ti­vos en la de­fen­sa de los de­re­chos fun­da­men­ta­les, so­cia­les y co­lec­ti­vos.

Cuan­do el apa­ra­to ju­di­cial de­ja de ser in­de­pen­dien­te y au­tó­no­mo, la democracia co­rre el ries­go de de­bi­li­tar­se o des­plo­mar­se.

La democracia li­be­ral se cons­tru­yó a par­tir del mo­de­lo po­lí­ti­co de la di­vi­sión del po­der, a tal punto que la es­cue­la del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo clá­si­co con­si­de­ró que el tex­to po­lí­ti­co que no con­sa­gra­ra las tres ra­mas del po­der y los fac­to­res de con­trol y equi­li­brio en­tre ellas, no po­día ser con­si­de­ra­do una ver­da­de­ra cons­ti­tu­ción.

Es­te es­que­ma, de na­tu­ra­le­za es­truc­tu­ral, fue com­ple­men­ta­do con un sis­te­ma fun­cio­nal re­ci­bi­do de la cien­cia po­lí­ti­ca, que con­ci­be el Es­ta­do a par­tir de sus prin­ci­pa­les fun­cio­nes, en lu­gar de ha­cer­lo a tra­vés de sus es­truc­tu­ras bá­si­cas.

En el mo­de­lo fun­cio­nal, las ra­mas del po­der pú­bli­co se com­ple­men­tan con otros ór­ga­nos en­car­ga­dos de ejer­cer, de ma­ne­ra au­tó­no­ma, otras fun­cio­nes, co­mo las de mi­nis­te­rio pú­bli­co, con­trol fis­cal, elec­to­ral, ban­ca cen­tral y se­gu­ri­dad. De to­das ma­ne­ras, la ma­yor par­te de los es­ta­dos oc­ci­den­ta­les co­pia­ron un mo­de­lo mix­to, es de­cir, al la­do del nue­vo mar­co fun­cio­nal, man­tie­nen el es­que­ma es­truc­tu­ral de las tres ra­mas del po­der pú­bli­co.

Sin em­bar­go, las de­ci­sio­nes políticas de los ór­ga­nos de go­bierno y de los cuer­pos le­gis­la­ti­vos, con­ti­nua­ron ca­rac­te­ri­zán­do­se por un no­ta­ble sen­ti­do de ex­clu­sión. La in­fluen­cia de fac­to­res reales de po­der co­mo los gre­mios eco­nó­mi­cos, las aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les, las es­truc­tu­ras mi­li­ta­res y mu­chos otros, han he­cho que las al­tas de­ci­sio­nes sean ex­clu­yen­tes frente a las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te la más po­bre, es­ti­mu­lan­do el in­cre­men­to de la he­te­ro­ge­nei­dad y la de­sigual­dad so­cia­les.

En res­pues­ta a es­ta si­tua­ción, sur­ge la justicia, con un nue­vo pa­pel en la so­cie­dad. Los jue­ces, ade­más de cumplir su tra­di­cio­nal fun­ción en la so­lu­ción de los con­flic­tos en­tre in­di­vi­duos, se tor­nan en fac­to­res de­fi­ni­ti­vos en la de­fen­sa de los de­re­chos fun­da­men­ta­les, so­cia­les y co­lec­ti­vos, a tra­vés de de­ci­sio­nes con am­plio sen­ti­do de in­clu­sión, es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes pa­ra aquel sec­tor so­cial de­sam­pa­ra­do o ame­na­za­do.

No ca­be du­da que el sen­ti­do de la justicia cam­bia, es­pe­cial­men­te la de­no­mi­na­da justicia cons­ti­tu­cio­nal, que, ade­más, de­ja de es­tar con­cen­tra­da en al­tas es­truc­tu­ras es­pe­cia­li­za­das y se dis­tri­bu­ye en to­da la ba­se ju­di­cial, a tra­vés de las lla­ma­das ac­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les.

Los dis­tin­tos ór­ga­nos de po­der, in­clu­so los jue­ces, se per­ca­tan de es­ta si­tua­ción; to­dos ellos no­tan que la la­bor de apli­car justicia de­fi­ni­ti­va­men­te ad­quie­re un im­por­tan­te significado po­lí­ti­co, en es­pe­cial cuan­do se tra­ta de de­ci­sio­nes de los ór­ga­nos de cie­rre: Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, Cor­te Su­pre­ma, Con­se­jo de Es­ta­do.

La ac­ti­vi­dad ju­di­cial, co­mo so­por­te fi­nal de la democracia, ha­ce que las de­más es­truc­tu­ras de po­der quie­ran asu­mir su con­trol, me­dian­te la par­ti­ci­pa­ción en la de­sig­na­ción de sus jue­ces y ma­gis­tra­dos, y a par­tir de allí, con la “in­ter­ven­ción” en de­ci­sio­nes que fa­vo­rez­can de­ter­mi­na­dos in­tere­ses po­lí­ti­cos y per­so­na­les.

Cuan­do ello su­ce­de, es de­cir, cuan­do el apa­ra­to ju­di­cial de­ja de ser in­de­pen­dien­te y au­tó­no­mo, la democracia co­rre el ries­go de de­bi­li­tar­se o des­plo­mar­se, y los pue­blos que­dan con­de­na­dos a su­frir la in­fa­mia de las ti­ra­nías.

Los ejem­plos se es­tán pre­sen­tan­do en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, an­te la mi­ra­da in­di­fe­ren­te de una co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que pue­de ser víc­ti­ma fu­tu­ra de es­te mal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.