Hé­roes de las al­can­ta­ri­llas, su día a día

Ha­cen uno de los ofi­cios más di­fí­ci­les: lim­piar 4.500 ki­ló­me­tros ba­jo tie­rra en el va­lle de Abu­rrá.

El Colombiano - - METRO - Por VÍCTOR AN­DRÉS ÁL­VA­REZ C.

Ba­jo tie­rra, en me­dio del es­tiér­col de 3 mi­llo­nes de per­so­nas, 112 hom­bres y mu­je­res pa­san la ma­yor par­te de su tiem­po. Un tra­ba­jo que po­cos quie­ren ha­cer. ¿Con­vic­ción? ¿Ne­ce­si­dad? Pa­ra ellos no es fá­cil en­con­trar la res­pues­ta del por­qué lle­ga­ron ahí, pe­ro son hé­roes, po­co re­co­no­ci­dos, cu­yo tra­ba­jo sir­ve pa­ra evi­tar ta­po­na­mien­tos que ge­ne­ran tra­ge­dias en tie­rra.

En el va­lle de Abu­rrá hay 4.500 ki­ló­me­tros de al­can­ta­ri­lla­do por don­de co­rren las aguas de la­va­ma­nos, inodo­ros y desagües de mi­llo­nes de vi­vien­das. Tam­bién pa­san las llu­vias y, rum­bo a las que­bra­das, un ori­fi­cio de has­ta 6 pul­ga­das de diá­me­tro sir­ve de ca­nal pa­ra el lo­do, las pie­dras y los desechos.

Allí cir­cu­la has­ta lo im­pen­sa­do: con­do­nes usados, ani­ma­les muer­tos, col­cho­nes y co­bi­jas que fue­ron arro­ja­dos en ba­te­rías sa­ni­ta­rias o en al­guno de los 79.000 su­mi­de­ros o al­can­ta­ri­llas de re­jas. Por ese sis­te­ma de tu­be­rías que com­pren­de ca­si la dis­tan­cia ida y re­gre­so des­de Medellín a Mia­mi ( Es­ta­dos Uni­dos), na­ve­ga lo más pre­ca­rio de la ciu­da­da­nía, que in­clu­so re­fle­ja su irres­pon­sa­bi­li­dad con el uso y desuso de los re­cur­sos.

Sal­van vi­das en si­len­cio

El sol se rehu­sa a sa­lir. La ma­ña­na es fres­ca y hay una tí­mi­da in­ten­ción de llo­viz­na. En su bi­ci­cle­ta, Na­ta­lia Co

rrea tran­si­ta son­rien­te por la ci­clo­rru­ta de la ca­rre­ra 73, cer­ca a la Uni­dad De­por­ti­va Ata­na­sio Gi­rar­dot, por don­de dos ho­ras an­tes, ca­si un me­tro y me­dio de­ba­jo del as­fal­to, tres ope­ra­rios de Em­pre­sas Pú­bli­cas de Medellín (EPM), bus­can lo que pu­die­ra obs­truir la al­can­ta­ri­lla.

Cin­co ki­ló­me­tros al nor­te, en el ba­rrio Los Co­lo­res, es­tá

John Da­río Gon­zá­lez, otro fun­cio­na­rio que lle­gó a una cá­ma­ra de ins­pec­ción—nom­bre téc­ni­co de las al­can­ta­ri­llas de ta­pa cir­cu­lar de con­cre­to— pa­ra aten­der un lla­ma­do ciu­da­dano que ad­ver­tía el re­bo­sa­mien­to de aguas ne­gras.

“Las pri­me­ras se­ma­nas de es­te tra­ba­jo vo­mi­ta­ba al ver y sen­tir el olor de la ma­te­ria fe­cal. Ahí nos me­tía­mos. Me de­mo­ré ocho días pa­ra acos­tum­brar­me”, re­cuer­da el hom­bre de 62 años y cara arru­ga­da, que re­fle­ja fuer­za y vi­ta­li­dad.

Co­mo John Da­río, 64 per­so­nas más en­tran a dia­rio, día y no­che, con sor­pren­den­te tran­qui­li­dad, a las 139.000 cá­ma­ras de ins­pec­ción que hay en el Va­lle de Abu­rrá.

