EL CLE­RO NO ES PERSEGUIDO POR SU PO­LÍ­TI­CA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AMY SULLIVAN re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

In­clu­so en la lar­ga his­to­ria sin glo­ria de las cau­sas in­ven­ta­das, la idea de que los miem­bros del cle­ro es­ta­dou­ni­den­se son per­se­gui­dos por el go­bierno por ha­blar lo que pien­san es la más ab­sur­da de to­das.

La or­den eje­cu­ti­va que el pre­si­den­te Do­nald Trump fir­mó el jue­ves en el Jar­dín de las Ro­sas de la Ca­sa Blan­ca, ro­dea­do por la éli­te de la de­re­cha cris­tia­na de la dé­ca­da de 1980, es­tá en­fo­ca­da en uno de sus te­mas más co­no­ci­dos en­tre los evangélicos con­ser­va­do­res: res­trin­gir la de­no­mi­na­da En­mien­da John­son, una dis­po­si­ción de có­di­go de im­pues­tos que teó­ri­ca­men­te evi­ta que los miem­bros del cle­ro apo­yen a can­di­da­tos des­de el púl­pi­to o usan­do otros re­cur­sos de la igle­sia pa­ra ha­cer­lo. Aque­llos que vio­len es­ta re­gla co­rren el ries­go de que les sea re­vo­ca­do su exen­ción de im­pues­tos.

El ca­so más re­cien­te ocu­rrió du­ran­te el go­bierno de

Geor­ge W. Bush y no in­vo­lu­cró a una ins­ti­tu­ción evan­gé­li­ca con­ser­va­do­ra, sino una pie­dra an­gu­lar del pro­tes­tan­tis­mo li­be­ral: La Igle­sia Epis­co­pal de To­dos los San­tos en Pa­sa­de­na, Ca­li­for­nia.

Si el go­bierno fe­de­ral hu­bie­se que­ri­do per­se­guir a los lí­de­res re­li­gio­sos que re­tan la prohi­bi­ción del po­li­ti­queo, no ha­bría si­do di­fí­cil en­con­trar­los. Des­de el 2008, el gru­po le­gal con­ser­va­dor cris­tiano Allian­ce De­fen­ding Free­dom ha mo­ti­va­do a pas­to­res pa­ra que en­víen al IRS gra­ba­cio­nes de ellos mis­mos dan­do ser­mo­nes bas­tan­te par­ti­dis­tas, con la es­pe­ran­za de ins­ti­gar una in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro en los ocho años de la pre­si­den­cia de Ba­rack Oba

ma, el IRS no mor­dió el an­zue­lo ni una so­la vez.

Por la ma­yo­ría del país, pa­rro­quia­nos se opu­sie­ron a la idea de las igle­sias apo­yan­do a can­di­da­tos di­rec­ta­men­te. Evangélicos blan­cos y pro­tes­tan­tes ne­gros son los me­nos pro­ba­bles en opo­ner­se, pe­ro in­clu­so en­tre es­tos gru­pos, una ma­yo­ría quie­re ver que las igle­sias se man­tie­nen por fue­ra de la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta. Los miem­bros del cle­ro se opo­nen con aún más fuer­za, con has­ta un 90 por cien­to re­cha­zan­do lla­ma­dos por la “li­ber­tad” de apo­yar a can­di­da­tos.

¿Có­mo en­ton­ces se con­vir­tió es­te no-asun­to en el te­ma de una ce­re­mo­nia del Jar­dín de Ro­sas? Trump su­pues­ta­men­te se apo­de­ró de la no­ción tras con­ver­sa­cio­nes del ve­rano pa­sa­do con de­fen­so­res evangélicos con­ser­va­do­res co­mo Jerry Fal­well Jr. y

Tony Per­kins. El con­cep­to de los pas­to­res si­len­cia­dos en­ca­ja per­fec­ta­men­te con su ven­det­ta más gran­de con­tra la “co­rrec­ción po­lí­ti­ca”, y la cau­sa pron­to en­con­tró su ca­mino de re­gre­so a tan­to la pla­ta­for­ma re­pu­bli­ca­na de 2016 y el dis­cur­so de acep­ta­ción de Trump en la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na.

Sin em­bar­go mien­tras Trump se pro­nun­cia­ba en el Jar­dín de Ro­sas el jue­ves, la reac­ción en el mun­do con­ser­va­dor cris­tiano fue una de des­con­sue­lo. “To­tal­men­te dé­bil,” di­jo David French del Na­tio­nal Re­view. El pas­tor evan­gé­li­co Sk­ye Jet­ha­ni tui­teó, “Gran can­ti­dad de na­da; un ac­to sim­bó­li­co pa­ra com­pla­cer a su ba­se sin nin­gún cam­bio real en po­lí­ti­ca o ley.” Ro­bert Geor­ge, un aca­dé­mi­co católico con­ser­va­dor, lla­mó a la or­den “una trai­ción”.

Eso es por­que la or­den eje­cu­ti­va no cam­bia ab­so­lu­ta­men­te na­da. Es­tá di­vi­di­da en cua­tro pun­tos, tres de los cua­les man­tie­nen el es­ta­tus quo en cuan­to a la En­mien­da John­son y la li­ber­tad re­li­gio­sa ge­ne­ral­men­te.

Más del 80 por cien­to de evangélicos blan­cos vo­ta­ron por Trump en no­viem­bre, con­vir­tién­do­los en la demografía más re­pu­bli­ca­na en las elec­cio­nes. Eso los po­dría ha­cer in­dis­pen­sa­bles pa­ra la Ca­sa Blan­ca, o po­dría sig­ni­fi­car que su apo­yo pue­de ser sub­va­lo­ra­do.

Ben­di­tos son aque­llos que sien­ten ham­bre y sed por su pro­pio de­re­cho exen­to de im­pues­tos de apo­yar a can­di­da­tos, por­que de ellos es un asien­to en el Jar­dín de Ro­sas

Aque­llos que vio­len la En­mien­da John­son co­rren el ries­go de que les sea re­vo­ca­do su exen­ción de im­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.