Los re­li­ca­rios se que­da­ron sin la voz de Ren­gi­fo

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SAL­DA­RRIA­GA

En los úl­ti­mos años, Ger­mán Ren­gi­fo, el de Los Re­li­ca­rios, can­ta­ba sen­ta­do. No tan­to por­que tu­vie­ra 83 años cuan­do mu­rió es­te miér­co­les por la tar­de, de cau­sas na­tu­ra­les, sino por­que “es­ta­ba muy tra­ji­na­do” de ha­ber lle­va­do una vi­da de can­ción, en­tre el tras­no­cho, la mú­si­ca y la bohe­mia.

Ren­gi­fo na­ció en Ca­ñas­gor­das, el 23 de di­ciem­bre de 1934. La fe­cha de na­ci­mien­to tu­vo que ha­ber con­tri­bui­do pa­ra que él se de­di­ca­ra a la mú­si­ca pa­rran­de­ra, que tan­to sue­na por esas fe­chas de fin de año.

A los cin­co años lle­gó a Me­de­llín por­que can­ta­ba bo­ni­to y su tío que­ría que le en­tre­na­ran la voz en Bellas Ar­tes, pe­ro Ren­gi­fo se abu­rría y no le gus­ta­ba que lo man­da­ran los pro­fe­so­res, así que cam­bió la academia por ba­res y can­ti­nas en las que can­ta­ba su tío.

A los 13 años, cuan­do su fa­mi­lia lle­gó a Me­de­llín em­pe­zó su ca­rre­ra co­mo solista.

Fue Abe­li­to Díaz Co­rrea, quien dio nom­bre al due­to, por­que de­más de can­tan­te te­nía vi­sión pu­bli­ci­ta­ria: era due­ño del se­llo dis­que­ro Triun­fa­dor en el que co­men­zó a gra­bar es­te dúo.

En en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Burgos, Ren­gi­fo le con­tó que

tra­ba­jó en Fa­bri­ca­to y es­tan­do allí lle­gó José Muñoz, quien rem­pla­zó a Abel co­mo fór­mu­la mu­si­cal. El aco­ple fue de in­me­dia­to. De él no se se­pa­ró ja­más, “aun­que pe­lea­ran de vez en cuan­do”, di­ce Es­co­bar Vé­lez. “Muñoz de­cía que el nom­bre del due­to era de él y es­to era mo­ti­vo de dis­cu­sión”.

Al in­tér­pre­te que se ha­cía lla­mar El Re­li­ca­rio, tras la se­pa­ra­ción con su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, se le atri­bu­yen más de 150 dis­cos gra­ba­dos en su ca­rre­ra mu­si­cal con te­mas co­mo Ni plata ni na­da, El aguar­dien­te­ro, Ol­vi­de­mos el pa­sa­do o Co­ra­zón va­cío.

De acuer­do con in­for­ma­ción su­mi­nis­tra­da por Gus­ta­vo Es­co­bar y de apun­tes to­ma­dos de las no­tas de Al­ber­to Burgos, dos in­ves­ti­ga­do­res mu­si­ca­les, Ren­gi­fo in­te­gró pri­me­ro el due­to Be­do­ya y Ren­gi­fo, con José A. Be­do­ya, otro de los re­pre­sen­tan­tes de ese gé­ne­ro mu­si­cal po­pu­lar y has­ta in­te­gran­te de una di­nas­tía fa­mi­liar de­di­ca­da a ella. En 1951 se unió con Abe­li­to Díaz Co­rrea en el Due­to Los Re­li­ca­rios.

“La muer­te de Ger­mán Ren­gi­fo re­pre­sen­ta un du­ro gol­pe pa­ra la mú­si­ca campesina an­tio­que­ña. A pe­sar de su muer­te, su voz es­tá vi­va y se­gui­rá en la me­mo­ria de va­rias ge­ne­ra­cio­nes que han cre­ci­do y cre­ce­rán es­cu­chan­do la mú­si­ca de Los Re­li­ca­rios”, ex­pre­só León Fe­li­pe Duque, in­ves­ti­ga­dor del Gru­po Mú­si­cas Re­gio­na­les de la U. de.A.

Es­co­bar Vé­lez des­ta­ca que Los Re­li­ca­rios han te­ni­do gran acep­ta­ción en­tre el pú­bli­co y han si­do invitados per­ma­nen­tes a los ne­go­cios sur­gi­dos co­mo ré­pli­cas de fondas ca­mi­ne­ras o cam­pe­si­nas.

La can­ción Sin plata ni na­da di­ce así:

Un hom­bre sin amor no va­le na­da aun­que ten­ga en el bol­si­llo mu­cha plata, sin mu­je­res la vi­da es pen­de­ja­da por eso es me­jor me­ter la pa­ta con una mu­jer­ci­ta que sea mas bien fei­ta por­que si es muy bo­ni­ta se vuel­ve muy in­gra­ta.

Un re­cuer­do que sue­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.