Pe­ro el ries­go siem­pre es­tá la­ten­te. An­tes de re­co­rrer los ori­fi­cios, mi­den con un sen­sor la can­ti­dad de ga­ses tó­xi­cos, ge­ne­ra­dos por ver­ti­mien­tos de industrias o per­so­nas. John Da­río no tie­ne me­mo­ria de al­guien que ha­ya si­do afec­ta­do por esa si­tua­ción, no obs­tan­te cree que quie­nes co­mo él ha­cen esa la­bor “tie­nen acos­tum­bra­da la na­riz”.

“Aho­ra es fá­cil, en com­pa­ra­ción con an­tes: to­ca­ba ba­jar has­ta 6 me­tros cuan­do ha­bía obs­truc­ción en las al­can­ta­ri­llas y no se po­día sa­car con va- ri­llas lo que la ge­ne­ra­ba. Se rom­pía y des­cen­día­mos pa­ra des­ta­quear. Es­to cam­bió en 1985”, co­men­ta.

John Da­río se ha­ce a un la­do del hue­co en la su­per­fi­cie. Con una man­gue­ra de has­ta 120 me­tros de lar­go y una bo­ca de 6 pul­ga­das que va des­de un ca­mión equi­pa­do con tan­ques de agua y un com­par­ti­mien­to pa­ra trans­por­tar re­si­duos re­cu­pe­ra­dos de las al­can­ta­ri­llas, dis­pa­ran por esos con­duc­tos un po­ten­te cho­rro de agua. La idea es des­ta­quear­los y so­lu­cio­nar el ta­po­na­mien­to que po­dría oca­sio­nar una inun­da­ción en las vi­vien­das del sec­tor.

El so­ni­do del ca­mión y los mo­to­res es atur­di­dor. El equi­po de cua­tro em­plea­dos con­ti­núa tra­tan­do de sa­car la ba­su­ra. El olor a lo­do se ha­ce más fuer­te y los tran­seún­tes no se in­mu­tan de lo que se ha­ce ba­jo tie­rra, co­mo si esa la­bor les fue­ra co­mún.

“Uno tie­ne que ‘ju­gar’ aba­jo con las cu­ca­ra­chas, las ra­tas que pa­san por el la­do de uno, pe­ro mien­tras no les ha­ga na­da, de­jan tra­ba­jar”, aco­ta John Da­río.

En to­tal EPM tie­ne a dis­po­si­ción 12 equi­pos, co­no­ci­dos co­mo de suc­ción - pre­sión, pa­ra la fun­ción de des­obs­truir las al­can­ta­ri­llas de Medellín y su área me­tro­po­li­ta­na.

Con esas má­qui­nas y la la­bor de los ope­ra­rios—li­de­ra­dos por 12 pro­fe­sio­na­les y 35 téc­ni­cos y tec­nó­lo­gos se ha lo­gra­do su­pe­rar en me­nos de tres ho­ras emer­gen­cias co­mo la inun­da­ción del de­pri­mi­do de Bu­le­rías, ha­ce un mes.

Tras 30 mi­nu­tos de suc­cio­nar em­pie­za a sa­lir la ba- su­ra. Va­sos desecha­bles, bol­sas, y pe­da­zos de co­bi­jas y al­moha­das que­dan en­re­da­dos en la bo­ca de la man­gue­ra. De­ben ser cor­ta­dos con ma-

“No nos ha pa­sa­do na­da por­que Dios es muy gran­de, y la em­pre­sa nos da ga­ran­tías. Por ahí pa­san mu­chos ga­ses” JOHN DA­RÍO GON­ZÁ­LEZ Em­plea­do de red de al­can­ta­ri­lla­do “He en­con­tra­do pe­rros muer­tos, cha­sis de mo­tos. La gen­te di­ce que nos to­ca ma­lu­co, pe­ro es sa­tis­fac­to­rio”. WILINTON AN­DRÉS LÁ­ZA­RO Em­plea­do de lim­pie­za de al­can­ta­ri­lla­dos

che­te pa­ra que pue­dan de­po­si­tar­se en el com­par­ti­mien­to y ser lle­va­dos a las plan­tas de tra­ta­mien­to re­si­dual.

