LA NO­TI­CIA DEL MO­MEN­TO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ALE­JAN­DRA ARIZMENDI ZA­PA­TA Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 7° se­mes­tre ale­jan­draa­riz­men­di­za­pa­ta@gmail.com

Su­ce­de que no so­lo hay vio­len­cia por par­te de los com­pa­ñe­ros sen­ti­men­ta­les de tan­tas mu­je­res, hay otra que la apo­ya: la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal.

¿Qué es­tá pri­man­do en los no­ti­cie­ros? Al­go que no es nue­vo pe­ro que ha to­ma­do vi­si­bi­li­dad, fuer­za y re­le­van­cia me­diá­ti­ca: el mal­tra­to ha­cia la mu­jer.

“Hom­bre ase­si­na a una mu­jer en el cen­tro co­mer­cial San­ta­fé”, “El ase­sino de Yu­ri

Va­ne­sa López la mal­tra­tó du­ran­te un año por ce­los”, “Nue­vo ca­so de mal­tra­to con­tra una mu­jer en Bo­go­tá”, “Gra­ve ca­so de mal­tra­to a una mu­jer en Ocaña”; con ti­tu­la­res así nos le­van­ta­mos, al­mor­za­mos y ce­na­mos to­dos los días en los ho­ga­res co­lom­bia­nos.

Un te­ma que a mu­chos in­dig­na y que otros nor­ma­li­zan; el de­seo del hom­bre de im­po­ner­se so­bre la mu­jer y de de­mos­trar su du­do­sa su­pe­rio­ri­dad se ha ma­ni­fes­ta­do en una can­ti­dad de ca­sos que, tan so­lo en Co­lom­bia, han ge­ne­ra­do la muer­te de más de 200 mu­je­res en lo que va de es­te 2017.

En me­dio de to­do es­to, ¿qué es lo que más preo­cu­pa? Su­ce­de que no so­lo hay vio­len­cia por par­te los com­pa­ñe­ros sen­ti­men­ta­les de tan­tas mu­je­res, hay otra vio­len­cia que la apo­ya y la im­pul­sa: la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal. Aun­que se han al­za­do mu­chas vo­ces de pro­tes­ta, la inope­ran­cia de la ley se re­fle­ja en los ca­sos que que­dan ar­chi­va­dos en los ex­pe­dien­tes de las co­mi­sa­rías de fa­mi­lia y las fis­ca­lías del país.

A esa inope­ran­cia se le su­ma la acep­ta­ción cultural del ma­chis­mo que las mis­mas mu­je­res agre­di­das tie­nen, se aho­gan en un mar de te­mor y si­len­cio que no les per­mi­te dig­ni­fi­car­se y de­cir no más, no más abu­so, no más in­di­fe­ren­cia.

Es cla­ro que, sin im­por­tar el gé­ne­ro, to­dos los de­re­chos tie­nen que ser de­fen­di­dos, pe­ro ha­bría que pre­gun­tar­se qué pa­sa cuan­do se de­nun­cia y el Es­ta­do fa­lla con su in­di­fe­ren­cia al no brin­dar nin­gu­na al­ter­na­ti­va sal­vo cuan­do la si­tua­ción es tan me­diá­ti­ca que la pre­sión so­cial lo obli­ga.

Pe­ro mien­tras a la justicia le da por ac­tuar, agi­li­zar sus pro­ce­sos y no que­dar­se en ór­de­nes de res­tric­ción, las mu­je­res de­ben insistir y la so­cie­dad de­be apo­yar­las. Des­de la co­ti­dia­ni­dad hay que for­mar una con­cien­cia co­lec­ti­va de res­pe­to e igual­dad.

Y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no so­lo tie­nen la fun­ción de re­fle­jar­nos esas reali­da­des que se vi­ven en Co­lom­bia, su com­pro­mi­so so­cial tam­bién es edu­ca­ti­vo des­de la ma­ne­ra co­mo in­for­man, no pue­den ser cóm­pli­ces de las ideo­lo­gías que, his­tó­ri­ca­men­te, han le­gi­ti­ma­do la vio­len­cia de gé­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.