La alar­ma del río: un plan con­tra la ira del San Juan

Un pro­yec­to uni­ver­si­ta­rio en Cho­có bus­ca que los más chi­cos creen un sen­sor que an­ti­ci­pe las inun­da­cio­nes

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por JU­LIÁN AMOROCHO BE­CE­RRA En­via­do especial, Ist­mi­na

Cuan­do em­pie­za a llo­ver en Ist­mi­na, el ins­tin­to na­tu­ral de los po­bla­do­res del ba­rrio San Agus­tín, que li­mi­ta ha­cia el sur con las aguas del río San Juan, es mi­rar de reojo el cau­dal. Re­co­rrien­do las aguas ma­rrón cla­ro in­ten­tan adi­vi­nar, unas ve­ces con más tino que otras, si en al­gu­nas ho­ras ten­drán que sa­lir de sus ca­sas con sus po­se­sio­nes al hom­bro, hu­yen­do de las aguas que se aden­tran en el ba­rrio.

Es cues­tión de azar pa­ra es­ta co­mu­ni­dad de ca­sas en ma­de­ra y te­chos de zinc, ele­va­das de for­ma ru­di­men­ta­ria so­bre ma­de­ros pa­ra ale­jar­se del al­can­ce de las cre­cien­tes, en el de­par­ta­men­to del Cho­có. No sa­ben si la llu­via pa­ra­rá en mi­nu­tos u ho­ras. “A ve­ces pue­de llo­ver has­ta el día si­guien­te. Es lo nor­mal en es­tos la­res. Ha­ce un par de días el río se nos vol­vió a me­ter”, co­men­ta Ju­lio As­pri­lla, quien ha vi­vi­do los úl­ti­mos 15 de sus 36 años en el ba­rrio.

Cho­có es una de las re­gio­nes más hú­me­das del mun­do, con un pro­me­dio de 13.000 mi­lí­me­tros de llu­via ca­da año se­gún las me­di­cio­nes del Ins­ti­tu­to de Hi­dro­lo­gía, Me­teo­ro­lo­gía y Es­tu­dios Am­bien­ta­les, Ideam. En pers­pec­ti­va, Medellín tie­ne un pro­me­dio de 1.612 mi­lí­me­tros al año.

Tan so­lo es­te año, dos per­so­nas han muer­to por las cre­cien­tes de los ríos, se­gún con­fir­mó la go­ber­na­ción cho­coa­na.

Sin mu­chas for­mas pa­ra po­der­se an­ti­ci­par a las tra­ge­dias, la gen­te ge­ne­ró un sis­te­ma ele­men­tal pa­ra es­tar aten­tos. “Por ce­lu­lar, los que vi­ven en la par­te al­ta del río les avi­san a los que vi­ven más aba­jo”, ex­pli­có el coor­di­na­dor de ges­tión de ries­go de­par­ta­men­tal, Ra­fael Bo­la­ño.

A pe­sar del pe­li­gro siem­pre pre­sen­te, por las ca­lles es­tre­chas y mal pa­vi­men­ta­das de San Agus­tín siem­pre hay ni­ños co­rrien­do y ju­gan­do. Lle­gan has­ta la ori­lla del río y nin­guno osa me­ter­se, aler­ta­dos por sus pa­dres de lo trai­cio­ne­ra que re­sul­ta la co­rrien­te. Usual­men­te

pa­san de lar­go de la pe­que­ña sa­la de ve­la­ción co­mu­nal, en la en­tra­da al ba­rrio, pues es el es­ce­na­rio de las pe­nas. Sin em­bar­go, el sá­ba­do 29 de ma­yo pa­sa­do, el áni­mo era de fies­ta.

Del in­te­rior de la pe­que­ña edi­fi­ca­ción de pa­re­des mar­ca­das por el pa­so del agua cuan­do el río se des­bor­da, cer­ca de 30 ni­ños se reunie­ron pa­ra apren­der a ela­bo­rar cir­cui­tos eléc­tri­cos en un ta­ller dic­ta­do por pro­fe­sio­na­les lle­ga­dos de Bo­go­tá.

Aun­que va­rios adul­tos que hus­mean lo ven po­co prác­ti­co, en me­dio de ne­ce­si­da­des más apre­mian­tes, si con es­to con­si­guen desa­rro­llar un sis­te­ma sim­ple pa­ra “pre­de­cir” cuan­do ven­drá una cre­cien­te del río, mu­chas vi­das po­drían sal­var­se.

El pro­yec­to con el río

La idea es que los ni­ños, con los co­no­ci­mien­tos que desa­rro­llen, creen un sis­te­ma bá­si­co con un sen­sor que, ubi­ca­do en la par­te al­ta del San Juan, mi­da el cau­dal del río, y cuan­do ha­ya una cre­cien­te aler­te al ba­rrio al­gu­nos mi­nu­tos an­tes que lle­gue.

