La fac­tu­ra de­ja el pa­pel pa­ra ir a la car­pe­ta di­gi­tal

Go­bierno, em­pre­sas y con­su­mi­do­res se pre­pa­ran pa­ra in­gre­sar a par­tir de 2019 al mun­do de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca. Les con­ta­mos có­mo se­rá.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por FERNEY ARIAS JI­MÉ­NEZ

Las fac­tu­ras o ti­que­tes de com­pra que ha­bi­tual­men­te us­ted re­ci­be tras ad­qui­rir un pro­duc­to o ser­vi­cio, po­dría de­cir­se que son do­cu­men­tos que es­tán en vías de ex­tin­ción en el mun­do de los ne­go­cios.

Un in­for­me de la fir­ma con­sul­to­ra Bi­llen­tis se­ña­ló que du­ran­te es­te año se­rán pro­ce­sa­das más de 35.000 mi­llo­nes de fac­tu­ras elec­tró­ni­cas en to­do el mun­do. Y só­lo en Amé­ri­ca La­ti­na, la re­gión que más ha avan­za­do en es­te seg­men­to, se­rán de apro­xi­ma­da­men­te 15.000 mi­llo­nes, sien­do la pro­duc­ción más al­ta.

En el ca­so co­lom­biano, la apues­ta del Go­bierno con el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo 2015-2018 y la re­for­ma tri­bu­ta­ria, apro­ba­da a fi­na­les del año pa­sa­do, es ma­si­fi­car la fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca en las em­pre­sas, co­mo me­ca­nis­mo pa­ra in­cre­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad y con­tro­lar la eva­sión fis­cal.

Con el De­cre­to 2242 de 2015, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da re­gla­men­tó las con­di­cio­nes de ex­pe­di­ción e in­ter­ope­ra­bi­li­dad de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca con fi­nes de ma­si­fi­ca­ción y con­trol fis­cal.

Así, tien­de a des­apa­re­cer la ac­tual “ti­ri­lla” en la que se es­pe­ci­fi­can da­tos del ven­de­dor, así co­mo del pro­duc­to, se ano­tan da­tos del com­pra­dor y dan de­ta­lles de si la transac­ción se hi­zo de con­ta­do y en efec­ti­vo o a pla­zos y con tar­je­tas de cré­di­to o dé­bi­to.

En su re­em­pla­zo, el clien­te ob­ten­drá un do­cu­men­to di­gi­tal que le ser­vi­rá de so­por­te a las transac­cio­nes de com­pra de bie­nes y/o ser­vi­cios, el cual ga­ran­ti­za­rá la le­gi­ti­mi­dad de la transac­ción.

1 LOS PRI­ME­ROS PA­SOS HA­CIA ESA FAC­TU­RA

En oc­tu­bre del año pa­sa­do, la Di­rec­ción de Im­pues­tos y Adua­nas Na­cio­na­les (Dian) fi­na­li­zó el “Plan Pi­lo­to pa­ra Ma­si­fi­ca­ción de la Fac­tu­ra­ción Elec­tró­ni­ca en Co­lom­bia”.

En esa ini­cia­ti­va par­ti­ci­pa­ron 57 em­pre­sas, de las cua­les 38 trans­mi­tie­ron las fac­tu­ras de for­ma exi­to­sa me­dian­te el ser­vi­cio de fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca que la Dian im­ple­men­tó pa­ra ese ejer­ci­cio.

Tras esa prue­ba, la au­to­ri­dad tri­bu­ta­ria ha­bi­li­tó a las pri­me­ras 19 em­pre­sas pa­ra que co­men­za­ran a ex­pe­dir la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca.

En ese con­tex­to, es­te se­rá un año mar­ca­do por cam­bios en Co­lom­bia. La en­tra­da en vi­gor del De­cre­to 1349 de 2016, que es­ta­ble­ció que la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca es un tí­tu­lo va­lor, dio un im­pul­so pa­ra la obli­ga­to­rie­dad del uso de ese ti­po de do­cu­men­to (ver Glo­sa­rio).

La Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de In­ge­nie­ros (Aciem) con­si­de­ró que, en­tre es­te año y el pró­xi­mo, la Dian ace­le­ra­rá el pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción has­ta al­can­zar la to­ta­li­dad de per­so­nas na­tu­ra­les y ju­rí­di­cas obli­ga­das a emi­tir la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca a par­tir del pri­me­ro de enero de 2019.

2 ¿QUÉ CAM­BIOS VE­RÁN LOS CLIEN­TES?

Ser­gio Ig­na­cio So­to, di­rec­tor de Fe­nal­co An­tio­quia, des­ta­có que con la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca, el pri­mer be­ne­fi­cio que ten­drá el clien­te se­rá te­ner la cer­te­za de que quien re­ci­bió el pa­go por el pro­duc­to o ser­vi­cio que ad­qui­rió es un em­pre­sa­rio le­gal.

“Adi­cio­nal­men­te, ese con­su­mi­dor ten­drá la se­gu­ri­dad de que los im­pues­tos que es­tán aso­cia­dos a ese ar­tícu­lo o ser­vi­cio co­mo el IVA, irán a la ha­cien­da pú­bli­ca pa­ra ser in­ver­ti­dos en pro­gra­mas so­cia­les y que el tri­bu­to no se­rá des­via­do por ines­cru­pu­lo­sos o avi­va­tos”, aña­dió.

