Lo que de­be te­ner en cuen­ta al re­nun­ciar

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por LAU­RA PU­LI­DO PA­TRÓN

Eva­luar mo­ti­va­ción prin­ci­pal de la de­ci­sión y te­ner col­chón eco­nó­mi­co pa­ra mí­ni­mo seis me­ses, en­tre su­ge­ren­cias de ex­per­tos.

Si se sien­te in­sa­tis­fe­cho con su ac­tual em­pleo o tie­ne una me­jor opor­tu­ni­dad la­bo­ral, ten­ga en cuen­ta que el pro­ble­ma no es re­nun­ciar, sino por qué y có­mo lo ha­ce:

1 EVA­LÚE PRI­ME­RO SU MO­TI­VA­CIÓN PRIN­CI­PAL

Re­cuer­de que al lle­gar a su nue­vo car­go po­dría lle­var­se la sor­pre­sa de que el nue­vo suel­do no com­pen­se las ex­pec­ta­ti­vas que te­nía so­bre las nue­vas fun­cio­nes.

“El sa­la­rio es im­por­tan­te, pe­ro es­te de­be­ría es­tar acom­pa­ña­do de re­tos y de­be apor­tar a su cre­ci­mien­to per­so­nal”, afir­mó Luis Hur­ta­do, vo­ce­ro de Hays Co­lom­bia.

Por tan­to, es re­co­men­da­ble in­da­gar so­bre la em­pre­sa a la que lle­ga­rá.

2 ¿CÓ­MO SE DE­BE RE­NUN­CIAR AL CAR­GO?

Al re­nun­ciar, ten­ga en cuen­ta que si bien no tie­ne la obli­ga­ción de dar un preavi­so, es desea­ble que ha­ga una en­tre­ga mí­ni­ma o em­pal­me del car­go.

Es­to evi­den­cia una de­ci­sión ob­je­ti­va y res­pon­sa­ble pa­ra us­ted y la em­pre­sa, in­di­có Mag­da­le­na Sie­rra, ge­ren­te de Ges­tión Hu­ma­na de la fir­ma KPMG.

De es­ta for­ma, “no se cie­rran las puer­tas de la com­pa­ñía en ma­te­ria de an­te­ce­den- tes”, ex­pli­có Iván Da­niel Ja­ra­mi­llo, in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio la­bo­ral de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio.

3 AL CAM­BIAR DE EM­PLEO, OJO CON SU PEN­SIÓN

Si aban­do­na el car­go pa­ra co­men­zar un em­pren­di­mien­to, ase­só­re­se con ex­per­tos en pen­sio­nes pa­ra no des­cui­dar su co­ti­za­ción men­sual y no per­der se­ma­nas va­lio­sas en el aho­rro pre­vi­sio­nal. “Ase­gú­re­se tam­bién de no pa­sar a sis­te­mas de tra­ba­jo in­for­ma­les”, ad­vier­te Ja­ra­mi­llo.

4 TEN­GA CLA­RAS OP­CIO­NES AN­TES DE SA­LIR

Si us­ted es pa­dre de fa­mi­lia o tie­ne obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras inapla­za­bles, cuí­de­se de re­nun­ciar por im­pul­so ori­gi­na­do en una dis­cu­sión o un mal mo­men­to.

Si sien­te que las fun­cio­nes rea­li­za­das ya no lo sa­tis­fa­cen, ges­tio­ne otras op­cio­nes de tra­ba­jo an­tes de aban­do­nar el pues­to, o ase­gú­re­se de con­tar con el apo­yo de su fa­mi­lia.

“Un sol­te­ro no afron­ta­rá de la mis­ma for­ma una re­nun­cia que una per­so­na ca­sa­da o que otra con hi­jos”, le di­jo Na­ta­lia Bo­ni­lla, con­sul­to­ra en re­cur­sos hu­ma­nos, al por­tal Elem­pleo.com .

La ex­per­ta tam­bién su­gi­rió te­ner un col­chón eco­nó­mi­co pa­ra sos­te­ner­se al me­nos seis me­ses, lue­go de un re­ti­ro la­bo­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.