VISICITUDES DE LOS PRO­CE­SOS DE RE­VO­CA­TO­RIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ALE­JO VAR­GAS VE­LÁS­QUEZ var­gas­ve­las­que­za­le­jo@gmail.com

Lo que es dis­cu­ti­ble es si es vá­li­do y opor­tuno que esa va­ria­ción de la nor­ma de­be ser pa­ra los pro­ce­sos re­vo­ca­to­rios en cur­so, o si por el con­tra­rio de­be ser pa­ra los pro­ce­sos de re­vo­ca­to­rias fu­tu­ras; más allá de la va­li­dez del cam­bio no se pue­den cam­biar las re­glas en mi­tad del par­ti­do.

Den­tro de los me­ca­nis­mos de de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va in­tro­du­ci­dos por la Cons­ti­tu­ción de 1991 -y sus pos­te­rio­res desa­rro­llos le­ga­les- fun­da­dos en el con­cep­to de so­be­ra­nía po­pu­lar que im­pli­ca que el so­be­rano fun­da­men­tal es el pue­blo, se in­clu­ye­ron el vo­to pro­gra­má­ti­co pa­ra go­ber­na­do­res y al­cal­des y la re­vo­ca­to­ria del man­da­to pa­ra es­tos fun­cio­na­rios, lo que con­lle­va que los can­di­da­tos a es­tos car­gos se com­pro­me­tan con sus po­ten­cia­les elec­to­res con un pro­gra­ma de go­bierno pre­ci­so que eje­cu­ta­rá si re­sul­ta elec­to, y co­mo con­se­cuen­cia, si trans­cu­rri­do un tiem­po pru­den­cial los elec­to­res con­si­de­ran que el man­da­ta­rio no es­tá cum­plien­do con su pro­gra­ma de go­bierno, pue­dan pro­mo­ver su re­vo­ca­to­ria.

Des­afor­tu­na­da­men­te, el tiem­po pre­vis­to pa­ra ini­ciar un pro­ce­so de re­vo­ca­to­ria fue muy cor­to, un año pos­te­rior al ini­cio del man­da­to, lo que ha­ce muy di­fí­cil va­lo­rar ade­cua­da­men­te si hay o no in­cum­pli­mien­to del pro­gra­ma de go­bierno -con­si­de­ro que es­te lap­so de­be­ría am­pliar­se a por lo me­nos die­ci­ocho o vein­ti­cua­tro me­ses, es­pe­cial­men­te por los “ama­rres” pre­su­pues­ta­les con los cua­les cual­quier go­ber­nan­te re­gio­nal o lo­cal ini­cia su pe­rio­do-; pos­te­rior­men­te en las nor­mas re­gla­men­ta­rias se li­gó la re­vo­ca­to­ria fue al por­cen­ta­je de vo­tan­tes y en bue­na me­di­da se “ol­vi­dó” la re­la­ción de la re­vo­ca­to­ria con el vo­to pro­gra­má­ti­co.

Al res­pec­to, va­le la pe­na pre­ci­sar que en lo fun­da­men­tal la re­vo­ca­to­ria de man­da­to se pen­só pa­ra que los vo­tan­tes de un man­da­ta­rio, pa­sa­do un tiem­po pue­dan qui­tar­le el res­pal­do que le die­ron y que es­ta es una ta­rea di­fe­ren­te a la de la opo­si­ción de un man­da­ta­rio, quie­nes tie­nen el de­ber de ha­cer­le con­trol po­lí­ti­co y con­ver­tir­se en una op­ción al­ter­na­ti­va pa­ra el si­guien­te de­ba­te elec­to­ral. En reali­dad es la opo­si­ción la que ter­mi- na li­de­ran­do las re­vo­ca­to­rias de man­da­to, des­vir­tuan­do en cier­ta me­di­da el sen­ti­do de la nor­ma.

Por ello es im­por­tan­te la decisión del Con­se­jo Elec­to­ral de plan­tear que se acre­di­ten los as­pec­tos que no se es­tán cum­plien­do del pro­gra­ma de go­bierno ins­cri­to o la cla­ra in­con­for­mi­dad con el man­da­ta­rio.

Lo que es dis­cu­ti­ble es si es vá­li­do y opor­tuno que esa va­ria­ción de la nor­ma de­be apli­car pa­ra los pro­ce­sos re­vo­ca­to­rios en cur­so, o si por el con­tra­rio de­be ser pa­ra los pro­ce­sos de re­vo­ca­to­rias fu­tu­ras, más allá de la va­li­dez del cam­bio o pre­ci­sión de la nor­ma, no se pue­den cam­biar las re­glas en la mi­tad del par­ti­do.

Igual­men­te es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar el fac­tor de in­go­ber­na­bi­li­dad que con­lle­va el pro­ce­so de re­vo­ca­to­ria, ade­más de los cos­tos que ella im­pli­ca. Por eso es ne­ce­sa­rio que se pre­ci­sen cla­ra­men­te, en una mo­di­fi­ca­ción nor­ma­ti­va, to­dos los as­pec­tos ta­les co­mo: el tiem­po a par­tir del cual se pue­de ejer­cer el de­re­cho a la re­vo­ca­ción, las con­di­cio­nes que ha­bría que acre­di­tar en tér­mi­nos de in­cum­pli­mien­to del pro­gra­ma del can­di­da­to, los por­cen­ta­jes de elec­to­res, las au­dien­cias en las cua­les los go­ber­nan­tes lo­ca­les pue­dan de­fen­der su ges­tión y la con­gruen­cia de la mis­ma con su pro­gra­ma de go­bierno.

De otra ma­ne­ra, ese im­por­tan­te avan­ce de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ter­mi­na­rá des­vir­tua­do, o bien por un uso li­ge­ro y even­tual­men­te irres­pon­sa­ble del mis­mo, o por la im­po­si­bi­li­dad de su uti­li­za­ción real.

Aden­da: Qué bueno el es­pal­da­ra­zo del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das a Co­lom­bia co­mo re­fe­ren­te re­gio­nal y glo­bal de país que es­tá su­peran­do, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, el con­flic­to ar­ma­do por vías con­cer­ta­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.