“Es­ta­mos en una eta­pa ini­cial del pro­yec­to”, co­men­ta Fe­li­pe Mo­reno, bo­go­tano de 26 años que coor­di­na el ta­ller del día, el se­gun­do de la se­ma­na en Ist­mi­na, an­tes de re­cal­car que aun­que es­ta idea se­ría fá­cil de desa­rro­llar pa­ra un in­ge­nie­ro, “la idea es que sean los mis­mos ni­ños del ba­rrio los que lo ha­gan, pa­ra que así desa­rro­llen su cu­rio­si­dad y pue­dan se­guir so­los abor­dan­do nue­vos pro­ble­mas que en­cuen­tren”.

Con un co­no­ci­mien­to bá­si­co es po­si­ble desa­rro­llar el pro­yec­to, ex­pli­ca Mo­reno. Bas­ta es­co­ger un pun­to al­to del río, en don­de se pue­da ins­ta­lar fir­me un sen­sor in­fra­ro­jo que se pue­de com­prar por al­go me­nos de 3.000 pe­sos. Co­nec­ta­do y ali- men­ta­do por una ba­te­ría, es­te re­gis­tra­ría un ni­vel ba­se del cau­dal de tal for­ma que, en el mo­men­to en que em­pie­ce a su­bir, la va­ria­ción aler­te in­me­dia­ta­men­te en el pue­blo.

Esa ven­ta­ja de al­gu­nos mi­nu­tos fren­te al ce­lu­lar o a la sim­ple vis­ta del río pue­de ser su­fi­cien­te pa­ra es­qui­var una ava­lan­cha co­mo la que gol­peó a Mo­coa o a Ma­ni­za­les.

Así lo con­si­de­ran des­de el Ideam, pues la se­ma­na an­te­rior, su di­rec­tor de pro­nós­ti­cos, Ch­ris­tian Eus­cá­te­gui, aler­tó que las llu­vias en Co­lom­bia se es­tán pre­sen­tan­do hoy en día con una ma­yor in­ten­si­dad com­pen­sa­da por un me­nor es­pa­cio de tiem­po y de reac­ción.

Es­to ocu­rre por efec­to del cam­bio cli­má­ti­co y la en­tra­da de uno de los dos pe­rio­dos llu­vio­sos que tie­ne Co­lom­bia, agre­gó el fun­cio­na­rio.

Una ubi­ca­ción pro­ble­má­ti­ca

En es­ta ecua­ción, San Agus­tín tie­ne to­das las de per­der: El ba­rrio es­tá ate­na­za­do en­tre el río y la lo­ma. En­tre la ca­sa más pró­xi­ma al río y la que ro­za con el pie de la mon­ta­ña, hay unos 50 me­tros, en­tre los que se aprie­tan va­rias vi­vien­das.

“No hay más pa­ra don­de ir, por­que mu­chos lle­ga­ron aquí des­pla­za­dos y por la po­bre­za no hay otra op­ción”, cuen­ta As­pri­lla y se en­co­ge de hom­bros. Re­la­ta que so­lo sie­te días an­tes de que lle­ga­ra el ta­ller, una llu­via man­dó a vo­lar los te­chos de por lo me­nos cin­co ca­sas.

Exis­ten otros fac­to­res que in­flu­yen en las bue­nas in­ten­cio­nes del ta­ller. En fren­te de la sa­la de ve­la­cio­nes don­de los ni­ños re­vo­lo­tean con ca­bles y ba­te­rías en las ma­nos, un gra­fi­ti con las pa­la­bras Agc (alu­si­vas a las Au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Co­lom­bia, que con­tro­lan la re­gión) son un re­cor­da­to­rio cla­ro de la gra­ve si­tua­ción de or­den pú­bli­co que gol­pea to­do Cho­có.

La De­fen­so­ría del Pue­blo lla­mó la aten­ción la se­ma­na an­te­rior so­bre las dispu­tas en­tre las Agc y la gue­rri­lla del Eln en el de­par­ta­men­to por el con­trol de la mi­ne­ría ile­gal y el nar­co­trá­fi­co, pues in­for­mó

que es­te fe­nó­meno de­ja en los úl­ti­mos tres me­ses más de 1.200 per­so­nas des­pla­za­das.

En Ist­mi­na no es di­fe­ren­te, pues ca­si en­tre mur­mu­llos sus ha­bi­tan­tes ad­mi­ten que el di­ne­ro cir­cu­la gra­cias a la mi­ne­ría. Los de­más vi­ven del co­mer­cio y ne­go­cios me­no­res co­mo el mo­to­ta­xis­mo. Así co­mo pue­de ser un enemi­go im­pla­ca­ble, el San Juan tam­bién es fuen­te de tra­ba­jo, pues fun­cio­na co­mo una au­to­pis­ta flu­vial que lle­ga has­ta el océano Pa­cí­fi­co.

