LOS NUE­VOS MA­GIS­TRA­DOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por: JO­SÉ GRE­GO­RIO HER­NÁN­DEZ* re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

El ma­yor ho­nor que pue­de dis­pen­sar la de­mo­cra­cia a un abo­ga­do es lle­var­lo co­mo ma­gis­tra­do a una de las al­tas cor­po­ra­cio­nes ju­di­cia­les. Pe­ro no po­de­mos per­der de vis­ta que ese ho­nor tam­bién im­pli­ca una mo­nu­men­tal res­pon­sa­bi­li­dad. Un gran com­pro­mi­so con la so­cie­dad, que a su vez exi­ge es­tric­to ape­go a la le­ga­li­dad, al De­re­cho, a la mo­ra­li­dad, a la in­de­pen­den­cia, al sen­ti­do ob­je­ti­vo e im­par­cial de sus de­ci­sio­nes. To­do lo cual se tra­du­ce en la res­pe­ta­bi­li­dad y al­ta cre­di­bi­li­dad del car­go y de la per­so­na que lo ejer­ce.

En cual­quier lu­gar del mun­do, ser juez o ma­gis­tra­do es ya una pre­sun­ción de im­par­cia­li­dad, de jus­ti­cia y de ho­nes­ti­dad. Esa, des­de lue­go, es una pre­sun­ción des­vir­tua­ble, ju­ris tan­tum, que ad­mi­te prue­ba en con­tra­rio. Pe­ro, si se lle­ga a des­vir­tuar, el efec­to en la co­mu­ni­dad es ne­fas­to, por­que, al des­cu­brir que el ídolo te­nía pies de ba­rro, el ciu­da­dano pier­de con­fian­za res­pec­to a to­das las ins­ti­tu­cio­nes. Co­mo di­ce el Evan­ge­lio, “si la sal se co­rrom­pe, ¿con qué se sa­la­rá?”.

En el ca­so de la Cor­te Constitucional co­lom­bia­na, ella tie­ne a car­go na­da me­nos que la guar­da de la in­te­gri­dad y supremacía de la Cons­ti­tu­ción. De las de­ci­sio­nes de sus ma­gis­tra­dos de­pen­de la vi­gen­cia del or­den ju­rí­di­co es­ta­tal en su má­xi­ma ex­pre­sión, la in­tan­gi­bi­li­dad de la es­truc­tu­ra normativa y la efec­ti­vi­dad de los de­re­chos hu­ma­nos y las li-

ber­ta­des pú­bli­cas. La Cor­te es el sos­tén del Es­ta­do So­cial y De­mo­crá­ti­co de De­re­cho. Si pe­ri­cli­ta, si se en­tre­ga a quie­nes ejer­cen el po­der po­lí­ti­co; si pier­de in­de­pen­den­cia, re­sul­ta muy di­fí­cil de­te­ner la de­ba­cle: to­do el edi­fi­cio de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad se de­rrum­ba.

El Se­na­do ha ele­gi­do a dos nue­vos ma­gis­tra­dos de esa cor­po­ra­ción: los doc­to­res Cris

ti­na Pardo Schle­sin­ger y Carlos Ber­nal Pu­li­do. Ex­ce­len­tes ju­ris­tas, cu­ya tra­yec­to­ria y an­te­ce­den­tes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les los acre­di­tan y los ha­cen me­re­ce­do­res de con­fian­za. El doc­tor Ber­nal es un im­por­tan­te aca­dé­mi­co, gra­dua­do con ho­no­res en la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia y pro­fe­sor de De­re­cho Constitucional. La doc­to­ra Cris­ti­na fue ma­gis­tra­da au­xi­liar de nues­tro la­men­ta­do co­le­ga Vla­di­mi­ro Na­ran­jo Me­sa y de Mar­co Ge­rar­do Mon­roy

Ca­bra, y, du­ran­te su pa­so por la Cor­te, a to­dos los ma­gis­tra­dos nos pres­tó in­va­lua­ble apo­yo en la ta­rea que desem­pe­ñá­ba­mos, con gran sen­ti­do ju­rí­di­co. A pe­sar de ve­nir del seno del Go­bierno, co­mo Se­cre­ta­ria Ju­rí­di­ca de Pa­la­cio - por lo cual de­be­rá de­cla­rar­se im­pe­di­da en mu­chos asun­tos, te­ne­mos gran con­fian­za en su im­par­cia­li­dad y se­rie­dad.

To­do el país es­pe­ra que es­tos dos bue­nos ju­ris­tas es­ta­blez­can com­pro­mi­so úni­ca y ex­clu­si­va­men­te con la Cons­ti­tu­ción que de­ben de­fen­der, y que re­cu­pe­ren el de­caí­do pres­ti­gio de la ins­ti­tu­ción.

Fal­tan por ele­gir otros dos ma­gis­tra­dos de la Cor­te Constitucional, pa­ra sa­lir por fin de la pro­lon­ga­da in­te­ri­ni­dad en que se en­cuen­tra. Pro­ven­drán de las ter­nas que en­vía la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Ha­ce­mos vo­tos por­que el Se­na­do es­co­ja otros dos bue­nos ju­ris­tas, com­pro­me­ti­dos con la Cons­ti­tu­ción y con na­die más, que re­fle­jen en sus pro­vi­den­cias y po­si­cio­nes un am­plio co­no­ci­mien­to del De­re­cho y que no se de­jen in­fluen­ciar, ni por sus elec­to­res, ni por sus pos­tu­lan­tes, ni por el Eje­cu­ti­vo, y me­nos por in­tere­ses per­so­na­les, po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos. Bien­ve­ni­da, oja­lá, una Cor­te Constitucional in­de­pen­dien­te, que fa­lle en De­re­cho

* Ex­pre­si­den­te de la Cor­te Constitucional (Colprensa).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.