Elec­cio­nes en Fran­cia, ¿cuál es su im­pac­to mun­dial?

El vo­to fran­cés de es­te do­min­go no so­lo afec­ta­rá la eco­no­mía de la Unión Eu­ro­pea sino que to­ca­rá a los mi­gran­tes que ten­gan re­la­ción con es­te país.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por EL CO­LOM­BIANO

Los úl­ti­mos días de la cam­pa­ña presidencial en Fran­cia se tor­na­ron tur­bios. Por un la­do, las re­des so­cia­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se con­vir­tie­ron en el es­ce­na­rio de las di­fa­ma­cio­nes y de las es­pe­cu­la­cio­nes, tal co­mo su­ce­dió en 2016 en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do. A es­to se le su­mó el su­pues­to sa­bo­teo que in­clu­yó la ma­ni­pu­la­ción de las pa­pe­le­tas elec­to­ra­les, co­mo lo de­nun­ció el equi­po de la can­di­da­ta Ma­ri­ne Le Pen.

Por otro la­do, y aun­que las en­cues­tas mues­tran un fa­vo­ri­to —al ex­mi­nis­tro Em­ma­nuel Ma­cron— no es po­si­ble ver un vo­to uná­ni­me, ya que, de to­das ma­ne­ras, la go­ber­na­bi­li­dad del nue­vo pre­si­den­te de­pen­de­rá, en bue­na me­di­da, de los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos que se rea­li­za­rán el 11 y 18 de ju­nio.

Con es­te con­tex­to, cual­quier decisión que to­men hoy los fran­ce­ses im­pac­ta­rá no so­lo la eco­no­mía de la Unión Eu­ro­pea, sino tam­bién a Co­lom­bia y a Amé­ri­ca La­ti­na en te­mas co­mo la mi­gra­ción, la edu­ca­ción, el tu­ris­mo y, en el ám­bi­to lo­cal, el acuer­do de paz. ¿En qué sen­ti­do?

Pues bien, en ca­so de ga­nar Le Pen, se­gu­ra­men­te, se­rán más es­tric­tos los pro­ce­sos mi­gra­to­rios pa­ra evi­tar que los na­cio­na­les pier­dan em­pleos fren­te a los ex­tran­je­ros; al igual que con los in­ter­cam­bios edu­ca­ti­vos. Es­to de­bi­do a su pos­tu­ra de ce­rrar fron­te­ras pa­ra lu­char con­tra el te­rro­ris­mo. Con Ma­cron la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria ten­dría otro acen­to, más con­ci­lia­to­rio y de re­vi­sión, pues en va­rias oca­sio­nes ha di­cho que las fron­te­ras ex­ter­nas co­mu­ni­ta­rias de­ben de­fen­der­se de ma­ne­ra con­jun­ta, es de­cir co­mo una po­lí­ti­ca in­te­gral de la Unión Eu­ro­pea.

Pa­ra Co­lom­bia, aun­que tam­bién son cla­ves te­mas co­mo el tu­ris­mo y la edu­ca­ción, el pun­to neu­rál­gi­co es la paz. Es­ta ex­pli­ca­ción la da el po­li­tó­lo­go Die­go Ce­diel, ex­per­to en te­mas in­ter­na­cio­na­les, quien ad­vir­tió que con cual­quier re­sul­ta­do es prio­ri­ta­rio que el Go­bierno co­lom­biano se con­cen­tre en ex­pli­car­le al pre­si­den­te fran­cés en­tran­te los avan­ces de la im­ple­men­ta­ción

del acuer­do de paz, ya que por el la­do de Le Pen, na­die de­be­ría ne­go­ciar con gru­pos in­sur­gen­tes y con Ma­cron lo que pa­sa­ría es que su pos­tu­ra en po­lí­ti­ca ex­te­rior no ha si­do cla­ra.

“Ella tie­ne una pro­pues­ta de com­ba­tir el te­rro­ris­mo y con es­to bus­ca des­man­te­lar la ame­na­za mu­sul­mán. Si­guien­do esa lí­nea, se­rá crí­ti­ca ad­vir­tien­do que un gru­po que inun­da­ba de co­caí­na a Eu­ro­pa y a Fran­cia y que ten­dría ne­xos con Eta y Hez­bo­lá, no pue­de par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca. Por eso, pue­de to­mar dis­tan­cia”. El im­pac­to pue­de ver­se, ex­pli­có, en los re­cur­sos de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal que ha­ce es­te país eu­ro­peo a Co­lom­bia, que de acuer­do con el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Fran­cia en los úl­ti­mos sie­te años as­cen­dió a 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

In­di­có que, en el ca­so de Ma­cron, su po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal pue­de ser muy pa­re­ci­da a lo que ya es­tá con Ho­llan­de y Sar­kozy, un apo­yo de­ci­di­do al acuer­do de paz del Go­bierno con las Farc.

