¿Qué es eso de la edu­ca­ción po­si­ti­va?

Se­gún psi­có­lo­gos de es­te cam­po se pue­de enseñar y apren­der a ser fe­li­ces. ¿Cam­bio en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo?

El Colombiano - - TENDENCIAS | EDUCACIÓN - HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

Ex­pre­sar­se en el mo­men­to opor­tuno, de la for­ma ade­cua­da y con la in­ten­si­dad con­ve­nien­te; eno­jar­se de­ma­sia­do, ha­blar con mal tono o pa­la­bras in­sul­tan­tes an­te un pú­bli­co anó­ni­mo o des­co­no­ci­do pue­de dar una ma­la im­pre­sión, aun­que se ten­ga ra­zón. Se ha­bla so­bre emo­cio­nes des­de la épo­ca de Mar­co Au­re­lio, es­te em­pe­ra­dor ro­mano es­cri­bió el li­bro Me­di­ta­cio­nes ha­ce más de dos mil años: “No bas­ta con ser in­te­li­gen­te, se pre­ci­sa tam­bién la dis­po­si­ción de ca­rác­ter”.

En el pa­no­ra­ma edu­ca­ti­vo cons­tan­te­men­te se es­tán bus­can­do for­mas de me­jo­rar el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co de los paí­ses y psi­có­lo­gos y ex­per­tos en edu­ca­ción es­tán te­nien­do en cuen­ta el bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co, fí­si­co y del ca­rác­ter de los ni­ños a tra­vés de la edu­ca­ción po­si­ti­va, lo que ellos lla­man un nue­vo pa­ra­dig­ma o en­fo­que.

Se­gún el in­for­me lan­za­do por la Red In­ter­na­cio­nal pa­ra la Edu­ca­ción Po­si­ti­va (IPEN por sus si­glas en in­glés) en la Cum­bre Mun­dial del Go­bierno en 2016, la evi­den­cia su­gie­re que al cen­trar­se en el ni­ño co­mo un ser in­te­gral se es­ti­mu­la su ren­di­mien­to aca­dé­mi­co y es­te de­be ser el fo­co en el ca­mino ha­cia las re­for­mas edu­ca­ti­vas.

Psi­co­lo­gía po­si­ti­va

Así co­mo la psi­co­lo­gía se pa­só más de 150 años es­tu­dian­do to­do lo que es­tá mal con las per­so­nas, ha­ce dos dé­ca­das se desa­rro­lló una cien­cia que lo que ha­ce es que las per­so­nas se con­vier­tan en la me­jor ver­sión de sí mis­mas, con una me­to­do­lo­gía muy ri­gu­ro­sa y so­fis­ti­ca­da.

De acuer­do a Mar­tin Se­lig­man, uno de los dos pa­dres fun­da­do­res de la psi­co­lo­gía po­si­ti­va, es­te “es un tér­mino som­bri­lla pa­ra es­tu­diar tres pi­la­res de la fe­li­ci­dad: emo­cio­nes po­si­ti­vas, ras­gos po­si­ti­vos (en par­ti­cu­lar par­ti­cu­lar vir­tu­des y for­ta­le­zas per­so­na­les), e ins­ti­tu­cio­nes que po­si­bi­li­ten lo po­si­ti­vo, co­mo la de­mo­cra­cia, fa­mi­lias fuer­tes y bue­nas es­cue­las”.

Edu­ca­ción so­cio­emo­cio­nal

En Co­lom­bia des­de ha­ce un tiem­po se es­cu­cha so­bre edu­ca­ción po­si­ti­va, una ra­ma de la psi­co­lo­gía po­si­ti­va, en la que “no so­la­men­te se tra­ba­jan las emo­cio­nes, si no que se bus­ca for­ta­le­cer el ca­rác­ter, la com­pa­sión, la em­pa­tía…”, se­gún cuen­ta An­drea Or­te­ga Bechara, fun­da­do­ra del Ins­ti­tu­to Flo­re­cer, el pri­mer y úni­co ins­ti­tu­to de psi­co­lo­gía po­si­ti­va de Co­lom­bia.

