Ayu­das di­gi­ta­les me­jo­ran fi­nan­zas

Em­pre­sas fi­nan­cie­ras de ba­se tec­no­ló­gi­ca dis­po­nen so­lu­cio­nes úti­les a su bol­si­llo.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por JUAN FE­LI­PE SIE­RRA SUÁ­REZ

En­con­trar fá­cil­men­te cré­di­tos li­ge­ros, que sean de me­nor cos­to al que pa­ga, pro­gra­mar su pre­su­pues­to o el de un pe­que­ño ne­go­cio, ade­más de agi­li­zar las transac­cio­nes en lí­nea, sin ne­ce­si­dad de te­ner con­ve­nios con ban­cos o entidades de re­cau­do, son tres mo­da­li­da­des de fin­tech (em­pren­di­mien­tos de ba­se tec­no­ló­gi­ca fi­nan­cie­ros), que se en­cuen­tran en el mer­ca­do y de las que se des­co­no­ce su uso.

Por eso EL CO­LOM­BIANO le cuen­ta có­mo no de­jar­se aho­gar en las obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras, ni lle­var una vi­da des­or­de­na­da en el ma­ne­jo del di­ne­ro. Es­tos erro­res son cos­to­sos, pe­ro se pue­den co­rre­gir con el uso gra­tui­to de tec­no­lo­gías, que en al­gu­nos ca­sos re­quie­re pa­go (ver re­cua­dros).

En tiem­pos en que la pla­nea­ción de gas­tos e in­gre­sos es más ne­ce­sa­ria, tam­bién re­sul­ta opor­tuno sa­ber que hay me­ca­nis­mos pa­ra for­ta­le­cer su ex­pe- rien­cia con la ban­ca tra­di­cio­nal y me­jo­rar sus fi­nan­zas.

“Las fin­tech per­mi­ten ha­cer transac­cio­nes que an­tes so­lo ha­cían las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras tra­di­cio­na­les. Aho­ra fa­ci­li­tan los pa­gos, la ne­go­cia­ción de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros y la ob­ten­ción de re­cur­sos de fi­nan­cia­ción, me­dian­te pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas, in­clu­so, des­de el te­lé­fono ce­lu­lar”, co­men­tó Ale­jan­dro Use­che, di­rec­tor del MBA (maes­tría en ne­go­cios) de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio y ex­per­to en fi­nan­zas per­so­na­les.

Él com­pa­ra es­ta trans­for­ma­ción di­gi­tal con la apa­ri­ción del co­rreo elec­tró­ni­co, que ya su­peró el uso del co­rreo fí­si­co. Se es­ti­ma que exis­ten en el país 150 em­pren­di­mien­tos fi­nan­cie­ros.

Asi­mis­mo, Use­che re­co­men­dó un uso pru­den­te a las per­so­nas que em­plean es­te ti­po de apli­ca­cio­nes, “evi­tan­do creer en pro­me­sas fal­sas de al­tas ren­ta­bi­li­da­des, de di­ne­ro fá­cil. Por eso es me­jor con­sul­tar la le­ga­li­dad de es­tos si­tios. Una op­ción es ve­ri­fi­car si la em­pre­sa es­tá en de es­tas em­pre­sas exis­ten en el país, se­gún cuen­tas de la Aso­cia­ción Co­lom­bia Fin­tech.

www.co­lom­bia­fin­tech.co, de la Aso­cia­ción Co­lom­bia Fin­tech”.

Orí­ge­nes

Las em­pre­sas fin­tech na­cie­ron en 2008 co­mo res­pues­ta a la cri­sis fi­nan­cie­ra y co­mo ne­ce­si­dad de mer­ca­do pa­ra ge­ne­rar con­fian­za. Así se desa­rro­lla­ron so­lu­cio­nes más atrac­ti­vas pa­ra la gen­te a pe­sar de la in­cer­ti­dum­bre de mer­ca­do.

To­mó seg­men­tos des­aten­di­dos por la ban­ca tra­di­cio­nal y em­pe­za­ron a com­pe­tir con esos nue­vos clien­tes. Pos­te­rior­men­te, “se in­te­gra­ron a la ban­ca pa­ra ofre­cer ser­vi­cios con­jun­tos con me­jor ex­pe­rien­cia al clien­te, al­go que no ha­cía la tra­di­cio­nal por­que su in­fra­es­truc­tu­ra es más ro­bus­ta”, ma­ni­fes­tó por su par­te Ed­win Zá­ci­pa, di­rec­tor de la Aso­cia­ción Co­lom­bia Fin­tech.

Otras de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te ti­po de em­pre­sas es que cuen­tan con un equi­po hu­mano pe­que­ño, son di­ná­mi­cas y rá­pi­das.

De he­cho, los ban­cos ven en las co­mu­ni­da­des de desa­rro­lla­do­res una opor­tu­ni­dad de ha­cer trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, fi­jan re­tos de in­no­va­ción abier­ta y ade­más, cuen­tan con sus pro­pios cen­tros de in­no­va­ción.

“Tam­bién se da el ca­so de que in­cu­ban a es­tos nue­vos desa­rro­llos, los ace­le­ran pa­ra que se con­so­li­den en el mer­ca­do, e in­clu­so crean su pro­pio ven­tu­re ca­pi­tal (fon­do de ca­pi­tal de ries­go) pa­ra acom­pa­ñar­las”, aña­dió Zá­ci­pa.

Ca­te­go­rías

Sin em­bar­go, se pue­de de­cir que es­ta in­dus­tria es he­te­ro­gé­nea, por­que in­clu­ye a las que brin­dan so­lu­cio­nes fi­nan­cie­ras en el ma­ne­jo de di­ne­ro y ayu­dan a ad­mi­nis­trar con so-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.