Ma­cron, el can­di­da­to jo­ven, lle­gó al po­der

For­ta­le­cer la Unión Eu­ro­pa se­rá uno de sus prin­ci­pa­les re­tos. El Fren­te Na­cio­nal que­da gol­pea­do, pe­ro con opor­tu­ni­da­des en la Asam­blea.

El Colombiano - - PORTADA - Por RI­CAR­DO ABDAHLLAH* París, Fran­cia.

El as­pi­ran­te in­de­pen­dien­te y li­be­ral ga­nó la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, con 66,06 % de los votos. Las reac­cio­nes en Eu­ro­pa fue­ron, en su ma­yo­ría, de ali­vio. El fu­tu­ro pre­si­den­te en­vió men- sa­jes cla­ros a sus opo­si­to­res y al mun­do. Co­noz­ca los prin­ci­pa­les plan­tea­mien­tos que hi­zo du­ran­te su dis­cur­so de vic­to­ria en la pla­za del mu­seo del Lou­vre, an­te sus se­gui­do­res.

Fal­ta­ban ape­nas dos mi­nu­tos pa­ra las ocho de la no­che y los sim­pa­ti­zan­tes de Em­ma­nuel Ma­cron con­ti­nua­ban en­tran­do a la Gran Pla­za del Mu­seo del Lou­vre, co­rrien­do co­mo quien quie­re que­dar en la pri­me­ra fi­la de un con­cier­to.

A pe­sar de su edad, 39 años, Ma­cron es más un ni­ño ge­nio que una es­tre­lla de rock. Ex mi­nis­tro de Fi­nan­zas, ca­sa­do con su pro­fe­so­ra de co­le­gio —que ha si­do la úni­ca mu­jer en la vi­da de un hom­bre que des­de la ado­les­cen­cia pre­fi­rió las bi­blio­te­cas a la rum­ba— es­ta no­che se ha con­ver­ti­do en el pre­si­den­te mas jo­ven de la his­to­ria de Fran­cia.

En el res­tau­ran­te del Bos­que de Vin­cen­nes, en el que la ri­val de Ma­cron, Ma­ri­ne Le Pen pre­pa­ra­ba su pro­pia ve­la­da elec­to­ral, el am­bien­te era fú­ne­bre. Tan­to así que los pe­rio­dis­tas de va­rios me­dios fran­ce­ses fue­ron re­cha­za­dos a la en­tra­da. En so­li­da­ri­dad con sus co­le­gas, me­dios co­mo Le Mon­de, Rue 89 y Li­be­ra­tion de­ci­die­ron boi­co­tear el cu­bri­mien­to del even­to del Fren­te Na­cio­nal. Ape­nas pa­sa­das las ocho, Le Pen, en un dis­cur­so de tres mi­nu­tos, re­co­no­ció su de­rro­ta.

En su alo­cu­ción, lla­mó la aten­ción cuan­do di­jo que el Fren­te Na­cio­nal, de ex­tre­ma de­re­cha, de­be so­me­ter­se a una trans­for­ma­ción sin pre­ce­den­tes: “El Fren­te Na­cio­nal de­be re­no­var­se pro­fun­da­men­te pa­ra es­tar a la al­tu­ra de la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca y sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas del pue­blo fran­cés. Pro­pon­dré ini­ciar es­ta trans­for­ma­ción de nues­tro mo­vi­mien­to pa­ra ha­cer una nue­va fuer­za po­lí­ti­ca”.

El por­cen­ta­je de Le Pen, el mas al­to en la his­to­ria de la ul­tra­de­re­cha fran­ce­sa, no le bas­tó pa­ra re­mon­tar la vic­to­ria de Ma­cron en la pri­me­ra vuel­ta ni su desem­pe­ño en el de­ba­te te­le­vi­sa­do, en el que in­clu­so sus ad­mi­ra­do­res re­co­no­cie­ron que se ex­ten­dió en te­mas co­mo la lu­cha con­tra la in­mi­gra­ción, de­jan­do de la­do las pro­pues­tas pa­ra el pue­blo fran­cés.

Tam­bién la abs­ten­ción tu­vo una ci­fra ré­cord. A di­fe­ren­cia de cin­co años atrás, cuan­do se es­pe­ra­ba que Ho­llan­de marcara una rup­tu­ra con los go­bier­nos de de­re­cha de Chi­rac y Sar­kozy, el sen­ti­mien­to de es­ta no­che es más bien de tran­qui­la re­sig­na­ción: si Fran­cia evi­tó la lle­ga­da de un par­ti­do xe­no­fó­bi­co al po­der y Eu­ro­pa a la mu­jer que ha­bía pro­me­ti­do dar­le la es­to­ca­da fi­nal a la Unión Eu­ro­pea, el li­be­ra­lis­mo de Ma­cron no aca­ba de con­ven­cer a la iz­quier­da fran­ce­sa.

Por su­pues­to, a na­die le im­por­ta eso en la Pla­za del Lou­vre y la fies­ta, ani­ma­da por la mú­si­ca del gru­po afri­cano Ma­gic Sys­tem, que co­men­zó des­de el mo­men­to mis­mo en el que las pan­ta­llas gi­gan­tes ins­ta­la­das jun­to a la em­ble­má­ti­ca pi­rá­mi­de del mu­seo co­men­za­ron a bri­llar.

“Es una vic­to­ria pa­ra mis her­ma­nos de orí­ge­nes afri­ca­nos. Y una prue­ba de que el pue­blo fran­cés si­gue sien­do so­li­da­rio” di­ce Yann, un fran­co-con­go­lés. Agre­ga: ‘Lle­vo trein­ta años aquí y la úni­ca vez que he ce­le­bra­do una vic­to­ria po­lí­ti­ca fue cuan­do ga­nó Oba­ma. Pa­ra mí Ma­cron es co­mo un Oba­ma blan­co”.