Más que ma­lo, es bueno

Sin im­por­tar­le que le di­gan que su tra­ba­jo pro­du­ce as­co, Wi­lin

ton An­drés Lá­za­ro, de 38 años, cin­co de ellos en el ofi­cio, se sien­te or­gu­llo­so de lo que ha­ce.

De­ja a un la­do la man­gue­ra suc­cio­na­do­ra con la que lu­cha tra­tan­do de sa­car la ba­su­ra y ase­ve­ra que ha en­con­tra­do pe­rros muer­tos y al­gu­nos cha­sis de mo­tos en el tiem­po que lle­va desem­pe­ñán­do­se en esa la­bor.

“La gen­te di­ce que nos to­ca ma­lu­co, pe­ro es la sa­tis­fac­ción del tra­ba­jo, en especial cuan­do hay emer­gen­cias y les ayu­da­mos a las fa­mi­lias a que no lo pier­dan to­do en una inun­da­ción”, apun­ta Wilinton, quien afir­ma que ca­da vez que in­gre­sa a una al­can­ta­ri­lla pien­sa en su es­po­sa, su hi­ja y en una me­jor ciu­dad pa­ra ellas.

In­te­rrum­pién­do­lo, John Da­río ano­ta que a un com­pa­ñe­ro le to­có sa­car una ca­be­za de una per­so­na que obs­truía un desagüe y re­me­mo­ra que le ha to­ca­do sa­car ma­rra­nos del al­can­ta­ri­lla­do. Tam­bién ani­llos y ca­de­nas de oro.

En Medellín no se pre­sen­tan arro­yos co­mo los de Ba­rran­qui­lla, por ejem­plo, pe­ro sí hay pun­tos en la ciu­dad que sue­len inun­dar­se cuan­do hay agua­ce­ros pro­lon­ga­dos.

Pun­to Ce­ro y cer­ca a la es­ta­ción Flo­res­ta del me­tro, Bu­le­rías y Par­ques del Río, son

sec­to­res de al­ta com­ple­ji­dad pa­ra las cua­dri­llas de EPM.

La ex­pli­ca­ción pa­ra los re­pre­sa­mien­tos de agua es que al­gu­nos de esos pun­tos se en­cuen­tran en un ni­vel in­fe­rior de las que­bra­das.

No obs­tan­te en otros si­tios, co­mo la Minorista, las inun­da­cio­nes son fre­cuen­tes de­bi­do a la can­ti­dad de ba­su­ra en las al­can­ta­ri­llas. Allí, los ha­bi­tan­tes de ca­lle arro­jan cos­ta­les y ro­pa por los desagües, co­men­tan tra­ba­ja­do­res de EPM.

El ge­ren­te de Ges­tión Aguas Re­si­dua­les de EPM,

León Ye­pes, re­por­ta que la in­ver­sión de esa em­pre­sa pú­bli­ca en pro­gra­mas de man­te­ni­mien­to y lim­pie­za de que­bra­das y al­can­ta­ri­llas su­pera los 20.000 mi­llo­nes de pe­sos anua­les, y la­men­ta que en al­gu­nos sec­to­res se arro­jan, con fre­cuen­cia, res­tos de ce­men­to y mez­cla pa­ra cons­truc­ción. La la­bor de lim­pie­za de re­des, co­mo la que se ha­ce en Los Co­lo­res, es desa­rro­lla­da por 12 equi­pos dis­tri­bui­dos por zo­nas: cua­tro en la nor­te, cua­tro en la sur y otros cua­tro en la cen­tro. He­mel Ser­na es el in­ge­nie­ro de EPM a car­go de las cua­dri­llas. Ex­pli­ca que se ha­ce man­te­ni­mien­to per­ma­nen­te pa­ra evi­tar inun­da­cio­nes, pe­ro tam­bién tra­ba­jan las 24 ho­ras en la aten­ción de las emer­gen­cias que sean re­por­ta­das. “Per­ma­nen­te­men­te re­ci­bi­mos so­li­ci­tu­des de fu­gas y obs­truc­cio­nes en tra­mos que de­be­mos aten­der de in­me­dia­to. Mu­chas ve­ces son su­mi­de­ros que es­tán ta­po­na­dos por las ba­su­ras que lle­gan por la llu­via”, ase­ve­ra.

