AU­TO­RI­DAD LE­GÍ­TI­MA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO DE ROUX fran­jo­se­de­roux@gmail.com

El tex­to del Evan­ge­lio de hoy es so­bre la le­gi­ti­mi­dad del lí­der. Es­te pue­de ser el pa­dre o la ma­dre en la fa­mi­lia, la maes­tra en la es­cue­la, el rec­tor en la uni­ver­si­dad, el ge­ren­te en la em­pre­sa; la re­li­gio­sa, el sa­cer­do­te o el obis­po en la dió­ce­sis, el pre­si­den­te o el je­fe de la opo­si­ción en una na­ción.

La le­gi­ti­mi­dad es una cua­li­dad que re­co­no­cen en la per­so­na los hi­jos, los alum­nos, los em­plea­dos, los ciu­da­da­nos, los miem­bros de la co­mu­ni­dad. La per­so­na tie­ne le­gi­ti­mi­dad cuan­do es y obra de acuer­do con las res­pon­sa­bi­li­da­des de su mi­sión. Los ni­ños nor­mal­men­te acep­tan la le­gi­ti­mi­dad del je­fe del ho­gar, pe­ro si el pa­pá abu­sa de la ma­má o lle­ga bo­rra­cho a la ca­sa, de­jan de res­pe­tar­lo. Igual le ocu­rre a to­do ge- ren­te o a cual­quier pá­rro­co.

Y si los miem­bros de la fa­mi­lia, de la em­pre­sa o de la co­mu­ni­dad ven que la per­so­na ha per­di­do le­gi­ti­mi­dad, no le con­ce­den nin­gu­na au­to­ri­dad.

En el Evan­ge­lio Je­sús po­ne una con­di­ción pa­ra po­der te­ner le­gi­ti­mi­dad y au­to­ri­dad. “Yo soy la puer­ta del re­dil de las ove­jas”, di­ce. “Al que en­tra por es­ta puer­ta las ove­jas le re­co­no­cen, por­que identifican su voz y le si­guen”. Es­ta vez Je­sús no es el pas­tor sino la puer­ta del re­ba­ño. El pas­tor es la ma­má o el pa­pá, o el lí­der edu­ca­ti­vo, so­cial, re­li­gio­so y po­lí­ti­co. Y pa­ra que es­te lí­der ten­ga au­to­ri­dad y le­gi­ti­mi­dad tie­ne que pa­sar por la puer­ta que es Je­sús.

Y a quien pre­ten­de ser ca­be­za de una fa­mi­lia, de una or­ga­ni­za­ción o de una cui­dad o país, sin pa­sar por esa puer­ta, Je­sús le ad­vier­te que las ove­jas no le se­gui­rán, que tar­de o tem­prano no re­co­no­ce­rán su voz, pues por no ha­ber pa­sa­do por es­ta puer­ta no tie­ne le­gi­ti­mi­dad ni au­to­ri­dad. Las pa­la­bras del Se­ñor son du­ras: esa per­so­na no es le­gí­ti­ma, no es el pas­tor, es la­drón.

La puer­ta es Je­sús. To­da mu­jer y to­do hom­bre pue­de li­bre­men­te atra­ve­sar o no esa puer­ta. Si lo ha­ce quie­re de­cir que acep­ta las con­di­cio­nes de Je­sús: re­nun­cia al egoís­mo, y se de­ja con­du­cir por el Es­pí­ri­tu que lo lle­va a la com­pa­sión con el que su­fre, a la so­li­da­ri­dad, el ser­vi­cio y el per­dón. Mu­je­res y hom­bres así ha­cen fe­li­ces a las fa­mi­lias, a la so­cie­dad, al país.

Los que no en­tran por es­ta puer­ta son lí­de­res fal­sos, pa­dres que lle­nan de con­fu­sión a las fa­mi­lias, mi­nis­tros re­li­gio­sos no con­fia­bles pa­ra las co­mu­ni­da­des, di­ri­gen­tes pú­bli­cos que ma­ni­pu­lan a la gen­te y ha­cen de los va­lo­res sa­gra­dos y gra­tui­tos de la paz y de la vi­da un mo­ti­vo de con­tro­ver­sia po­lí­ti­ca pa­ra ga­nar vo­tos, con­se­guir po­der, di­ne­ro o pre­mios.

Pa­ra quie­nes nun­ca leen el Evan­ge­lio bas­ta de­cir­les que es­ta puer­ta de Je­sús es la op­ción por el res­pe­to al ser hu­mano de ma­ne­ra in­te­gral, es la decisión no­ble de amar los de­más y cons­truir co­mu­ni­dad y em­pe­zar por res­pe­tar pri­me­ro a los que tor­pe­men­te he­mos ex­clui­do. Y es la de­ter­mi­na­ción de cui­dar de la vi­da y la na­tu­ra­le­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.