LEY DE AC­CE­SO A LA TIE­RRA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RUDOLF HOMMES rhom­mesr@hot­mail.com

El pro­yec­to de de­cre­to-ley de ac­ce­so a la tie­rra y or­de­na­mien­to de la pro­pie­dad ru­ral es­tá sien­do ob­je­to de una enor­me con­tro­ver­sia y de una con­fu­sión de igua­les pro­por­cio­nes. Los re­pre­sen­tan­tes de los po­si­bles be­ne­fi­cia­rios y de los que creen que van a sa­lir per­ju­di­ca­dos es­tán en­fren­ta­dos y es­tos úl­ti­mos es­tán em­pe­ña­dos en no de­jar que se ex­pi­da la ley. Lo que se re­quie­re es que lle­guen a un com­pro­mi­so y se ex­pi­da una ley que cum­pla con el acuer­do en ma­te­ria de ac­ce­so de los cam­pe­si­nos y los pe­que­ños pro­pie­ta­rios a la tie­rra.

Es­to se hi­zo muy evi­den­te en el pro­gra­ma de Ya­mid

Amat que pre­ce­dió el no­ti­cie­ro CM& el 4 de ma­yo en el que se qui­so pro­mo­ver una dis­cu­sión en­tre el di­rec­tor de la Agen­cia Na­cio­nal de Tie­rras,

Mi­guel Sam­per, y el pre­si­den­te de Fe­de­gán, Jo­sé Félix La­fau­rie con re­la­ti­vo po­co éxi­to. Uno ha­bla­ba de la ne­ce­si­dad de pro­te­ger la pro­pie­dad pri­va­da y el otro tam­bién, pe­ro no se re­fe­rían a la mis­ma pro­pie­dad pri­va­da. Al vo­ce­ro de los ga­na­de­ros le preo­cu­pa­ba la de los ac­tua­les pro­pie­ta­rios y el de la agen­cia de tie­rras es­ta­ba pen­san­do en la de los ad­ju­di­ca­ta­rios de la re­for­ma agra­ria. Lo mis­mo su­ce­dió con el te­ma de la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y al fi­nal del pro­gra­ma con el cri­te­rio de pro­duc­ti­vi­dad y uti­li­za­ción efi­cien­te de la tie­rra. Sam­per pen­sa­ba que La­fau­rie se tran­qui­li­za­ría sa­bien­do que no van a ex­pro­piar las fin­cas de re­creo y es­te no su­po ex­pli­car que a lo que le te­me es a la ex­pro­pia­ción ad­mi­nis­tra­ti­va de las gran­des ha­cien­das de ga­na­de­ría ex­ten­si­va. Co­mo no lle­ga­ron a una con­clu­sión acor­da­ron se­guir ha­blan­do en­tre sor­dos el lu­nes pró­xi­mo.

Oja­lá no de­ci­da el Go­bierno que con ese ti­po de en­cuen­tros im­pro­duc­ti­vos se so­cia­li­za el te­ma y ex­pi­da el de­cre­to a la ca­rre­ra. El pro­yec­to es ex­ce­si­va­men­te am­bi­cio­so, su re­dac­ción es va­ga, se pres­ta a in­ter­pre­ta­cio­nes opues­tas y de­ja abier­tas mu­chas puer­tas pa­ra ge­ne­rar con­flic­to y pro­mo­ver in­tran-

qui­li­dad. En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les lo pru­den­te se­ría so­me­ter­lo a un aná­li­sis bas­tan­te ex­haus­ti­vo de ju­ris­tas y de do­lien­tes, bus­can­do un acuer­do. Es­to no se va a lo­grar en es­te mes an­tes de que ven­za el pla­zo pa­ra ex­pe­dir­lo y que­da­ría el acuer­do en el lim­bo.

La so­lu­ción es sim­pli­fi­car­lo y re­du­cir su al­can­ce. Ana Ma­ría

Ibá­ñez me en­vió un es­tu­dio que lle­va­ron a ca­bo ella, otros pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de los An­des ( Ta­tia­na Al­fon­so, He­le­na Al­viar, Fa­bio Sánchez,

Mau­ri­cio Ve­lás­quez) y Ro­cío Lon­do­ño, del Cen­tro de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, por so­li­ci­tud del Go­bierno, que re­co­mien­da pre­ci­sa­men­te eso. Ven el pro­yec­to con bue­nos ojos y co­mo una gran opor­tu­ni­dad pa­ra co­rre­gir las de­bi­li­da­des de la Ley 160 de 1994. Ad­vier­ten que es in­con­ve­nien­te de­ro­gar com­ple­ta­men­te el mar­co re­gu­la­to­rio que se ha ges­ta­do en el tiem­po y en la prác­ti­ca. Pro­po­nen li­mi­tar el al­can­ce de la ley a cin­co pun­tos prin­ci­pa­les: crea­ción del Fon­do de Tie­rras pa­ra la Re­for­ma Ru­ral In­te­gral, re­gis­tro de los be­ne­fi­cia­rios del ac­ce­so a la tie­rra y su uso, for­ma­li­za­ción de la pe­que­ña y me­dia­na pro­pie­dad ru­ral por ba­rri­do pre­dial y ré­gi­men de tran­si­ción pa­ra la for­ma­li­za­ción ma­si­va de ocu­pa­cio­nes ac­tua­les. Es­ta re­co­men­da­ción se de­be aten­der, y si no hay tiem­po pa­ra desa­rro­llar los cin­co pun­tos, ex­pe­dir por lo me­nos lo re­fe­ren­te a los tres pri­me­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.