MEDELLÍN NE­CE­SI­TA MU­JE­RES AU­TÓ­NO­MAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CAR­LOS AL­BER­TO GIRALDO car­los­gi@el­co­lom­biano.com.co

Las mu­je­res dan hoy al mun­do una lec­ción en la bús­que­da de su au­to­no­mía e igual­dad. Es ad­mi­ra­ble ver­las re­ves­ti­das de un pro­ta­go­nis­mo po­de­ro­so en ca­da uno de los cam­pos de la crea­ción hu­ma­na. En especial las más jó­ve­nes. Lla­man la aten­ción las que rom­pen los mol­des y los es­te­reo­ti­pos, en par­ti­cu­lar en Medellín, de aque­llas “pro­to­hem­bras” que se con­ci­ben co­mo tro­feos pa­ra ma­chos adi­ne­ra­dos.

La no­che del vier­nes, por ejem­plo, ob­ser­va­ba en un ca­fé y tea­tro del ba­rrio Lau­re­les a una chi­ca a la que le pre­gun­té su nom­bre. Lau­ra, me di­jo. Per­so­ni­fi­ca­ba una uni­ver­si­ta­ria en la que la be­lle­za no se cul­ti­va­ba pa­ra las am­bi­cio­nes. Ser­vía a los co­men­sa­les con una ama­bi­li­dad y una hu­mil­dad que cau­ti­va­ban.

Qué re­con­for­tan­te en­con­trar chi­cas que se des­lin­dan de la ca­da vez más la­men­ta­ble y re­pe­ti­da ca­ri­ca­tu­ra de las pai­sas he­chas a la me­di­da de per­so­na­jes os­ten­to­sos y ex­tra­va­gan­tes. Lau­ra me aguó los ojos. Así qui­sie­ra cual­quier pa­dre a una hi­ja: dig­na, tra­ba­ja­do­ra, au­tó­no­ma. Her­mo­sa, por de­más. Ca­paz de no en­tram­par su vi­da en las apa­rien­cias, de no ven­der­se a cual­quier pos­tor.

Esa es una re­fle­xión que de­be plan­tear­se es­ta so­cie­dad en la que a los jó­ve­nes, y en especial a las mu­je­res, les atrae aho­ra con ma­yor fre­cuen­cia el ca­mino fá­cil que ter­mi­na sien­do el más des­hu­ma­ni­zan­te: ver­se co­mo ob­je­tos en ven­ta, en subas­ta. Gre­ga­rios y so­me­ti­dos a la de­pen­den­cia y la zo­na de con­fort de otros. En hogares en los que in­clu­so los mis­mos pa­dres y her­ma­nos pro­mue­ven esa pro­yec­ción mer­ca­dea­ble de la mu­jer. En los ca­sos me­nos crí­ti­cos, se cul­ti­va una ob­se­sión por la be­lle­za fí­si­ca que re­du­ce la au­to­ima­gen, la com­pe­ten­cia y el éxi­to so­cial de las ni­ñas a su pau­la­ti­na con­ver­sión en fe­ti­ches se­xua­les. Hem­bras edu­ca­das pa­ra el apa­rea­mien­to con­di­cio­na­do por con­tra­pres­ta­cio­nes de che­que­ra.

Es­ta ciu­dad con­ti­núa de es­pal­das a la reali­dad de­tes­ta­ble del tu­ris­mo se­xual. De la pro­mo­ción, en mu­chos es­pa­cios y pro­ce­sos, de una ju­ven­tud ob­nu­bi­la­da por el es­ca­la­mien­to so­cial a cual­quier pre­cio. Que ciu­dad des­va­lo­ri­za­da esa. Una que co­rre el ries­go de fun­dar su fu­tu­ro en un con­su­mis­mo pros­ti­tui­do, pu­to.

Pe­ro Lau­ra me de­vol­vió la con­fian­za, por lo me­nos me cor­tó el de­sen­can­to. Me mos­tró que en­tre es­tas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes hay cien­tos, mi­les de mu­je­res lí­de­res, ta­len­to­sas, in­co­rrup­ti­bles, dis­ci­pli­na­das e in­quie­tas que es­tán re­co­rrien­do el ca­mino de su in­de­pen­den­cia y hu­ma­ni­za­ción. De una con­di­ción su­pe­rior de con­cien­cia acer­ca de lo que va­len y pue­den apor­tar a una so­cie­dad ur­gi­da de rein­ven­tar­se más allá de pa­tro­nes pu­tre­fac­tos y de­ca­den­tes que a ve­ces la cau­ti­van y la ri­gen

Lau­ra me de­vol­vió la con­fian­za en que aún te­ne­mos tan­tas jó­ve­nes dig­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.