ES­CUE­LA DE CON­DUC­TO­RES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ELBACÉ RES­TRE­PO el­ba­ce­ci­lia­res­tre­po@yahoo.com

Sue­ño con una es­cue­la de cho­fe­res que gra­dúe con­duc­to­res.

Y en­ton­ces un día se jun­ta­ron el ham­bre y la ne­ce­si­dad, y se hi­cie­ron tan in­se­pa­ra­bles co­mo la uña y la mu­gre. Ha­blo de la mo­vi­li­dad y la ca­li­dad del ai­re en Medellín. Los dos pro­ble­mas, que no em­pe­za­ron pre­ci­sa­men­te ayer, se han agu­di­za­do en los úl­ti­mos años.

Ten­go muy cla­ro que la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal no es pro­du­ci­da so­la­men­te por los ca­rros que transitan por las ca­lles, y tam­bién sé que una de las po­cas ma­ne­ras que te­ne­mos los ciu­da­da­nos de ayu­dar en am­bos pro­ble­mas es ha­cien­do uso del trans­por­te pú­bli­co, llá­me­se bus, ta­xi, me­tro, co­lec­ti­vo, bi­ci­cle­ta o Uber. Pe­ro no siem­pre la ex­pe­rien­cia es gra­ta.

En el me­tro no ca­be­mos to­dos en las ho­ras pi­co. El pro­me­dio de via­je­ros en un día tí­pi­co la­bo­ral es de un mi­llón de per­so­nas. Un me­dio de trans­por­te que usa fuen­tes de ener­gía lim­pias pa­ra evi­tar la emi­sión de par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes es una ben­di­ción del cie­lo, pe­ro el me­tro so­lo no pue­de ga­ran­ti­zar­nos bo­ca­na­das de ai­re pu­ro. A pe­sar de que es­ta em­pre­sa ha ade­lan­ta­do ac­cio­nes pa­ra me­jo­rar el ser­vi­cio, co­mo la ad­qui­si­ción de tre­nes nue­vos y la am­plia­ción de los pun­tos de re­car­ga de la Cí­vi­ca, ha fal­ta­do so­li­da­ri­dad del sec­tor em­pre­sa­rial, que se re­sis­te a fle­xi­bi­li­zar los ho­ra­rios de sus tra­ba­ja­do­res pa­ra que no via­jen to­dos a las mis­mas ho­ras. Y ha­bría que en­trar a ana­li­zar qué apor­tes po­dría ha­cer tam­bién el sec­tor edu­ca­ti­vo en ma­te­ria de ho­ra­rios.

El cul­to al ca­rro tam­po­co ayu­da. Hay quie­nes lo tie­nen co­mo un apén­di­ce de su cuer­po y, a no ser pre­sio­na­dos por el ri­gor del pi­co y pla­ca, no lo de­jan en la ca­sa por na­da del mun­do. La cons­truc­ción de nue­vas vías y la cha­ta­rri­za­ción pa­re­cen es­tar a años luz, así co­mo res­trin­gir la en­tra­da de vehícu­los nue­vos al mer­ca­do y lo­grar que los due­ños del trans­por­te pú­bli­co aflo­jen pa­ra que sea el me­tro el gran ar­ti­cu­la­dor de la mo­vi­li­dad en Me­de- llín. La bi­ci­cle­ta ca­da día ga­na más adep­tos, pe­ro la fal­ta de vías idó­neas y de cul­tu­ra ciu­da­da­na de los con­duc­to­res de vehícu­los fren­te a los ci­clis­tas, es una que­ja sos­te­ni­da.

Tal vez una de las re­sis­ten­cias más vi­si­bles fren­te al uso del trans­por­te pú­bli­co sean los cho­fe­res que oyen men­sa­jes de voz y con­tes­tan men­sa­jes de tex­to mien­tras con­du­cen, pa­ran don­de les da la ga­na y abu­san no so­la­men­te del ace­le­ra­dor y del fre­na­zo en se­co, sino tam­bién de la or­di­na­riez, sal­vo unos po­cos, co­mo si les hu­bie­ran or­de­na­do a to­dos po­ner el ra­dio a to­do ta­co en la emi­so­ra don­de ha­bla pen­de­ja­das un bo­rra­cho vul­gar. ¡Ate­rra­do­res!

Sue­ño con una es­cue­la de cho­fe­res que gra­dúe con­duc­to­res. Me di­rán que cho­fer y con­duc­tor son si­nó­ni­mos, pe­ro son ellos los pri­me­ros en brin­car cuan­do uno los lla­ma de la pri­me­ra ma­ne­ra (no sé dón­de en­cuen­tran el com­po­nen­te des­pec­ti­vo, pe­ro por al­go se­rá). Re­to­mo la idea: ¿Qué tal un cur­so pa­ra con­duc­to­res dic­ta­do por el Se­na, el Me­tro o las em­pre­sas par­ti­cu­la­res de trans­por­te? En el pén­sum de­be­ría ha­ber ma­te­rias co­mo ma­ne­jo me­cá­ni­co del ca­rro, for­ma­ción en bue­na con­duc­ción, res­pe­to por las nor­mas de trán­si­to, res­pe­to por el pa­sa­je­ro, en­tre otras, in­clu­yen­do al­go tan bá­si­co y ob­vio co­mo co­no­ci­mien­to de la no­men­cla­tu­ra de la ciu­dad y ma­ne­jo de me­nu­da pa­ra de­vol­ver.

¿Quie­ren que use­mos trans­por­te pú­bli­co? En­ton­ces, pro­cú­ren­nos un trans­por­te pú­bli­co bueno, lim­pio y se­gu­ro que nos in­vi­te a ha­cer par­te de la so­lu­ción del pro­ble­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.