1 CAM­PA­ÑA SU­CIA VUEL­VE A SER PRO­TA­GO­NIS­TA

Co­mo era de es­pe­rar­se en un con­tex­to de en­co­na­da lu­cha en­tre de­mo­cra­cia li­be­ral y na­cio­na­lis­mo an­ti­sis­te­ma en el mun­do, se tor­na­ron su­cias las acu­sa­cio­nes. Las no­ti­cias fal­sas, la es­pe­cu­la­ción y las di­fa­ma­cio­nes, co­mo ocu­rrió sor­pre­si­va­men­te en el es­ce­na­rios de 2016 — co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do—, se apo­de­ra­ron de las re­des y de los me­dios ga­los.

Es­to que­dó cla­ro el pa­sa­do miér­co­les, en el úl­ti­mo de­ba­te trans­mi­ti­do en la te­le­vi­sión fran­ce­sa en­tre el ex­mi­nis­tro Ma­cron y la ul­tra­de­re­chis­ta Le Pen.

“Es­pe­ro que no nos en­te­re­mos de que us­ted tie­ne una cuen­ta offs­ho­re (es de­cir un de­pó­si­to de di­ne­ro en un país con ré­gi­men tri­bu­ta­rio ba­jo o nu­lo) en las Baha­mas. No lo sé. Yo no ten­go ni idea”, afir­mó la lí­der del Fren­te Na­cio­nal an­te 16,5 mi­llo­nes de fran­ce­ses que ob­ser­va­ban el úl­ti­mo ri­fi­rra­fe en­tre am­bos.

“Es­to es una di­fa­ma­ción”, re­pli­có Ma­cron, quien en el de­ba­te y du­ran­te to­da la cam­pa­ña evi­tó di­vul­gar ru­mo­res so­bre su ri­val.

Ha­cien­do eco de me­dios fran­ce­ses, el pe­rió­di­co El País de Es­pa­ña ana­li­zó va­rios co­men­ta­rios que du­ran­te el tra­mo fi­nal de cam­pa­ña reali­zó Le Pen. Por ejem­plo, an­te su afir­ma­ción de que “la Unión Eu­ro­pea le cues­ta a Fran­cia 9.000 mi­llo­nes de eu­ros”, el dia­rio des­mien­te la ci­fra y di­ce que es me­nor: 4.500 mi­llo­nes de eu­ros.

Otra ase­ve­ra­ción con la que Le Pen ar­gu­men­tó su plan de sa­lir de la di­vi­sa eu­ro­pea fue que con el eu­ro, “el po­der de com­pra de los fran­ce­ses ha dis­mi­nui­do.”. Pues bien, tam­bién el pe­rió­di­co lle­gó a la con­clu­sión que es fal­sa es­ta afir­ma­ción, pues se­gún las ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas del país, el po­der ad­qui­si­ti­vo ha cre­ci­do cons­tan­te­men­te.

¿Es una es­tra­te­gia pa­ra mo­vi­li­zar, me­dian­te con­sig­nas fal­sas, a la ciu­da­da­nía des­con­ten­ta y bus­car un efec­to si­mi­lar al de Es­ta­dos Uni­dos o In­gla­te­rra? En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, Yann Bas­set, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, afir­ma que “se­gu­ra­men­te ella, lan­zan­do la his­to­ria de la cuen­ta ban­ca­ria por in­ter­net, y to­da una se­rie de ru­mo­res so­bre su ri­val y fal­sas in­for­ma­cio­nes, de­mues­tra que es cons­cien­te de que la es­tra­te­gia fun­cio­nó en otros lu­ga­res. Por­que si nos ba­sa­mos en ar­gu­men­tos fun­da­men­ta­dos se pue­de lle­gar a la con­clu­sión de que su es­tra­te­gia se ba­sa so­lo en un dis­cur­so que en­lo­da a Ma­cron”, ex­pli­có.

