NARCOTUR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JU­LIÁN PO­SA­DA pri­mi­zia­su­per@hot­mail.com

Si de­ci­dié­ra­mos to­mar el to­ro por los cuer­nos, po­dría­mos en­ten­der y en­se­ñar nues­tra his­to­ria de otra for­ma pa­ra re­fle­xio­nar.

Cin­cuen­ta y cin­co ac­ti­vis­tas li­de­ran el pro­yec­to, su ob­je­ti­vo es ha­cer a los ciu­da­da­nos par­te del pro­ble­ma y que ad­quie­ran con­cien­cia acer­ca de la gra­ve­dad de la co­rrup­ción, los re­co­rri­dos del Co­rrup­tour par­ten en un vie­jo au­to­bús mo­di­fi­ca­do en el que ca­ben 27 per­so­nas, sa­len del Par­que de Cha­pul­te­pec, en Ciu­dad de Mé­xi­co, dos ve­ces en la tar­de del do­min­go, y re­co­rren lu­ga­res “em­ble­má­ti­cos” co­mo la ca­sa del pre­si­den­te Pe­ña Nie­to, una lí­nea del me­tro o la po­pu­lar ca­de­na de te­le­vi­sión Te­le­vi­sa, dos per­so­na­jes fic­ti­cios ubi­can al es­pec­ta­dor por me­dio de la au­dio­guía, mien­tras en el au­to­bús otros in­cen­ti­van el de­ba­te y la dis­cu­sión. Se­gún Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal Mé­xi­co ocu­pa el lu­gar 123 en ma­te­ria de co­rrup­ción en­tre 176 paí­ses ana­li­za­dos. Ha­ce tan so­lo un mes, los co­lom­bia­nos ma­ni­fes­ta­mos en en­cues­tas que hoy el prin­ci­pal pro­ble­ma del país es la co­rrup­ción y creí­mos que por ca­sos co­mo los de Ode­bretch y Re­fi­car, el te­ma se con­ver­ti­ría en el pro­ta­go­nis­ta de la agen­da, co­mo siem­pre, es­tá­ba­mos equi­vo­ca­dos, la ava­lan­cha de no­ti­cias dia­rias, ter­mi­nó por des­viar nues­tra aten­ción.

Trans­pa­ren­cia es lo que re­cla­ma­mos los ciu­da­da­nos en Amé­ri­ca La­ti­na, lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ha he­cho que des­de ha­ce años ha­ya­mos de­ja­do de lla­mar a mu­chas co­sas por su nom­bre. Creo so­bre to­do que un tour co­mo el me­xi­cano in­vi­ta a ade­más de re­fle­xio­nar so­bre la co­rrup­ción, a re­co­rrer, en­ten­der y ha­bi­tar esa ciu­dad de otra ma­ne­ra, ade­más plan­tea la po­si­bi­li­dad de crear con­tex­to y con­cien­cia de una for­ma dis­rup­ti­va.

Ha­ce un mes, mien­tras asis­tía a un en­tie­rro en Jar­di­nes Montesacro, no­té al­go, uno de los cos­ta­dos de la ca­pi­lla del lu­gar es un gran ven­ta­nal, so­bre ese la­do, pe­ro en la par­te ex­te­rior, es­tá ubi­ca­da la tum­ba de

Pa­blo Es­co­bar, mien­tras aden­tro se ho­me­na­jea­ba la vi­da y se vi­vía una ce­re­mo­nia ab­so­lu­ta­men­te ín­ti­ma y con­mo­ve­do­ra, afue­ra, al­re­de­dor de esa tum­ba, los tu­ris­tas y las cá­ma­ras re­vo­lo­tea­ban sin ce­sar, ce­le­bra­ban con mor­bo la vi­da de un de­men­te, se­gu­ra­men­te co­mo par­te del re­co­rri­do de uno de los tou­res que por la ciu­dad se pa­sea sin con­tex­to y con­cien­cia, re­cons­tru­yen­do lu­ga­res y si­tua­cio­nes de su vi­da, y en mu­chos ca­sos enal­te­cien­do la in­fa­mia; re­cor­dé en­ton­ces la in­dig­na­ción que pro­du­je­ron las fo­tos del ra­pe­ro nor­te­ame­ri­cano.

En es­ta Me­de­llín, que se di­ce in­no­va­do­ra, se­ría in­tere­san­te que un gru­po de so­ció­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos, his­to­ria­do­res, po­li­tó­lo­gos y ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos asu­mie­ra la ela­bo­ra­ción de un guion acer­ca de la vi­da de Es­co­bar, un guion que co­mo en el Co­rrup­tour me­xi­cano, nos per­mi­tie­ra a to­dos vi­si­tar esos lu­ga­res, pa­ra no ol­vi­dar, pa­ra en­ten­der, pa­ra mi­rar­nos en un es­pe­jo en el que el re­fle­jo im­pi­da que es­ta his­to­ria de ig­no­mi­nia se re­pi­ta, si de­ci­dié­ra­mos to­mar el to­ro por los cuer­nos, po­dría­mos en­ten­der y en­se­ñar nues­tra his­to­ria de otra for­ma pa­ra re­fle­xio­nar, en­tre otras co­sas, so­bre el va­lor de la vi­da.

Ofen­der­nos, prohi­bir­lo, pre­ten­der ca­llar­lo no con­du­ci­rá a na­da, Es­co­bar, co­mo su­ce­de con Al­ca­po­ne en Chica­go, son par­te del ADN de la his­to­ria de nues­tras ciu­da­des, dar­le un gi­ro pa­ra con­ver­tir­lo en ins­tru­men­to pe­da­gó­gi­co se­ría un re­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.