Men­ti­ras pia­do­sas. Frantz de Fra­nçois Ozon

El Colombiano - - TENDENCIAS -

Una gue­rra, de­be­ría­mos saberlo ya to­dos en Co­lom­bia, es un sui­ci­dio colectivo. Ade­más de la pér­di­da de vi­das inocen­tes, la so­cie­dad que ha vi­vi­do una gue­rra de­be so­bre­lle­var las he­ri­das que el con­flic­to de­ja, se­guir ade­lan­te de la me­jor for­ma que pue­da y, so­bre to­do, de­be apren­der a per­do­nar al que an­tes veía co­mo su enemi­go. Fra­nçois Ozon, el di­rec­tor cu­ya re­tros­pec­ti­va es par­te cen­tral de la edi­ción ac­tual de Eu­ro­ci­ne y que es ca­paz de di­ri­gir gran­des pe­lí­cu­las un día y al otro res­ba­lar con sa­li­das en fal­so, pe­ro que por esa mis­ma irre­gu­la­ri­dad es siem­pre in­tere­san­te, trae es­ta vez una pe­lí­cu­la que pro­vo­ca re­so­nan­cias emo­cio­na­les in­sos­pe­cha­das en la au­dien­cia lo­cal, de­bi­do a que par­te del con­flic­to prin­ci­pal de la tra­ma de Frantz es el per­dón. Ozon re­to­ma par­cial­men­te la pre­mi­sa cen­tral de Bro­ken lu­llaby, de

Ernst Lu­bitsch, que en 1932 na­rra­ba la his­to­ria de un vio­li­nis­ta fran­cés que lue­go de ma­tar a un sol­da­do ale­mán que ha­bía si­do su com­pa­ñe­ro de con­ser­va­to­rio, via­ja a a co­no­cer a la fa­mi­lia de su “enemi­go”, pues no es ca­paz de so­por­tar la cul­pa que sien­te. Y di­go que re­to­ma par­cial­men­te la his­to­ria, por­que Ozon no só­lo cam­bia mu­chos ele­men­tos sino que ade­más cen­tra la na­rra­ción en la no­via del sol­da­do fa­lle­ci­do, An­na, que se­rá la ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta del re­la­to. In­ter­pre­ta­da por la ac­triz ale­ma­na Pau­laBeer con una li­vian­dad y una su­ti­le­za en sus ges­tos que le vie­nen muy bien al per­so­na­je, An­na se­rá quien va­ya des­cu­brien­do las ver­da­des de Adrien, y quien to­ma­rá la de­ci­sión de usar men­ti­ras pia­do- sas co­mo un re­me­dio pa­ra que los pa­pás de y la gen­te del pue­blo en el que vi­ven pue­dan con­ti­nuar con sus vi­das. Aun­que po­dría­mos des­ta­car el ele­men­to ro­mán­ti­co de la his­to­ria, esa di­fi­cul­tad de acep­tar que uno pue­da se­guir enamo­ra­do de una per­so­na aun­que sin que­rer te ha­ya he­cho da­ño, tal vez sea el re­tra­to de una so­cie­dad he­ri­da lo más in­tere­san­te de Cuan­do Adrien lle­ga a Ale­ma­nia, la gen­te lo cul­pa de to­das las pér­di­das fa­mi­lia­res que su­frie­ron, co­mo ha­ce­mos tan­tos cuan­do en­ce­rra­mos en el tér­mino “gue­rri­lle­ro” a mi­les de per­so­nas cu­yas his­to­rias no co­no­ce­mos. Cuan­do An­na via­ja a Ale­ma­nia, su so­la na­cio­na­li­dad ge­ne­ra des­con­fian­za, por esa mis­ma ne­ce­si­dad que te­ne­mos de ha­llar enemi­gos. Ozon lo­gra el di­fí­cil ba­lan­ce de es­tos dos ele­men­tos ayu­da­do por una pues­ta en es­ce­na so­bria, un guión de diá­lo­gos pre­ci­sos, y un re­par­to que se ajus­ta a sus pa­pe­les a la per­fec­ción. Los pa­dres del fa­lle­ci­do Frantz, por ejem­plo, lo­gran que una es­ce­na sim­ple, en la que es­cu­chan un vio­lín en una sa­la, es­té lle­na de emo­ción. Ozon só­lo se atre­ve a “al­te­rar” su so­brie­dad con un “ca­pri­cho” vi­sual. En al­gu­nos mo­men­tos de­ja el blan­co y ne­gro de to­da la pe­lí­cu­la y se pa­sa al co­lor. Son los ins­tan­tes en que los pro­ta­go­nis­tas se atre­ven a vi­vir sin pen­sar en la gue­rra. Por­que eso es tam­bién la gue­rra: un fil­tro que no nos de­ja ver los co­lo­res del mun­do que nos ro­dea; de la vi­da que aguar­da por no­so­tros, con to­da su in­cer­ti­dum­bre y to­da su es­pe­ran­za.

SA­MUEL CAS­TRO Crí­ti­co de cine

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.