Un lla­ma­do a la uni­dad

Co­mo pre­lu­dio pa­ra su dis­cur­so, Ma­cron es­co­gió el himno de la ale­gría: “Esa mú­si­ca y la pi­rá­mi­de lo di­cen to­do. Cultura y her­man­dad” di­ce Ha­kim, un ciu­da­dano con­mo­vi­do por el mo­men­to.

El dis­cur­so es­tá mar­ca­do por una in­vi­ta­ción a la to­le­ran­cia, in­clu­so ha­cia los sim­pa­ti­zan­tes del Fren­te Na­cio­nal . “Yo los en­tien­do y voy a de­di­car los cin­co años de mi go­bierno a to­dos los fran­ce­ses pa­ra que na­die nun­ca más se sien­ta ten­ta­do a vo­tar por el ex­tre­mis­mo”.

Tras eva­luar el dis­cur­so, el eco­no­mis­ta Gi­lles Moec, je­fe eu­ro­peo de Bank of Ame­ri­ca Me­rrill Lynch, se­ña­ló que no se­rá fá­cil que el nue­vo pre­si­den­te im­ple­men­te al­gu­nas de sus re­for­mas, que in­clu­yen re­duc­cio­nes de pues­tos de tra­ba­jo en el sec­tor pú­bli­co. “Ma­cron es­tá pro­me­tien­do una apro­xi­ma­ción gra­dual, cu­yo éxi­to de­pen­de­rá de ne­go­cia­cio­nes con los sin­di­ca­tos”.

“En­tien­do la es­tra­te­gia, pe­ro no va a ge­ne­rar re­sul­ta­dos in­me­dia­tos. To­ma­rá tiem­po pa­ra asen­tar­se”, agre­gó. Por su par­te, la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, fe­li­ci­tó por te­lé­fono al fu­tu­ro pre­si­den­te fran­cés. Te­nien­do en cuen­ta to­das las lla-

“Le Pen tu­vo un por­cen­ta­je que no es na­da des­pre­cia­ble y de no ser por su mal de­ba­te te­le­vi­si­vo po­dría ha­ber ob­te­ni­do mu­chos más votos”. PHILIPPE MABILLE Ana­lis­ta po­lí­ti­co

ma­das de fe­li­ci­ta­cio­nes que re­ci­bió, Mer­kel ase­gu­ró que el apo­yo que ha re­ci­bi­do Ma­cron de­mues­tra la “cla­ra ad­he­sión” del elec­to­ral fran­cés a Eu­ro­pa.

Se­gún ex­pli­có el Go­bierno ale­mán en un co­mu­ni­ca­do, Mer­kel elo­gió la apues­ta que el can­di­da­to hi­zo du­ran­te la cam­pa­ña por “una Unión Eu­ro­pea uni­da y abier­ta al mun­do”.

Se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas, Ma­cron pue­de al­can­zar 24 es­ca­ños en la Asam­blea Na­cio­nal, mu­chos me­nos de los que ne­ce­si­ta pa­ra go­ber­nar sin los par­ti­dos tra­di­cio­na­les a los que por aho­ra cree ha­ber de­rro­ta­do.

Philippe Mabille, ana­lis­ta po­lí­ti­co del dia­rio La Tri­bu­ne, ase­gu­ra que el prin­ci­pal enemi­go de Ma­cron se­gui­rá sien­do ma­ri­ne Le Pen. “Las ba­rre­ras que han de­te­ni­do una lle­ga­da al po­der del Fren­te Na­cio­nal fun­cio­na­ron de nue­vo, pe­ro Le Pen tu­vo un por­cen­ta­je que no es na­da des­pre­cia­ble y de no ser por su mal de­ba­te te­le­vi­si­vo po­dría ha­ber ob­te­ni­do mu­chos más votos”.

Mabille agre­ga que “más que una can­di­da­ta de­rro­ta­da ella se pre­sen­tó co­mo je­fe de la opo­si­ción y al de­cla­rar­se lí­der de una ‘Alian­za Pa­trió­ti­ca y Re­pu­bli­ca­na nos de­ja ima­gi­nar que ese se­rá su te­ma de cam­pa­ña pa­ra las le­gis­la­ti­vas y qui­zás el que usa­rá en los pró­xi­mos cin­co años”. Ha­ce cin­co años, Fra­nçois

Ho­llan­de ga­nó las elec­cio­nes pro­me­tien­do una pre­si­den­cia “nor­mal”. Esa no­che, la fies­ta se ex­ten­dió has­ta las cin­co de la ma­dru­ga­da con vino y bai­les en las prin­ci­pa­les ave­ni­das de París. Hoy, ape­nas me­dia ho­ra des­pués de la me­dia­no­che, to­do mun­do ca­mi­na tran­qui­lo ha­cia la ca­sa. Tal vez, ese se­rá un re­fle­jo de lo que les es­pe­ra du­ran­te el go­bierno de Ma­cron: pon­de­ra­ción, cier­ta me­su­ra y la es­pe­ran­za de que cual­quier ex­tre­mis­mo no sea una ame­na­za, por lo me­nos en cor­to pla­zo

FO­TO EFE

Con 39 años, Em­ma­nuel Ma­cron se con­vier­te en el pre­si­den­te más jo­ven de la V Re­pú­bli­ca. en­car­nan­do un ai­re fres­co en la po­lí­ti­ca de su país, que le lle­vó a ga­nar­le con una am­plia di­fe­ren­cia a su ri­val, Ma­ri­ne Le Pen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.