“Hay que re­cha­zar con fir­me­za el ‘plan pis­to­la’ que ini­ció ha­ce una se­ma­na el ‘clan del Gol­fo’. Ma­tar po­li­cías, ade­más de des­per­tar so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na, re­quie­re una res­pues­ta con­tun­den­te”.

Hay que re­cha­zar con fir­me­za el “plan pis­to­la” que ini­ció ha­ce una se­ma­na el “clan del Gol­fo”. Ma­tar po­li­cías, ade­más de des­per­tar so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na, re­quie­re una res­pues­ta con­tun­den­te.

El Colombiano - - PORTADA -

Es inacep­ta­ble, preo­cu­pan­te y una ofen­sa a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal em­pren­da su­pues­tos pla­nes de “ven­gan­za” con­tra in­te­gran­tes de las Fuer­zas Ar­ma­das ca­da que es gol­pea­da por las ope­ra­cio­nes ofi­cia­les. Pe­ro pa­re­ce es­tar ocu­rrien­do. Por ello se re­quie­ren res­pues­tas efi­ca­ces y con­tun­den­tes en con­tra del de­no­mi­na­do “clan del Gol­fo”, em­pe­ña­do en re­tar a la au­to­ri­dad.

Aun­que los in­ves­ti­ga­do­res no des­car­tan que tras los ata­ques re­cien­tes a po­li­cías (pa­tru­lle­ros y ofi­cia­les) en Ura­bá, Ce­sar y Medellín, pue­dan es­tar otros gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les co­mo el Eln o la ban­da “los Pe­lu­sos”, la hi­pó­te­sis más fuer­te re­cae en que son “los Ura­be­ños” los res­pon­sa­bles de la muer­te de cin­co uni­for­ma­dos es­ta se­ma­na.

Los gol­pes po­li­cia­les con­tra je­fes de es­ta or­ga­ni­za­ción de cor­te “nar­co­pa­ra­mi­li­tar” desata­ron un lla­ma­do “plan pis­to­la” tan con­de­na­ble co­mo inad­mi­si­ble. Quie­nes es­tán en la ile­ga­li­dad no pue­den se­guir re­tan­do de es­ta ma­ne­ra a la Ley y sus re­pre­sen­tan­tes. O me­jor: el Go­bierno Na­cio­nal no pue­de per­mi­tir que en el país pros­pe­ren es­truc­tu­ras ca­pa­ces de le­sio­nar de ma­ne­ra tan gra­ve la vi­da, in­te­gri­dad, bie­nes y se­gu­ri­dad de ciu­da­da­nos y ser­vi­do­res pú­bli­cos.

Es­ta se­ma­na, si­ca­rios ti­ro­tea­ron por la es­pal­da a dos pa­tru­lle­ros en Carepa. Le dis­pa­ra­ron a uno más en Chi­go­ro­dó. Lan­za­ron una gra­na­da a una pa­tru­lla en las afue­ras de Medellín y ba­lea­ron a un co­man­dan­te del Gau­la en Río Se­co, Va­lle­du­par. Ade­más, el 29 de abril, pis­to­le­ros em­bos- ca­ron al je­fe del Dis­tri­to 10 de Po­li­cía, en Cai­ce­do, An­tio­quia.

En 2016 se pre­sen­ta­ron otros tres su­pues­tos pla­nes pa­ra “co­brar” la muer­te de uno de los je­fes del “clan del Gol­fo” y en res­pues­ta a ba­jas e in­cau­ta­cio­nes sen­si­bles den­tro de la Ope­ra­ción Aga­me­nón, que aún no per­mi­te la cap­tu­ra del má­xi­mo ca­be­ci­lla de ese gru­po de­lin­cuen­cial, alias “Oto­niel”.

En me­dio de la so­li­da­ri­dad que se de­be ex­pre­sar a la Po­li­cía Na­cio­nal, por la pér­di­da de hom­bres ague­rri­dos y pro­tec­to­res tan va­lio­sos del or­den de­mo­crá­ti­co, hay que ver con sen­ti­do muy crí­ti­co lo que ocu­rre y di­men­sio­nar el al­can­ce y el po­der que ha al­can­za­do es­ta es­truc­tu­ra cri­mi­nal que, por su­pues­to, de­ber ser com­ba­ti­da y so­me­ti­da al sis­te­ma judicial, co­mo lo ad­vir­tió el hoy vi­ce­pre­si­den­te y ge­ne­ral en re­ti­ro, Ós­car Na­ran­jo. Cual­quier otra ac­ti­tud se­ría mos­trar de­bi­li­dad y acep­tar que tras lar­gos años de for­ta­le­cer a las Fuer­zas Ar­ma­das, aún hay ile­ga­les ca­pa­ces de po­ner en la mi­ra a las au­to­ri­da­des y atre­ver­se a cum­plir­lo.

Los aten­ta­dos ade­más re­fle­jan, por lo me­nos en An­tio­quia, una pre­sen­cia mar­ca­da de “los Ura­be­ños” en la ru­ta que va de Medellín al Mar Ca­ri­be. En­tre el co­rre­gi­mien­to San Cris­tó­bal, Cai­ce­do, Chi­go­ro­dó y Carepa se tra­za un co­rre­dor na­tu­ral (muy ac­ti­vo) pa­ra trá­fi­co de dro­gas, mi­ne­ría ile­gal y di­fe­ren­tes de­li­tos que afec­tan lo­ca­li­da­des ubi­ca­das en ese tra­mo: ex­tor­sión, se­cues­tro, ex­plo­ta­ción se­xual y mi­cro­trá­fi­co, en­tre otros.

No ca­be pen­sar que el in­flu­jo y po­der mi­li­tar de una ban­da cri­mi­nal es­tá des­bor­dan­do la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta y au­to­pro­tec­ción de la Po­li­cía y otros or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad. A es­te fue­go in­ti­mi­dan­te y da­ñino se le de­be apa­gar con la con­tun­den­cia de un Es­ta­do fuer­te y de­ci­di­do.

Son inacep­ta­bles las ven­det­tas de ile­ga­les con­tra un Es­ta­do que de­be de­mos­trar con­trol, so­be­ra­nía y au­to­ri­dad. Es­tas vi­das no pue­den en­te­rrar­se con más im­pu­ni­dad

ILUSTRACIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.