Yu­ri trae sus raí­ces con sal­sa y tan­go

El sal­se­ro co­lom­biano más re­co­no­ci­do en Eu­ro­pa lle­ga al país con un es­pec­tácu­lo que con­ju­ga va­rios so­ni­dos.

El Colombiano - - TENDENCIAS - por JAI­ME HO­RA­CIO ARAN­GO D.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que el artista co­lom­biano con más re­co­no­ci­mien­to en Eu­ro­pa, Yu­ri Bue­na­ven

tu­ra, ape­nas va­ya a te­ner su pri­me­ra gi­ra co­mo so­lis­ta por tie­rras co­lom­bia­nas.

Tan­to así que en Medellín so­lo ha es­ta­do en una opor­tu­ni­dad, ha­ce ya va­rios años en una Fe­ria de las Flo­res, don­de per­ci­bió, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, la ge­ne­ro­si­dad “de un pue­blo muy cul­to”.

Yu­ri es­tá de re­gre­so al país, con un es­pec­tácu­lo de lu­jo, al me­jor es­ti­lo de los Mu­sic Hall, que lo lle­va­rá por Ca­li, Ba­rran­qui­lla, Bo­go­tá y Medellín, don­de es­ta­rá es­te vier­nes 12 de ma­yo, en Pla­za Ma­yor.

“La gen­te me iden­ti­fi­ca co­mo sal­se­ro, pe­ro en es­ta opor­tu­ni­dad me doy el gus­to de in­ter­pre­tar tan­gos, de te­ner che­los, piano y ban­do­neón en el es­ce­na­rio, de te­ner ese for­ma­to acús­ti­co”, re­la­ta Bue­na­ven­tu­ra, con su voz pau­sa­da, con ese mar­ca­do acen­to del Pa­cí­fi­co co­lom­biano, que no pier­de pe­se a lle­var cer­ca de tres dé­ca­das –lle­gó en 1988– ra­di­ca­do en Pa­rís.

Ese gus­to que el artista se quie­re dar, de te­ner en su re­per­to­rio tan­gos, lo ha­ce en me­mo­ria a sus pa­pás y tíos, to­dos de ori­gen pai­sa, que en me­dio del bu­lli­cio pro­pio de Bue­na­ven­tu­ra no ol­vi­da­ron sus raí­ces mu­si­ca­les. El es­pec­tácu­lo, que so­lo es pa­ra 500 per­so­nas, es­tá di­vi­di­do en tres par­tes: una acús­ti­ca, una sal­se­ra y el fi­nal se­rá con Big Band.

Vi­vir en el ex­te­rior

Yu­ri es, tal vez, el de­fen­sor más acé­rri­mo de la cul­tu­ra na­cio­nal, esa que trans­mi­te en ca­da una de sus pre­sen­ta­cio­nes a lo lar­go de Eu­ro­pa. “Soy muy se­rio a la ho­ra de ha­blar de la co­lom­bia­ni­dad, de nues­tra pujanza, de esa cons­truc­ción de na­ción, no per­mi­to que a Co­lom­bia se le es­tig­ma­ti­ce”.

Sus gi­ras du­ran en­tre 40 y 45 días, tras los que siem­pre re­gre­sa a Co­lom­bia, pa­ra es­tar 20 días al la­do de su fa­mi­lia, un pro­ce­so que re­pi­te va­rias ve­ces al año. “Ten­go 50 años y ca­da vez es más do­lo­ro­so el re­gre­so”, una fra­se que sim­bo­li­za el ape­go del artista por su gen­te, por su país.

Mu­chas ve­ces ha pen­sa­do en ti­rar la toa­lla, en em­pa­car y re­gre­sar al la­do de los su­yos, pe­ro tam­bién en­tien­de que a tra­vés de su mú­si­ca, de sus con­cier­tos, Eu­ro­pa ha co­no­ci­do a Co­lom­bia, “así que ese es mi com­pro­mi­so, de re­pre­sen­tar con dig­ni­dad a la Na­ción”.

En su voz, en la fuer­za de sus fra­ses, Yu­ri de­ja sen­tir la an­sie­dad que ex­pe­ri­men­ta al sa­ber que es­ta­rá en Medellín, an­te un pú­bli­co que ad­mi­ra y res­pe­ta

FO­TO CORTESÍA © BASTIEN INTERNICOLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.