A pe­sar de to­do, la ayu­da de lí­de­res co­mu­na­les ha per­mi­ti­do que es­ta sea la cuar­ta vez que se ha­cen los ta­lle­res en Ist­mi­na, co­mo par­te de “Tec­no­kids”, un pro­yec­to de la Uni­ver­si­dad Ec­ci de Bo­go­tá, la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM) y la Agen­cia de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal (Usaid).

Al fin de cuen­tas, lí­de­res co­mo As­pri­lla sos­tie­nen la ló­gi­ca de que, ha­ga lo que ha­ga, a nin­gu­na per­so­na le gus­ta que el agua se me­ta a la ca­sa.

Las pro­me­sas pa­ra el fu­tu­ro

“¡Pro­fe, ha­ga el fa­vor!”, los gri­tos de Yiz­za rom­pen va­rias ve­ces el rui­do­so am­bien­te del pri­mer ta­ller de la se­ma­na. A sus 11 años es ace­le­ra­da e im­pa­cien­te, pe­ro tam­bién es una de las alum­nas aven­ta­ja­das. Es­tá mo­les­ta por­que no le quie­re sa­lir la pro­gra­ma­ción de una pan­ta­lla led y no le im­por­ta que sus de­más com­pa­ñe­ros aún es­tén con los con­cep­tos bá­si­cos.

Tam­po­co le im­por­ta que su desem­pe­ño sea el que desean des­per­tar en los otros ni­ños y que, qui­zá, so­bre sus pe­que­ños hom­bros pue­da es­tar al­gu­na es­pe­ran­za de ge­ne­rar ese sen­sor que sal­ve vi­das a fu­tu­ro.

Sim­ple­men­te le gus­ta ha­cer que pe­que­ñas lu­ces bri­llen cuan­do co­nec­ta ca­bles. Por eso, a pe­sar que es­tá ha­cien­do el ca­lor que no da tre­gua, el su­dor cae a ma­res den­tro del sa­lón es­co­gi­do pa­ra ese pri­mer en­cuen­tro y le se­ría me­jor es­tar afue­ra, ju­gan­do en la can­cha del ba­rrio con otros ni­ños, si­gue con los ojos cla­va­dos en las ins­truc­cio­nes del kit del ta­ller.

Man­te­ner el tiem­po ocu­pa­do y dar­les al­go de uti­li­dad, en un en­torno de opor­tu­ni­da­des es­ca­sas, es el in­te­rés de los pro­fe­so­res que han es­ta­do al tan­to del te­ma, co­mo Cla­ra Inés Mos­que­ra, quien ase­ve­ra que es­pe­ra po­der rom­per en al­go la ten­den­cia que im­pe­ra en el pue­blo, en don­de las opor­tu­ni­da­des se

li­mi­tan a la mi­ne­ría, co­mer­ciar o ma­ne­jar un mo­to­ta­xi

No obs­tan­te, a jui­cio de Mo­reno, lo que ha­cen va en con­tra de las fi­gu­ras del co­le­gio, “que­re­mos que el es­tu­dian­te sea el cen­tro del apren­di­za­je y no ha­ya fi­gu­ra de pro­fe­sor sa­bio. Que ellos sean au­tó­no­mos y que pa­sen de con­su­mi­do­res de tec­no­lo­gía a crea­do­res”.

Resistencia

Re­cos­ta­do so­bre una ca­se­ta fren­te a la sa­la de ve­la­ción, As­pri­lla vi­gi­la el ta­ller. Los ni­ños le di­cen pro­fe­sor y le obe­de­cen aun­que ad­mi­te que “ha­ce un año de­jé la es­cue­la”.

De bue­nas a pri­me­ras, em­pie­za de nue­vo a llo­ver y eso le ayu­da a re­cor­dar aque­lla vez, ha­ce unos po­cos me­ses, en que el agua se les me­tió tan­to que los que te­nían ca­noas y lan­chas lle­ga­ron has­ta el ba­rrio pa­ra ayu­dar a sa­car los po­cos en­se-

res que que­da­ban en­te­ros.

Es­to le de­ja una con­clu­sión y es que la es­pe­ran­za en la pros­pe­ri­dad es un lu­jo muy ca­ro, cuan­do ya en otras oca­sio­nes se han que­da­do con las ma­nos es­ti­ra­das. “Nos han pro­me­ti­do ayu­das, pe­ro no ha pa­sa­do na­da y sa­be­mos que es di­fí­cil re­ubi­car el ba­rrio. Una de las ra­zo­nes es que la gen­te no va a que­rer. Así pa­sa en to­do Cho­có”.

Por eso, afir­ma con me­dia son­ri­sa que, a es­tas al­tu­ras, lo úni­co que es­pe­ran del fu­tu­ro es su­plir su día a día y oja­lá te­ner ese par de mi­nu­tos ex­tras pa­ra po­der es­ca­par­le al río

Se bus­ca que los ni­ños en­tien­dan de elec­tri­ci­dad y cir­cui­tos. Con suer­te, ha­rán el sen­sor que evi­te la ira del río.

FO­TO JU­LIÁN AMOROCHO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.