LA SE­GU­RI­DAD VIAL ES UN COM­PRO­MI­SO QUE DE­BE­MOS ASU­MIR DE MA­NE­RA CO­LEC­TI­VA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por BG. GRAL. RA­MI­RO CAS­TRI­LLÓN L. Di­rec­tor de Trán­si­to y Trans­por­te de la Po­li­cía Na­cio­nal

El año pa­sa­do mu­rie­ron en Co­lom­bia 3.389 mo­to­ci­clis­tas. Ca­da una de es­tas muer­tes afec­tó de ma­ne­ra di­rec­ta a una fa­mi­lia en tér­mi­nos afec­ti­vos, so­cia­les y eco­nó­mi­cos. Si ca­da mo­to­ci­clis­ta pu­die­se dar una mi­ra­da al fu­tu­ro pa­ra per­ca­tar­se del in­men­so da­ño que po­dría oca­sio­nar a los se­res más ama­dos, es­toy se­gu­ro de que la pru- den­cia y el res­pe­to por las nor­mas de trán­si­to se­rían el único ca­mino. El año an­te­rior, tam­bién, 28.955 co­lom­bia­nos re­sul­ta­ron he­ri­dos en ac­ci­den­te de trán­si­to mien­tras se des­pla­za­ban en mo­to. Por ex­pe­rien­cia pro­pia les di­go que la re­cu­pe­ra­ción es un te­dio­so pro­ce­so que nos en­fren­ta a la fra­gi­li­dad de nues­tra con­di­ción de hu­ma­nos.

He vis­to mo­to­ci­clis­tas que no usan cas­co, des­co­no­cien­do que el ries­go de le­sio­nes gra­ves o de muer­te au­men­ta un 152 %; mien­tras que otros no lo usan bien, cre­yen­do de ma­ne­ra cán­di­da que su “pi­car­día” les evi­ta un com­pa­ren­do. Se ha vuel­to co­mún que, con ma­ro­mas dig­nas de un es­pec­tácu­lo cir­cen­se, al­gu­nos mo­to­ci­clis­tas ubi­can y uti­li­zan su ce­lu­lar en la par­te in­ter­na del cas­co, de­jan­do de per­ci­bir el 50 % de las se­ña­les de trán­si­to en su en­torno, im­per­do­na­ble error.

De­be­mos asu­mir de ma­ne­ra co­lec­ti­va com­pro­mi­sos con la se­gu­ri­dad vial que nos per­mi­tan re­du­cir de ma­ne­ra ur­gen­te el nú­me­ro de per­so­nas fa­lle­ci­das o le­sio­na­das en ac­ci­den­tes de trán­si­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.