LAS PRE­SEN­CIAS AU­SEN­TES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ER­NES­TO OCHOA MO­RENO lui­seo­choa@une.net.co

A to­dos se nos mue­ren los ami­gos. Ayer, hoy, ma­ña­na. Tie­ne ra­zón el es­cri­tor va­lluno-en­vi­ga­de­ño Luis Miguel Ri

vas: “Los ami­gos míos se vi­ven mu­rien­do”. Así re­za el tí­tu­lo de un cuen­to su­yo, que sir­ve de tí­tu­lo al ex­ce­len­te li­bro de re­la­tos que le pu­bli­có Eafit ha­ce ya al­gu­nos años.

Me lla­ma la aten­ción esa ex­tra­ña cons­truc­ción “se vi­ven mu­rien­do” que usa el au­tor, con el sin­sa­bor que de­ja el jun­tar los ver­bos vi­vir y mo­rir. El hom­bre no so­lo es­tá des­ti­na­do a morirse, y aca­ba mu­rién­do­se el día me­nos pen­sa­do o en un día se­ña­la­do, sino que se vi­ve mu­rien­do mi­nu­to a mi­nu­to. Es la vi­da. Y es la muer­te.

Pues a mí, co­mo le ocu­rre y le ha ocu­rri­do a mu­chos, se me mu­rió un gran ami­go el pa­sa­do fin de se­ma­na. Aun­que a su edad no hu­bie­ra de­bi­do sor­pren­der, por su­pues­to, un desen­la­ce fa­tal, el ha­ber lle­ga­do a la se­nec­tud con en­vi­dia­ble bue­na salud, amén de un sin­ce­ro es­pí­ri­tu de ale­gría y buen hu­mor, así co­mo una en­co­mia­ble rea­li­za­ción vi­tal, sí due­le que un cán­cer aga­za­pa­do (ese sí ines­pe­ra­do) se lo hu­bie­ra lle­va­do en me­nos de dos se­ma­nas. Óscar Pi

ne­da Sa­la­zar, san­tua­riano por más se­ñas, nos ha de­ja­do a quie­nes lo co­no­ci­mos el gra­to re­cuer­do de su amis­tad, de una bon­dad sin es­ti­ra­mien­tos, de hu­mil­de y sen­ci­lla fi­de­li­dad a la vi­da. Y, al fi­nal, tam­bién a la muer­te. Va­ya nues­tra so­li­da­ri­dad a su es­po­sa y a su hi­ja, a sus her­ma­nos, fa­mi­lia­res y ami­gos. Des­de es­ta ori­lla man­te­ne­mos vi­va su pre­sen­te au­sen­cia.

Y qui­sie­ra con­cluir con al­go que es­cri­bí re­cien­te­men­te en un pró­lo­go que me pi­dió el co­no­ci­do sa­cer­do­te an­tio­que­ño

Gabriel Díaz pa­ra su li­bro “Pa­ra nun­ca en­ve­je­cer”. En él, a ma­ne­ra de com­ple­men­to de “Apren­di­za­jes”, su pri­mer es­cri­to au­to­bio­grá­fi­co, rin­de ho­me­na­je a tres gran­des ami­gos su­yo: Ál­va­ro Vi­lla, Ma­tías Po­sa­da y Fer­nan­do Gon­zá­lez Res­tre­po. Un pen­sa­mien­to re­su­me, a mi jui­cio, esa fi­de­li­dad a los ami­gos, se­gún lo di­go en el tex­to ci­ta­do: “Si quie­res se­guir sien­do jo­ven, man­tén vi­vo no so­lo el re­cuer­do sino la vi­ven­cia de tus amis­ta­des. Y haz co­ti­dia­na y pe­ren­ne esa eter­ni­dad de ca­da día que es la gra­ti­tud”.

Fi­nal­men­te, y es­to co­nec­ta con el va­cío que la muer­te del ami­go Óscar Pi­ne­da ha de­ja­do en los que lo que­ría­mos, le men­cio­na­ba yo a Gabriel Díaz la de­no­mi­na­ción de “pre­sén­ce dans l’ab­sen­ce” (pre­sen­cia en la au­sen­cia) con que el teó­lo­go je­sui­ta fran­cés Xavier Leon

Du­four lla­ma al Es­pí­ri­tu San­to. Y re­ma­ta­ba así mi pró­lo­go, que hoy con­vier­to en epí­lo­go pa­ra el ami­go fa­lle­ci­do: “Pre­sen­cia en la au­sen­cia. Pues sí, Gabriel, los ami­gos que ya no es­tán, pe­ro si­guen con no­so­tros no en el sim­ple re­cuer­do sino en la vi­da mis­ma, en la que ya pa­só y en la que to­da­vía nos que­da, son una pre­sen­cia en la au­sen­cia. Au­sen­tes pre­sen­cias in­mar­ce­si­bles, siem­pre jó­ve­nes y que nos ayu­dan a no en­ve­je­cer”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.