Otra bon­dad del do­cu­men­to es­tá aso­cia­do a la ga­ran­tía so­bre el pro­duc­to que se com­pró, es de­cir, que es­te tu­vo un pro­ce­so le­gal de im­por­ta­ción (en ca­so de ser traí­do del ex­te­rior) o que cum­plió to­das las con­di­cio­nes en ma­te­ria de im­pues­tos y de nor­mas téc­ni­cas, si se tra­ta de al­go fa­bri­ca­do en el país.

“En esen­cia, se tra­ta de un círcu­lo vir­tuo­so pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de Co­lom­bia, que in­clu­so po­dría re­dun­dar en me­no­res pre­cios de los bie­nes y ser­vi­cios que ad­qui­ri­mos los co­lom­bia­nos, da­da la dis­mi­nu­ción en los cos­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y fi­nan­cie­ros que ten­drían los em­pre­sa­rios con la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca. To­do es­to se re­fle­ja­ría en el va­lor que de­be pa­gar el clien­te”, anotó.

Fi­nal­men­te, el di­ri­gen­te des­ta­có que es­ta es una for­ma in­te­li­gen­te de com­ba­tir prác­ti­cas frau­du­len­tas en con­tra del fis­co na­cio­nal.

“Con es­te ins­tru­men­to se evi­ta­rán más re­for­mas tri­bu­ta­rias, to­da vez que es­tá de­mos­tra­do que el gran hue­co en las fi­nan­zas pú­bli­cas se de­ri­van de los fe­nó­me­nos de eva­sión, con­tra­ban­do e in­for­ma­li­dad”, agre­gó So­to.

3 LA OBLI­GA­CIÓN DE LA FAC­TU­RA ELEC­TRÓ­NI­CA

Con un mar­co re­gu­la­to­rio y nor­ma­ti­vo pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca, aún son muy con­ta­das las em­pre­sas que por con­vic­ción y vo­lun­ta­rie­dad ya tie­nen es­ta he­rra­mien­ta.

El de­rro­te­ro apun­ta a que cual­quier em­pren­di­mien­to, pe­que­ña o me­dia­na em­pre­sa (py­mes), mi­cro o fa­miem­pre­sa lle­gue a su im­ple­men­ta­ción. Pa­ra So­to, es­to trae­rá in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios, en­tre ellos aho­rros en gas­tos y cos­tos, prin­ci­pal­men­te, pa­ra los em­pre­sa­rios (ver Di­cen de...).

“Una fac­tu­ra ma­nual es cos­to­sa en to­do su pro­ce­so ope­ra­ti­vo, alar­ga la tra­mi­to­lo­gía y es en­go­rro­sa. Ade­más, es fa­li­ble y sus­cep­ti­ble de erro­res, mien­tras la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca ga­ran­ti­za­rá efi­cien­cias y eco­no­mías de es­ca­la”, in­di­có.

Lu­cio Qui­jano, ge­ren­te pa­ra Co­lom­bia de Go­soc­ket, una em­pre­sa que emi­te fac­tu­ras elec­tró­ni­cas, re­cor­dó que en el país se ha­bla de es­te do­cu­men­to des­de 1996. “Lo que bus­ca la nue­va nor­ma­ti­va es que to­da

la in­for­ma­ción que hoy se po­ne en un pa­pel que­de en un archivo di­gi­tal, es de­cir, que to­dos esos do­cu­men­tos sean igua­les. Eso en el mer­ca­do se de­no­mi­na un es­tán­dar y así ha­brá un idio­ma co­mún”.

El em­pre­sa­rio sos­tu­vo que el desa­rro­llo de es­te ins­tru­men­to pro­vo­ca­rá que una gran em­pre­sa, fa­bri­can­te de pro­duc­tos de con­su­mo ma­si­vo, pue­da co­nec­tar­se con to­dos los ten­de­ros, y de ese

mo­do agi­li­zar ne­go­cia­cio­nes.

“En­ten­der la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca más allá de la obli­ga­to­rie­dad y del cum­pli­mien­to de los de­be­res tri­bu­ta­rios, ha­rá pen­sar en ella co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer más co­sas. En ese con­tex­to, son las em­pre­sas más pe­que­ñas las que pue­den lo­grar más be­ne­fi­cios al in­gre­sar en el mun­do de las transac­cio­nes elec­tró­ni­cas”, de­cla­ro Qui­jano.

Go­soc­ket ya fue ha­bi­li­ta-

“Con las fac­tu­ras fí­si­cas las ne­go­cia­cio­nes se com­pli­can, pe­ro con un do­cu­men­to eléc­tro­ni­co to­do es más sen­ci­llo”. LU­CIO QUI­JANO Gte. Go­soc­ket en Co­lom­bia. “Es­ta­mos li­de­ran­do un pro­yec­to pa­ra ope­rar la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca. Así mu­chas em­pre­sas no ten­drán que in­ver­tir en tec­no­lo­gía”. SER­GIO SO­TO Di­rec­tor Fe­nal­co An­tio­quia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.