2 ¿ES­TÁ SEN­TEN­CIA­DO EL VO­TO DE FRAN­CE­SES?

Con­tra­rio a los ca­sos es­ta­dou­ni­den­se y bri­tá­ni­co, las elec­cio­nes en Fran­cia no tie­nen son­deos tan ines­ta­bles, en los que una se­ma­na pun­tea una op­ción y a la si­guien­te apa­re­ce ga­na­do­ra la otra. Allí, des­de fe­bre­ro, el even­tual en­fren­ta­mien­to en­tre Ma­cron y Le Pen fue do­mi­na­do por el pri­me­ro, con una di­fe­ren­cia de 20 pun­tos por­cen­tua­les en el ran­go más al­to, y de 8 pun­tos cuan­do más ajus­ta­da es­tu­vo.

No obs­tan­te, An­drés Mo­lano Ro­jas, di­rec­tor aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca Her­nán Echa­va­rría Oló­za­ga, con­si­de­ra que hay mo­ti­vos pa­ra man­te­ner la in­cer­ti­dum­bre so­bre los re­sul­ta­dos que pue­da te­ner la jor­na­da de hoy:

“No hay un fren­te mo­no­lí­ti­co con­tra Ma­ri­ne Le Pen, que pue­de aca­bar cap­tu­ran­do vo­tos in­clu­so de la ex­tre­ma iz­quier­da, por­que el per­fil de los vo­tan­tes de Jean-Luc Mé­len­chon (can­di­da­to de­rro­ta­do en la pri­me­ra vuel­ta) y Le Pen ter­mi­na sien­do pa­re­ci­do. Son eu­ro­es­cép­ti­cos, ul­tra­na­cio­na­lis­tas, an­ti­sis­te­ma. La di­fe­ren­cia ra­di­ca en el tono al rechazo de los ex­tran­je­ros del Fren­te Na­cio­nal, pe­ro la po­si­bi­li­dad es­tá abier­ta pa­ra que al­gu­nos vo­tos pa­sen a Le Pen. Yo no es­toy se­gu­ro de que Ma­cron ten­ga fá­cil los re­sul­ta­dos”, di­jo.

“Re­cal­co que el dis­cur­so an­ti­es­ta­ble­ci­mien­to de Le Pen es lo que la ha he­cho es­tar por en­ci­ma de can­di­da­tos de par­ti­dos tra­di­cio­na­les, y es­to po­dría afec­tar tam­bién a Ma­cron”, agre­gó.

3 A LA ES­PE­RA DE LAS ELEC­CIO­NES DE JU­NIO

Una gran di­fi­cul­tad en­fren­ta­rá el ga­na­dor de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en la po­ten­cia eu­ro­pea. Cual­quie­ra que sea el ven­ce­dor no ten­drá su­fi­cien­te go­ber­na­bi­li­dad por­que sus par­ti­dos no son ma­yo­ría le­gis­la­ti­va. La dispu­ta en­tre Le Pen y Ma­cron rom­pió con la his­to­ria po­lí­ti­ca fran­ce­sa, ya que por pri­me­ra vez nin­guno de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les —re­pu­bli­cano y so­cia­lis­ta—, que­dó pa­ra la se­gun­da vuel­ta. No obs­tan­te, las for­ma­cio­nes de siem­pre po­drían re­cu­pe­rar —o man­te­ner, se­gún co­mo se vea— su po­der en las pró­xi­mas elec­cio­nes.

“Ha­bría un pro­ble­ma de go­ber­na­bi­li­dad pa­ra am­bos, por­que nin­guno tie­ne un par­ti­do con la ca­pa­ci­dad de go­ber­nar so­lo. En el me­jor de los ca­sos ha­bría una coa­li­ción, y pa­ra es­to ha­brá que es­pe­rar lo que ocu­rra en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Por es­te mo­ti­vo, es pre­vi­si­ble que el go­bierno que sea ele­gi­do el do­min­go ten­ga que mo­de­rar cier­tas pos­tu­ras po­lí­ti­cas has­ta los co­mi­cios de ju­nio”, ar­gu­men­tó Yann Bas­set.

Fuen­te: AFP. Fo­to: Reuters. In­fo­gra­fía: EL CO­LOM­BIANO © 2017. Ricardo Ra­mí­rez P. (N3)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.