La edu­ca­ción po­si­ti­va ve la es­cue­la co­mo el lu­gar don­de los es­tu­dian­tes no so­lo cul­ti­van su in­te­lec­to, sino en la que desa­rro­llan una can­ti­dad de for­ta­le­zas, vir­tu­des y com­pe­ten­cias que so­por­tan su bie­nes­tar y sa­lud. La red IPEN so­por­ta y di­ri­ge las pro­pues­tas de cam­bio en va­rias par­tes del mun­do.

La pro­pues­ta, di­ce Or­te­ga, es “co­men­zar con una me­di­ción, pa­ra te­ner un diag­nós­ti­co más o me­nos acer­ta­do con he­rra­mien­tas y me­to­do­lo­gías cien­tí­fi­ca­men­te va­li­da­das en mu­chas par­tes del mun­do, que per­mi­tan sa­ber cuá­les son los ni­ve­les de bie­nes­tar en dis­tin­tas di­men­sio­nes tan­to de los es­tu­dian­tes y los for­ma­do­res”.

Una de las he­rra­mien­tas de las que ha­bla Or­te­ga es el soft­wa­re que acaban de im­ple­men­tar en la Uni­ver­si­dad del Si­nú, “que per­mi­te que ca­da es­tu­dian­te y pro­fe­sor ten­gan un per­fil per­so­na­li­za­do de su bie­nes­tar que se con­vier­te en una he­rra­mien­ta en su ca­mino de cre­ci­mien­to per­so­nal. El test le per­mi­te co­no­cer có­mo es­tá en dis­tin­tas di­men­sio­nes: me­di­mos el sig­ni­fi­ca­do y pro­pó­si­to, es de­cir al le­van­tar­se la per­so­na tie­ne una ra­zón por la que vi­vir; me­di­mos la par­te emo­cio­nal, ¿qué tan bien ma­ne­ja las emo­cio­nes?; me­di­mos las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les; me­di­mos la sa­lud fí­si­ca y de há­bi­tos ali­men­ti­cios y me­di­mos el bie­nes­tar fi­nan­cie­ro”.

Los psi­có­lo­gos po­si­ti­vos han em­pe­za­do a ex­plo­rar la es­cue­la co­mo una ins­ti­tu­ción po­si­ti­va, aun­que aún no son muy cla­ras sus pro­pues­tas con­cep­tua­les y las in­ter­ven­cio­nes edu­ca­ti­vas su­ge­ri­das, sí han es­cri­to ex­ten­sa­men­te acer­ca de ras­gos per­so­na­les tan po­si­ti­vos co­mo la vir­tud mo­ral y la re­si­lien­cia, y so­bre las emo­cio­nes po­si­ti­vas ma­te­ria­li­za­das en las ex­pe­rien­cias de cla­se.

La fe­li­ci­dad

Un te­ma es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con la po­si­ti­vi­dad, la fe­li­ci­dad, fue ex­plo­ra­do en de­ta­lle du­ran­te la cum­bre de 2016 y es un te­ma que los go­bier­nos del mun­do es­tán tra­tan­do de abor­dar. En los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, por ejem­plo, han pues­to la fe­li­ci­dad en el or­den del día, dan­do for­ma a las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y de pro­gra­mas. La Unes­co creó el Pro­yec­to Es­cue­las Fe­li­ces en 2014 con el fin de ayu­dar a pro­por­cio­nar el bie­nes­tar de los que es­tán en la es­cue­la.

La im­por­tan­cia de la fe­li­ci­dad fue re­co­no­ci­da re­cien­te­men­te en la Re­so­lu­ción 65/309 de 2011 de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, co­mo “una me­ta hu­ma­na fun­da­men­tal” y fi­gu­ra en los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) co­mo un as­pec­to vin­cu­la­do a la ca­li­dad de la edu­ca­ción y el bie­nes­tar.