Tec­no­lo­gía ba­jo tie­rra

Co­mo par­te de la la­bor que rea­li­zan John Da­río y el res­to de los fun­cio­na­rios que lo acom­pa­ñan en la Uni­dad de Ope­ra­ción y Man­te­ni­mien­to Ges­tión Aguas Re­si­dua­les de EPM, tam­bién se ha­ce una ins­pec­ción con una cá­ma­ra sub­te­rrá­nea, una es­pe­cie de ro­bot

que to­ma imá­ge­nes de la al­can­ta­ri­lla en tiem­po real.

“Es­ta es una ins­pec­ción de re­des con cir­cui­to ce­rra­do de te­le­vi­sión. En­tra la cá­ma­ra y no in­gre­sa el per­so­nal. Con ella mi­ra­mos cuál es el es­ta­do de la tu­be­ría, so­bre to­do, de las pa­re­des. La cá­ma­ra tie­ne tec­no­lo­gía de es­cá­ner óp­ti­co y to­ma un re­gis­tro pa­ra que la in­for­ma­ción sea pro­ce­sa­da a tra­vés de un soft­wa­re”, sub­ra­ya el in­ge­nie­ro Ser­na.

El ro­bot que tran­si­ta las al­can­ta­ri­llas es usa­do de ma­ne­ra pre­ven­ti­va. Ac­tual­men­te EPM cuen­ta con dos y una uni­dad de diag­nós­ti­co. De acuer­do con la can­ti­dad de lo­do que ha­ya en la al­can­ta­ri­lla, los ope­ra­rios de­ben cam­biar las cua­tro rue­das pa­ra un me­jor desem­pe­ño. Des­de un mo­derno ca­rro es mo­ni­to­rea­do por un ex­per­to.

Esa es la par­te fá­cil de la la­bor ba­jo tie­rra que ha­cen un pu­ña­do de hom­bres, y que en la su­per­fi­cie pa­re­ce in­vi­si­ble. No siem­pre en­tra el ro­bot ni po­cas ve­ces es­tá lim­pia la red. El re­to, por lo ge­ne­ral, es li­diar con des­per­di­cios. La ma­te­ria fe­cal de los mi­llo­nes de sa­ni­ta-

rios es lo de me­nos. El olor, ya es pai­sa­je, pe­ro lo que in­dig­na es el com­por­ta­mien­to de mu­chos ciu­da­da­nos.

“Si las per­so­nas se sen­ta­ran a pen­sar, por un mo­men­to, en to­do es­to que nos to­ca ha­cer a dia­rio, tal vez re­ca­pa­ci­ta­rían an­tes de arro­jar un pa­pel a la ca­lle o un con­dón por el sa­ni­ta­rio”, di­ce John Da­río.

Mien­tras tan­to, lis­to al te­lé­fono pa­ra aten­der el lla­ma­do ciu­da­dano, y se­gu­ro de su apor­te al bie­nes­tar de la gen­te, el in­ge­nie­ro Ser­na se en­tu­sias­ma con lo que ha­ce y se sien­te or­gu­llo­so de los ope­ra­rios.

“La in­vi­ta­ción es a evi­tar arro­jar re­si­duos só­li­dos a las vías, bo­te­llas. Cuan­do hay llu­vias, to­do es­te ma­te­rial es trans­por­ta­do ha­cia los su­mi­de­ros, ta­po­nán­do­los y ge­ne­ran­do, en oca­sio­nes, inun­da­cio­nes”, con­clu­ye

John Da­río Gon­zá­lez es uno de los ope­ra­rios más ex­pe­ri­men­ta­dos del gru­po de Ges­tión de Aguas Re­si­dua­les de EPM.

FO­TOS CAR­LOS VE­LÁS­QUEZ

Las per­so­nas que lim­pian la red de al­can­ta­ri­lla­do del Va­lle de Abu­rrá, en­cuen­tran allí, ade­más de ra­tas y cu­ca­ra­chas, ca­dá­ve­res de ani­ma­les, co­bi­jas y to­do ti­po de ba­su­ra. Uno de ellos es Wilinton An­drés Lá­za­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.