EL CAOS SE ASO­MA SO­BRE VE­NE­ZUE­LA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HU­GO PRIE­TO re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Es­te epi­so­dio ocu­rrió en mi ca­lle en el cen­tro de Ca­ra­cas la se­ma­na pa­sa­da. La gen­te gri­ta­ba, co­rría por mi edi­fi­cio, tra­tan­do de es­ca­par de un con­tin­gen­te de guar­dias na­cio­na­les que ha­bía abier­to fue­go con ca­ño­nes, ba­las de go­ma y la­tas de gas la­cri­mó­geno a una cuadra con­tra una ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca fren­te a las ofi­ci­nas de PDVSA, la pe­tro­le­ra del Es­ta­do.

Una ma­ni­fes­tan­te, una mu- jer de unos 60 años, bus­có re­fu­gio del gas la­cri­mó­geno de­trás de un ár­bol. Abri­mos la puer­ta pa­ra que en­tra­ra pe­ro ella no se sen­tía bien bus­can­do re­fu­gio; sen­tía que es­ta­ba elu­dien­do su de­ber co­mo ciu­da­da­na al no en­fren­tar abier­ta­men­te a los ata­can­tes. “No po­de­mos ha­cer na­da si mo­ri­mos, se­ño­ra”, di­jo un jo­ven que ob­via­men­te sim­pa­ti­za­ba con ella. “Y nos es­tán ma­tan­do de ham­bre, así que na­die pue­de evi­tar que yo sal­ga a las ca­lles a pro­tes­tar”, di­jo la mu­jer.

Eso es lo nue­vo de las pro­tes­tas en Ve­ne­zue­la -la con­vic­ción de que el so­cia­lis­mo del si­glo XXI ini­cia­do por el ex­pre­si­den­te Hu­go Chá­vez ha fra­ca­sa­do y de­ja­do en rui­nas al país. Y hay otros ele­men­tos más os­cu­ros in­vo­lu­cra­dos - bru­ta­li­dad po­li­cial, de­ten­cio­nes en ma­sa, y el uso de gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res ar­ma­dos por par­te del go­bierno pa­ra desem­pe­ñar la su­cia la­bor que las fuer­zas mi­li­ta­res no quie­ren ma­ne­jar: ase­si­nar a la gen­te-. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes se han mul­ti­pli­ca­do por to­do el país.

Lo que los des­per­tó fue la de­cla­ra­ción he­cha el mes pa­sa­do por la Fis­cal Ge­ne­ral Lui­sa

Or­te­ga Díaz en cuan­to a dos re­so­lu­cio­nes, la 154 y la 155, emi­ti­das por la di­vi­sión constitucional de la Cor­te Su­pre­ma que en efec­to anu­ló a la Asam­blea Na­cio­nal. De­nun­ció el fa­llo co­mo “rom­pien­do el hi­lo de la con­ti­nui­dad constitucional”, pa­la­bras que se tra­du­je­ron en un gri­to de pro­tes­ta pa­ra los ma­ni­fes­tan­tes: “¡Ma­du­ro, gol­pis­ta! ¡No lo di­ji­mos, el fis­cal lo di­jo!

En más de un mes de pro­tes­tas, 36 per­so­nas han si­do ase­si­na­das, y ha ha­bi­do más de 1.200 de­ten­cio­nes, se­gún or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos y la ofi­ci­na del fis­cal. El go­bierno del pre­si­den­te

Ni­co­lás Ma­du­ro pa­só de au­to­cra­cia a dic­ta­du­ra en so­lo unas se­ma­nas. Hoy es­tá ape­nas a un pa­so de la ti­ra­nía. Pe­ro las per­so­nas no se es­tán rin­dien­do. Ya no tie­nen mie­do. Al fin la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia se han con­ver­ti­do en una lu­cha exis­ten­cial, cues­tión de vi­da o muer­te.

A fal­ta de las ha­bi­li­da­des de li­de­raz­go de Chá­vez o el apo­yo in­con­di­cio­nal de sus pro­pios se­gui­do­res, Ma­du­ro ha da­do ca­da vez más po­der a los mi­li­ta­res. Cuan­do apa­re­ce en pú­bli­co, apa­ren­ta ser errá­ti­co y des­orien­ta­do. Más del 80 % de los ve­ne­zo­la­nos re­cha­zan su ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro la cla­se do­mi­nan­te cha­vis­ta se nie­ga a ad­mi­tir su fra­ca­so, que bro­ta de su pro­pia inep­ti­tud.

La opo­si­ción ha si­do fir­me con sus exi­gen­cias: abrir un ca­nal pa­ra la dis­tri­bu­ción de co­mi­da y me­di­ca­men­tos pa­ra ali­viar el su­fri­mien­to de la gen­te; res­tau­rar los pa­pe­les cons­ti­tu­cio­na­les de la Asam­blea Na­cio­nal; or­ga­ni­zar una agen­da pa­ra elec­cio­nes, y li­be­rar a pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos. Pa­ra el go­bierno, po­ner­se de acuer­do so­bre al me­nos uno de es­tos pun­tos se­ría co­mo abrir una pe­que­ña grie­ta que pron­to se con­ver­ti­ría en un hue­co enor­me por don­de el con­trol se les es­ca­pa­ría.

El te­mor más gran­de del Cha­vis­mo siem­pre ha si­do la re­vuel­ta de su pro­pia ba­se elec­to­ral.

El pue­blo de Pe­ta­re, el ba­rrio po­bre más po­bla­do de Amé­ri­ca La­ti­na, con 1,2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, se unió a las pro­tes­tas el 20 de abril, cuan­do se en­fren­ta­ron a la re­pre­sión vio­len­ta y a las nu­bes de gas la­cri­mó­geno. Su le­ma era “es­cu­cha, Ma­du­ro, so­mos de Pe­ta­re. Ha­ga lo peor, ha­ga lo me­jor, nun­ca, nun­ca, de­ten­drá nues­tras pro­tes­ta”. La gen­te de otros ba­rrios de ba­jos in­gre­sos de la ciu­dad, co­mo El Va­lle y La Vega, tam­bién se han ma­ni­fes­ta­do en con­tra del go­bierno. El pa­pel de la ba­se política de Chá­vez en las ma­ni­fes­ta­cio­nes no es­tá cla­ro, pe­ro po­dría mar­car el ini­cio del fin del go­bierno de Ma­du­ro.

Pe­ro to­da­vía hay una pe­que­ña ven­ta­na pa­ra el diá­lo­go. Si eso no su­ce­de, la al­ter­na­ti­va se­ría una in­ter­ven­ción mi­li­tar pa­ra ins­ta­lar un go­bierno de uni­dad na­cio­nal que or­ga­ni­za­ría elec­cio­nes libres y jus­tas - en esen­cia, el ple­bis­ci­to que Ma­du­ro se nie­ga a sos­te­ner. Aun­que es pe­li­gro­so per­mi­tir que los mi­li­ta­res se mez­clen en asun­tos po­lí­ti­cos. Es un enor­me re­to en­con­trar una so­lu­ción política, pe­ro te­ne­mos que in­ten­tar. Sin una, so­lo po­de­mos guar­dar la es­pe­ran­za de un mi­la­gro

El go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro pa­só de au­to­cra­cia a dic­ta­du­ra en so­lo unas se­ma­nas. Hoy es­tá ape­nas a un pa­so de la ti­ra­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.