El es­tu­dio más ex­ten­so so­bre la fe­li­ci­dad, he­cho por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, mues­tra lo sor­pren­den­te­men­te sim­ple que es ser fe­liz: sus co­ne­xio­nes con otras per­so­nas im­por­tan más. El ejer­ci­cio tam­bién es esen­cial pa­ra dis­mi­nuir el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo re­la­cio­na­do con la edad y pa­ra pro­mo­ver el bie­nes­tar.

Los es­tu­dios han de­mos­tra­do que ser cons­cien­tes de lo que es­tá ocu­rrien­do en el pre­sen­te me­jo­ra di­rec­ta­men­te su bie­nes­tar, y sa­bo­rear “el mo­men­to” pue­de ayu­dar a re­afir­mar sus prio­ri­da­des en

la vi­da. Por lo tan­to, va­rios ex­per­tos es­tán de acuer­do en que las co­ne­xio­nes, el ejer­ci­cio y la con­cien­cia de­ben ser prio­ri­da­des en las es­cue­las.

La es­cue­la fe­liz de Unes­co

Va­rios in­di­ca­do­res mun­dia­les, ta­les co­mo el Ín­di­ce pa­ra una vi­da me­jor y las eva­lua­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y la prue­ba del Pro­gra­ma pa­ra la Eva­lua­ción In­ter­na­cio­nal de Alum­nos tra­tan de me­dir los víncu­los en­tre la fe­li­ci­dad del es­tu­dian­te y la ca­li­dad de la en­se­ñan­za.

En 2014, la Ofi­ci­na de la Unes­co en Bang­kok lan­zó el

Pro­yec­to Es­cue­las Fe­li­ces, con el pro­pó­si­to de ave­ri­guar “qué ele­men­tos com­po­nen una ‘es­cue­la fe­liz’ ”, ba­sán­do­se en las opi­nio­nes de los alum­nos, do­cen­tes, pa­dres y otras per­so­nas vin­cu­la­das al nú­cleo cen­tral del sis­te­ma es­co­lar.

El prin­ci­pal re­sul­ta­do del es­tu­dio es el Mar­co de Tra­ba­jo de Es­cue­las Fe­li­ces, con­sis­ten­te en 22 cri­te­rios pa­ra una ‘es­cue­la fe­liz’, agru­pa­dos en tres ca­te­go­rías ge­ne­ra­les –Per­so­nas, Pro­ce­sos y Lu­ga­res–, así co­mo las es­tra­te­gias pa­ra cum­plir con es­tos cri­te­rios en los cen­tros de es­tu­dio.

El Mar­co ins­ta a los sis­te­mas edu­ca­ti­vos a de­jar a un la­do las me­di­cio­nes tra­di­cio­na­les y a te­ner en cuen­ta la di­ver­si­dad de ta­len­tos e in­te­li­gen­cias, me­dian­te el re­co­no­ci­mien­to de los va­lo­res, los pun­tos fuer­tes y las com­pe­ten­cias que con­tri­bu­yen a in­cre­men­tar la fe­li­ci­dad. En­tre los cri­te­rios que se su­gie­ren pa­ra la con­se­cu­ción de es­tos ob­je­ti­vos fi­gu­ran apo­yar las ac­ti­tu­des y atri­bu­tos po­si­ti­vos de los do­cen­tes, es­ti­mu­lar la li­ber­tad, crea­ti­vi­dad y par­ti­ci­pa­ción del alumno, y crear un con­tex­to de apren­di­za­je cá­li­do y amis­to­so.

