¡DESVERGÜENZA!

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FER­NAN­DO VE­LÁS­QUEZ fer­nan­do­ve­las­quez55@gmail.com

Se su­po ayer, que el Pa­so a des­ni­vel o de­pri­mi­do de la Trans­ver­sal In­fe­rior (ca­rre­ra 32) con la lo­ma de Los Bal­sos (ca­lle 9 sur) su­fre más atra­sos y so­bre­cos­tos, por­que los tra­ba­jos so­lo se lo­gra­rán cul­mi­nar el pró­xi­mo mes de ju­lio (cuan­do es lo cier­to que ellos es­ta­ban pro­yec­ta­dos pa­ra ini­ciar­se el mes de mar­zo de 2014 y cul­mi­nar die­ci­ocho me­ses des­pués); ade­más, se­rá ne­ce­sa­rio adi­cio­nar 1055 mi­llo­nes de pe­sos. En­tre tan­to, co­mo si no su­ce­die­ra na­da, la pá­gi­na web de Fon­val­med le anun­cia a la ciu­da­da­nía que la fae­na es­tá eje­cu­ta­da en un 99% y no se su­mi­nis­tra nin­gu­na in­for­ma­ción que dé cuen­ta de las muy de­sa­gra­da­bles no­ti­cias.

Eso sí, los ma­ño­sos con­tra­tis­tas que han in­ter­ve­ni­do en el pla­nea­mien­to y eje­cu­ción de la obra y la de­ja­ron ti­ra­da, dis­fru­tan de la pi­ña­ta otor­ga­da por las pa­sa­das ad­mi­nis­tra­cio­nes, a la par que los re­si­den­tes del sec­tor y los usua­rios de la Trans­ver­sal In­fe­rior so­por­tan in­co­mo­di­da­des y, co­mo pa­cien­tes ve­ci­nos, pa­san a en­gro­sar el ma­ca­bro lis- ta­do de po­si­bles víc­ti­mas de la con­ta­mi­na­ción que vi­ve la ciu­dad, por­que es­te ti­po de tra­ba­jos tam­bién ge­ne­ra da­ños pa­ra la sa­lud hu­ma­na, pues con ellos se emi­ten sus­tan­cias muy da­ñi­nas.

Al fin y al ca­bo, tal per­jui­cio re­sul­ta in­sig­ni­fi­can­te cuan­do se pien­sa en que es­ta ur­be ve mo­rir a mi­les de sus re­si­den­tes ca­da año (unos tres mil) co­mo pro­duc­to de ese gra­ví­si­mo mal; así lo de­mos­tró, a co­mien­zos de abril de 2016, el es­tu­dio li­de­ra­do por el epi­de­mió­lo­go El­kin Mar­tí­nez Ló­pez de la Fa­cul­tad Na­cio­nal de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, al se­ña­lar que ocho per­so­nas al día, es­to es, una ca­da tres ho­ras, fe­ne­ce en la ciu­dad a cau­sa de la des­com­po­si­ción del ai­re. ¡La ca­pi­tal, de ma­ne­ra len­ta pe­ro se­gu­ra, se con­vier­te en una tum­ba co­lec­ti­va pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas sin que a na­die le preo­cu­pe!

Co­mo es na­tu­ral, el ac­tual Al­cal­de (quien no es el di­rec­to res­pon­sa­ble de es­te des­ca­la­bro, aun­que de­be asu­mir su cuo­ta de com­pro­mi­so por las erra­das de­ci­sio­nes adop­ta­das) ha sa­li­do a pe­dir, de for­ma muy tar­día, la in­ter­ven­ción de los ór­ga­nos de con­trol. Ello, por su­pues­to, no va a su­ce­der co­mo tam­po­co ocu­rrió na­da cuan­do, el 25 pa­sa­do de sep­tiem­bre, des­de es­ta mis­ma co­lum­na (in­ti­tu­la­da: “¡Es­to hue­le muy feo!), se de­man­dó la in- je­ren­cia de esos en­tes en­ca­be­za­dos por la pro­pia Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción pa­ra que, sin ex­cep­ción, in­ves­ti­ga­ran a ser­vi­do­res pú­bli­cos y con­tra­tis­tas in­vo­lu­cra­dos en el ne­go­cia­do, por­que las hi­pó­te­sis de pe­cu­la­do, ce­le­bra­ción in­de­bi­da de con­tra­tos, en­tre otras, es­ta­ban ser­vi­das pa­ra que se pro­ce­die­ra de in­me­dia­to.

Sin em­bar­go, co­mo nue­va mues­tra de que vi­vi­mos muy mal go­ber­na­dos y nues­tros di­ri­gen­tes se com­por­tan co­mo enanos en­fren­te a los gran­des re­tos del pre­sen­te, a las de­man­das de la co­mu­ni­dad se res­pon­de de for­ma bas­tan­te in­sul­sa. En efec­to, se­gún di­jo ayer en es­te mis­mo me­dio el co­mu­ni­ca­dor Ca­mi­lo

Tru­ji­llo Vi­lla (“Más atra­sos y so­bre­cos­tos en la In­fe­rior con los Bal­sos”), “la Ad­mi­nis­tra­ción Mu­ni­ci­pal en­fa­ti­zó que los cos­tos adi­cio­na­les re­la­cio­na­dos con la con­tra­ta­ción de los es­tu­dios pa­ra co­no­cer qué su­ce­dió y la eje­cu­ción de las obras re­que­ri­das pa­ra co­rre­gir la fa­lla téc­ni­ca han si­do asu­mi­dos por la Alcaldía”. Así las co­sas, al­go que­da muy cla­ro: pa­ra quien ri­ge los des­ti­nos de la ciu­dad esos di­ne­ros per­te­ne­cen a un en­te abs­trac­to y no sa­len tam­bién co­mo las in­fa­mes con­tri­bu­cio­nes de va­lo­ri­za­ción, que se han pa­ga­do de for­ma muy pun­tual del bol­si­llo de to­dos los po­bla­do­res. ¡Bo­ni­ta ma­ne­ra de tran­qui­li­zar a los atro­pe­lla­dos!

En fin, es­tos po­lí­ti­cos que a ra­tos po­san de she­riffs del le­jano oes­te (gra­cias a pin­to­res­cas ca­ce­rías de ban­di­dos) cuan­do no, al me­jor es­ti­lo fa­jar­dis­ta, ca­da se­ma­na y con re­cur­sos pú­bli­cos, se ex­hi­ben y ha­cen pro­pa­gan­da con ex­rei­nas de be­lle­za en la te­le­vi­sión, nos no­ti­fi­can otra vez el men­sa­je que tam­bién can­ce­la­do con fon­dos ofi­cia­les se di­fun­de por do­quier con la ta­rea de arru­llar a los in­cau­tos: ¡La “Alcaldía de Medellín cuen­ta con vos”!

Co­mo nue­va mues­tra de que vi­vi­mos muy mal go­ber­na­dos, a las de­man­das de la co­mu­ni­dad se res­pon­de de for­ma bas­tan­te in­sul­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.