Di­fe­ren­cias

El in­ves­ti­ga­dor Krist­ján Krist­jáns­son, de la Uni­ver­si­dad de Is­lan­dia, afir­ma en uno de sus ar­tícu­los so­bre el te­ma que “no hay na­da nue­vo en nom­brar la fe­li­ci­dad co­mo ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de la edu­ca­ción”. Se­gún el in­ves­ti­ga­dor mé­to­dos

“No so­la­men­te se tra­ba­jan las emo­cio­nes, si no que se bus­ca for­ta­le­cer el ca­rác­ter, la com­pa­sión, la em­pa­tía…”. AN­DREA OR­TE­GA BECHARA Fun­da­do­ra del Ins­ti­tu­to Flo­re­cer “Un ni­ño, un li­bro, un maes­tro, un la­pi­ce­ro pue­den cam­biar el mun­do”. MALALA YOUSAFZAI Pre­mio No­bel de la Paz 2013 vés de la cual juz­gar lo que se ha­ce en la es­cue­la. Es­tu­dios re­pe­ti­dos mues­tran, por ejem­plo, que el lo­gro edu­ca­ti­vo es un fac­tor de ba­jo im­pac­to en el bie­nes­tar sub­je­ti­vo”.

Ma­ria Mon­tes­so­ri, crea­do­ra del sis­te­ma Mon­tes­so­ri, ex­ten­dió pun­tos de vis­ta muy si­mi­la­res a los de la en­se­ñan­za po­si­ti­va. El sis­te­ma Mon­tes­so­ri se ba­sa en gran me­di­da en el prin­ci­pio de la crea­ti­vi­dad de psi­co­lo­gía po­si­ti­va. “La crea­ti­vi­dad, co­no­ci­da

co­mo la te­ra­pia cog­ni­ti­vo con­duc­tual y la me­di­ta­ción cons­cien­te, que tie­nen una lar­ga his­to­ria an­tes de la psi­co­lo­gía po­si­ti­va, tien­den a ha­cer lo me­jor en prue­bas de efi­ca­cia.

“La im­por­tan­cia de lo que los psi­có­lo­gos po­si­ti­vos lla­man edu­ca­ción po­si­ti­va es abra­zar es­te ob­je­ti­vo de fren­te y pro­po­ner mé­to­dos di­rec­tos me­dian­te los cua­les se pue­den enseñar ´ha­bi­li­da­des pa­ra la fe­li­ci­dad´. Creen, en po­cas pa­la­bras, que la fe­li­ci­dad pue­de ser­vir co­mo una pan­ta­lla de eva­lua­ción a tra- co­mo una de los vein­ti­cua­tro for­ta­le­zas de ca­rác­ter, se ofre­ce a los ni­ños pa­ra que sean ellos quien eli­jan con li­ber­tad de qué ma­ne­ra apren­der”.

Así que la pre­gun­ta se man­tie­ne, ¿ofre­ce la psi­co­lo­gía po­si­ti­va al­go va­lio­so o nue­vo en el cam­po de la edu­ca­ción?

Los psi­có­lo­gos po­si­ti­vos afir­man, de ma­ne­ra ge­ne­ral, que la psi­co­lo­gía edu­ca­ti­va ne­ce­si­ta cen­trar­se más en las for­ta­le­zas de los es­tu­dian­tes que en sus de­bi­li­da­des.

Tam­bién, ¿qué es no­ve­do­so y ori­gi­nal? Lo que cuen­ta co­mo nue­vo en un con­tex­to da­do es siem­pre una cues­tión fi­lo­só­fi­ca. En cual­quier ca­so, ya al­gu­nos ma­ni­fies­tan mu­cho en­tu­sias­mo en el ai­re so­bre de­jar que la psi­co­lo­gía po­si­ti­va en­tre en la es­cue­la, y siem­pre se­rá ga­nan­cia que par­te de ese en­tu­sias­mo en­tre en el to­rren­te san­guí­neo de los edu­ca­do­res y ace­le­re su pul­so.

Si se pro­du­cen al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes edu­ca­ti­vas que ha­gan que la es­cue­la sea un lu­gar más fe­liz pa­ra ha­bi­tar, in­clu­so si esas in­ter­ven­cio­nes son re­ci­cla­das y re­mo­di­fi­ca­das, en­ton­ces su lu­cha no se­rá en vano

ILUSTRACIÓN ELE­NA OS­PI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.